• Durante el espectáculo, el rapero hincó una rodilla en el suelo en homenaje a Colin Kaepernick, futbolista que en 2016 se manifestó de la misma manera contra la brutalidad policial hacia las comunidades afroamericanas. Su gesto recibió un amplio apoyo de la gente en redes sociales

Como cada año, el show de medio tiempo del Super Bowl fue el corazón del máximo evento deportivo de Estados Unidos. El 13 de febrero de 2022, el SoFi Stadium de Inglewood, California, se sacudió al ritmo del Hip Hop, con las presentaciones de Dr. Dre, Snopp Dog, Mary J. Bling, Kendrick Lamar y Eminem. Además de una aparición sorpresa del rapero 50 Cent con su tema In Da Club.

En el espectáculo reinó un ambiente que evocaba al rap clásico de finales de la década de los noventa y principios del año 2000. Sin embargo, en el clímax del concierto Eminem se robó la atención del mundo con una interpretación de su himno Lose Yourself, que acabó con el artista hincado con una rodilla en el piso y la mirada abajo. Permaneció varios minutos así, inmóvil, incluso mientras a su lado Dr. Dre tocaba en el piano las notas de Still D.R.E.

Eminem en el Super
Foto: EFE/Etienne Laurent

Su gesto generó miles de comentarios en las redes sociales y aplausos del público, una vez entendieron la referencia que hacía Eminem. El rapero homenajeó al exmariscal de los San Francisco 49ers, Colin Kaepernick. En 2016, el atleta causó controversia al popularizar esa acción durante el Himno Nacional estadounidense en la National Football League (NFL). Esto en señal de protesta contra el racismo.

Precisamente antes de Eminem, Kendrick Lamar también había hecho alusión al tema cantando su popular tema Alright, el cual trata sobre la violencia policial contra las personas de color. Aunque todos los invitados debieron adaptar sus canciones para el público y hacerlas menos explícitas, eso no impidió que siguieran enviando su mensaje.

Leer más  Conoce quiénes conforman el gabinete ministerial del presidente Gustavo Petro

Contra la violencia

Colin Keapernick (centro, de afro) arrodillado junto a sus compañeros de equipo. Foto: Cortesía

Todo comenzó en el año 2016. Desde el año anterior el número de asesinatos de afroamericanos a manos de la policía había aumentado significativamente, pero con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, el clima de tensión con estas comunidades ahora era mucho mayor. De esa época tomaron auge las protestas del movimiento Black Lives Matter y las líricas del Alright de Lamar. 

Diversas figuras del deporte como LeBron James, Carmelo Anthony y Dwyane Wade habían hecho pronunciamientos contra la brutalidad policial cuando en agosto de ese año, para la pretemporada de la NFL, Kaepernick se arrodilló por primera vez durante el Himno Nacional en señal de protesta. “No voy a pararme para mostrar orgullo por la bandera de un país que oprime a la gente negra. Esto es más grande que el fútbol americano. Hay gente muerta en la calle y gente que se escapa con asesinatos a cuestas”, declaró.

Kaepernick siguió haciendo el gesto en posteriores partidos durante toda la temporada. Varios de sus compañeros, e incluso jugadores de otros equipos se le sumaron, aunque también recibió abucheos y críticas por irrespetar los símbolos patrios. Las redes sociales se dividieron entre usuarios que estaban a favor o en contra de la acción. Por un lado, se abrió el debate sobre el derecho a la protesta y la libertad de expresión; por el otro, se cuestionó hasta qué punto se podía considerar como un acto antipatriótico. 

El propio Kaepernick no salió libre de la situación, y ya para el final de la temporada había sido marginado dentro de su equipo como mariscal suplente. Al acabar su contrato en 2017, se convirtió en agente libre, teniendo dificultades para jugar dentro de la NFL. Aunque algunos expertos aluden al declive en su rendimiento (a pesar de haber sido uno de los prospectos del año anterior), otros denunciaron que ningún equipo quería contratar al jugador debido a su militancia política.

Leer más  En imágenes: así quedó el depósito del IVSS en Carapita tras el incendio

Trump vs el deporte

Eminem en el Super Bowl
Jugadores de los Baltimore Ravens arrodillados en señal de protesta. Foto: Cortesía

El propio presidente Trump contribuyó en parte a ese bloqueo contra Kaepernick. Luego de la salida de Kaepernick, arremetió contra él y durante un acto en Alabama instó a todos los directivos a tomar medidas contra los jugadores que se arrodillaran en el himno. “¿No amarían que los dueños de uno de estos equipos de la NFL, al ver que alguien le falta el respeto a nuestra bandera, diga: ‘Saquen a ese hijo de puta de la cancha ahora mismo: está despedido’?”, dijo.

Sus comentarios causaron gran indignación dentro del gremio del fútbol americano. En las semanas siguientes cientos de jugadores comenzaron a retar al presidente arrodillándose. Días después de ese discurso, durante el partido entre los Seattle Seahawks ni los Tennessee Titans, ambos equipos acordaron no salir durante el himno y se quedaron en los vestidores en señal de protesta. De acuerdo con el portal BBC Mundo, se estima que alrededor de 150 futbolistas expresaron su descontento en el campo durante esa temporada.

Jugadores de la NBA protestando en apoyo al movimiento Black Lives Matter. Foto: Cortesía

Desde la directiva de la liga también surgieron manifestaciones de apoyo a los jugadores. El comisionado de la NFL, Roger Goodell, publicó un comunicado en el que condenó las palabras de Trump, acusándolo de promover la división en el país. Más adelante, lamentó no haber apoyado a Kaepernick en su lucha. Incluso el jefe ejecutivo de los San Francisco 49ers, Jed York, se pronunció. “Los comentarios insensibles y ofensivos hechos por el presidente se contradicen con lo que representa este gran país”, aseguró.

La situación se extendió incluso más allá de la NFL hacia otras ligas deportivas. En septiembre de 2017, el beisbolista Bruce Maxwell, de los Oakland Athletics, se arrodilló mientras sonaba el Himno Nacional en un juego de las Grandes Ligas. En la National Basketball Association (NBA) también varios jugadores se sumaron a la protesta. Entre ellos figuras como LeBron James y Stephen Curry, quien se negó a ir a la Casa Blanca luego de que su equipo, los Golden State Warriors, ganara el campeonato ese año. El fallecido astro de Los Angeles Lakers, Kobe Bryant, en su momento también se expresó contra el presidente a través de Twitter.

Leer más  IVSS: incendio de gran magnitud en depósitos de Carapita

Apoyo total

Desde que emprendió su cruzada de rodillas, Eminem manifestó su apoyo incondicional a Kaepernick. El portal CNN recordó que en 2017, el rapero utilizó como tribuna los BET Hip Hop para hacer una improvisación de cuatro minutos donde criticó fuertemente el gobierno de Trump y aplaudió el gesto del mariscal. Más adelante, también hizo mención de Kaepernick en su canción Untouchable. “Alguien tiene que ser el cordero sacrificado”, reza su letra, en alusión a la forma en el futbolista fue criticado y se truncó su carrera.

En redes sociales se comenta, de forma extraoficial, que la NFL había pedido a Eminem abstenerse de imitar el gesto de Kaepernick durante su presentación. Igual lo hizo. De la misma manera que el Dr. Dre mantuvo la línea original de su canción en la que dice “Still not lovin’ police (todavía no amo a la policía)”. Ambos gestos fueron ampliamente aplaudidos por los usuarios.

Aunque no pudo volver a jugar de forma profesional, Kaepernick se convirtió en un reconocido activista por los derechos civiles. Es fundador del campamento Conoce tus derechos, dirigido a enseñar a jóvenes cómo defenderse ante casos de violencia policial usando las leyes. Tras la muerte de George Floyd en 2020, el movimiento Black Lives Matter reivindicó su gesto, convirtiéndose en uno de los símbolos de su lucha. Ahora, con las tensiones raciales al parecer más calmadas en Estados Unidos, Eminem invita a mantener al futbolista en la memoria colectiva, ante los millones de espectadores del Super Bowl. 

Noticias relacionadas