• Desde el 1° de enero de 2016 hasta el 31 de diciembre de 2020, se han requisado un total de 23.906 “armas fantasma” en EE UU, de las cuales 325 habían sido utilizadas en homicidios o en intentos de homicidio. Foto principal: EFE

La utilización de “armas fantasma” en Estados Unidos, pistolas ensambladas de forma casera y que carecen de número de serie que las identifique, aumentó un 400 % desde 2016, según cifras dadas a conocer el jueves 3 de febrero por la Administración de Joe Biden. El incremento llevó al gobierno estadounidense a lanzar una iniciativa nacional para prevenir su uso.

“Las armas de fabricación privada, también conocidas como ‘armas fantasma’, han contribuido al rápido crecimiento de crímenes violentos”, apuntó un alto funcionario de la Administración de Joe Biden, quien visitará Nueva York por el aumento de la violencia armada en la ciudad en los últimos dos años.

Desde el 1° de enero de 2016 hasta el 31 de diciembre de 2020, se han requisado un total de 23.906 “armas fantasma”, de las cuales 325 habían sido utilizadas en homicidios o en intentos de homicidio, comentó la fuente a EFE, que habló bajo condición de anonimato.

Las cifras presentadas reflejan que en todo 2016, las fuerzas de seguridad informaron a la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, sus siglas en inglés) de la incautación de 1.750 armas de este tipo, una cifra que para el año 2020 había ascendido a 8.712.

Leer más  Encontraron al menos a 50 migrantes muertos dentro de un camión en Texas: lo que se sabe

“La tendencia es preocupante”, admitió la fuente.

De fácil acceso

Al ser armas caseras, cualquier persona puede tenerlas, incluyendo a criminales o terroristas. Cuando se comenzaron a comercializar generalmente las compraban aficionados, de acuerdo con un informe Giffords, la organización de control de armas cofundada por la congresista por Arizona y sobreviviente de un tiroteo, Gabrielle Giffords.

Pero su uso, al popularizarse, se convirtió en un peligro real. Según estadísticas del Center for American Progress, las “armas fantasma” han sido utilizadas en al menos cinco tiroteos masivos en la última década.

Modelo de “armas fantasma”. Foto: Getty Images

Además de lo fácil que resulta hacerlas (pueden estar elaboradas con plástico o elementos provenientes de impresoras 3D), una de las principales características de estas armas que explica su aumento en EE UU es que son difíciles de rastrear.

En Estados Unidos, generalmente, los fabricantes e importadores de armamento identifican las armas de fuego con un número de serie y marcas, que representan al fabricante o importador, marca, modelo y calibre, según explican reportes de Giffords. En caso de una emergencia o un tiroteo, las autoridades pueden luego rastrear estas armas hasta su primer comprador. Sin embargo, esto no lo requieren las “armas fantasma”.

Leer más  Encontraron al menos a 50 migrantes muertos dentro de un camión en Texas: lo que se sabe

La AFT interpreta la definición de armas de fuego como aquellas que están listas para su uso. Esto significa que aquellas que no están técnicamente terminadas o que requieren algunos pasos adicionales antes de que puedan usarse, como es el caso de las “armas fantasma”, no están sujetas a estos requisitos legales.

De tal manera que los vendedores de este tipo de armas consideran que no están vendiendo un arma terminada, así que no están obligados por la ley a usar un número de serie que las rastree. Hasta ahora se desconoce cuáles serán las iniciativas de la Administración Biden para solucionar esos vacíos legales.

Apuestan por la prevención

Como consecuencia del aumento del uso de las “armas fantasma”, el gobierno de Biden presentó una serie de medidas con las que pretende hacer frente a este fenómeno. Entre ellas, la formación de un órgano nacional de fiscales que se centrarán específicamente en procesar crímenes en los que se han usado este tipo de pistolas y que estarán presentes en todos los distritos del país.

Pero ese no es el único plan que tiene el presidente de EE UU para tratar de reducir la violencia armada en el país, que se ha cobrado la vida de cerca de 21.000 personas en 2021, según el recuento de la web Gun Violence Archive.

Vendedor de “armas fantasma” en EE UU. Foto: Getty Images.

Biden ideó un plan en el que quiere invertir 500 millones de dólares en refuerzo policial en las ciudades. También lo destinará a iniciativas como fomentar las actividades extraescolares para tener ocupada a la adolescencia; así como crear oportunidades económicas en los barrios más deprimidos.

Leer más  Encontraron al menos a 50 migrantes muertos dentro de un camión en Texas: lo que se sabe

En concreto, el plan, que ahora debe aprobar el Congreso, dedicaría 300 millones de dólares a expandir el programa de contrataciones de la Policía. 200 millones irían a programas dirigidos a las comunidades para tratar de reducir la violencia.

En su visita a Nueva York, a la que también acudirá el fiscal general de EE UU, Merick Garland, Biden tiene previsto entrevistarse con el alcalde de la ciudad, Eric Adams, y la gobernadora del estado de Nueva York, Kathy Hochul.

Todos ellos asistirán a la reunión de un grupo local que se cita regularmente para compartir información y tratar de sacar de las calles lo antes posible a individuos relacionados con la violencia armada, además de acudir a un colegio público y conversar con líderes de la comunidad que trabajan en ese centro para tratar de rebajar los niveles de violencia entre los más jóvenes.

Con información de EFE.

Noticias relacionadas