• Con 55 a favor, 54 en contra y 19 abstenciones, la resolución para destituir al presidente quedó archivada por segunda vez en menos de un año de gobierno. La fracción impulsora de la vacancia, encabezada por Renovación Popular, Avanza Perú y Fuerza Popular no consiguió la mayoría de 87 votos necesaria, evidenciando la alta polarización que reina dentro del Congreso

En menos de un año de gobierno, Pedro Castillo se ha salvado dos veces de ser destituido de la presidencia de Perú por incapacidad moral permanente. La noche del lunes 28 de marzo de 2022, el Congreso rechazó la moción de vacancia contra el mandatario izquierdista luego de cuatro horas de debate. La votación arrojó una polarización en la que las fuerzas de derecha e izquierda no lograron mayoría, mientas una fracción considerable optó por abstenerse. Aun así, el resultado final acabó favoreciendo al mandatario.

Para aprobar la moción, se necesitaba un mínimo de 87 votos. Aunque hubo 55 votos a favor frente a 54 en contra, las 19 abstenciones y 1 ausencia evitaron que la balanza se inclinara hacia alguno de los dos bandos. De cualquier manera, la fracción promotora de la vacancia no obtuvo la mayoría de dos tercios necesaria.

La sesión había sido programada para las 3:00 pm y terminó a las 11:20 pm (hora local). Comenzó con un derecho de palabra para Castillo. Tras unos pocos minutos de discurso, se retiró del hemiciclo, delegando su defensa en el abogado José Félix Palomino. Allí refutó las acusaciones que sustentaban la moción, por la presunta vinculación de Castillo en presuntos hechos de corrupción investigados por el Ministerio Público. Alegó que aún no hay pruebas legales sobre la responsabilidad del presidente, siendo todo extraído de informaciones filtradas a la prensa.

Leer más  Inestabilidad política en Perú: seis presidentes en seis años de crisis

Votos negociados

Pedro Castillo se libra de la moción de vacancia por parte del Congreso de Perú
Congreso de Perú. Foto: Cortesía

La propuesta de vacancia presidencial contó con el apoyo de las bancadas de los partidos Renovación Popular, Avanza Perú y Fuerza Popular. En sus intervenciones, más allá de los casos de corrupción imputados a Castillo, se apoyaron en su presunta incapacidad para ejercer el cargo. Aseguraron que el mandatario no está preparado para dirigir el gobierno, probado en la inestabilidad de sus ministros, y que ha llevado a tres reestructuraciones del gabinete.

Apenas inició el debate, el congresista de Fuerza Popular, Hernán Guerra García, adelantó que la oposición no lograría los votos necesarios. Aseguró que “posiblemente” esto se debió a que los parlamentarios opositores negociaron su voto a cambio de favores para obtener contratos en obras públicas. Su comentario generó reacciones negativas en la cámara, principalmente en el seno de Perú Libre, quienes le solicitaron que retirara su palabra.

Los opositores afirmaron que Castillo tuvo la oportunidad de comparecer ante el Congreso y desligarse justificadamente de los casos de corrupción que se le imputan. En cambio, dejó que su abogado hablara por él, sin dar una explicación convincente. El congresista Ernesto Bustamante también afirmó que si bien el hecho de que Castillo no tenga existencia previa, tampoco toma medidas para rectificar sus equivocaciones. “Una vez que se le advierte de sus errores, no los corrige. En cambio, se deja influenciar por personajes con agendas que, a veces, van incluso contra los intereses del Perú”, agregó.

Leer más  Detuvieron a Pedro Castillo luego de que el Congreso de Perú anunciara su destitución

Votos clave

Pedro Castillo se libra de la moción de vacancia por parte del Congreso de Perú
Votos de los congresistas donde se rechazó la moción de vacancia presidencial. Foto: Cortesía Congreso de Perú

A pesar de que el Congreso actual posee una considerable mayoría opositora, la propuesta de vacancia solo vino de los sectores más conversadores. De hecho, la clave para que Castillo saliera bien librado estuvo en el apoyo recibido por bloques que se pronunciaron contra la moción, pero con condiciones. 

Una de estas bancadas opositoras fue Acción Popular. Dando la espalda a la presidenta del Congreso, María Carmen Alva, quien milita en ese partido, votaron en contra de la vacancia. Su vocero, Elvis Vergara, coincidió con la defensa de Castillo en que no existen elementos legales para sustentar la acusación. “No podemos permitir que la prensa saque a otro presidente y pongan a otro de su gusto. Ya lo hicieron con (Manuel) Merino, no podemos seguirle el juego”, dijo. Aseguró que debe ser el Tribunal Constitucional el que decida destituir a Castillo como parte del proceso judicial en su contra, pero que la investigación debe seguir su curso sin intervención del Congreso.

Otras bancadas como Somos Perú y Alianza para el Progreso (APP) habían condicionado su voto al desempeño que tuviera Castillo en su defensa. Aunque el presidente no respondió a ninguna de sus inquietudes, justificaron su voto en la urgencia de evitar una nueva crisis política. Indicaron que se debe utilizar el Poder Legislativo para atender las necesidades de los peruanos, en lugar de instigar un conflicto institucional. “La gente no tiene qué comer, pero aquí estamos debatiendo si el presidente se va o se queda”, declaró Freddy Díaz, de APP.

Estos congresistas criticaron fuertemente la gestión de Castillo, pero decidieron darle un nuevo voto de confianza para atender los problemas de Perú. En cambio, apuntan a su propio seno parlamentario, exigiendo reformas políticas efectivas para salir de la constante crisis que vive el país, indiferentemente del ocupante de la Casa de Pizarro. Algo señalado por la congresista no alineada, Susel Paredes: “Nada nos impide que si hay elecciones, volvamos a caer en este ciclo de elecciones, vacancia y renuncia”.

Leer más  Inestabilidad política en Perú: seis presidentes en seis años de crisis

¿Qué queda para Perú?

Pedro Castillo se libra de la moción de vacancia por parte del Congreso de Perú
Foto: EFE

Mientras se realizaba el debate en el Congreso, en las afueras del Palacio Legislativo la policía debió dispersar tanto a simpatizantes como a opositores de Castillo. Ambos grupos protagonizaron encontronazos verbales que ameritaron intervención de los antimotines antes de convertirse en enfrentamientos. Una muestra del ambiente de polarización que desde hace días reinaba en Perú.

La sesión ocurrió justo cuando Castillo cumplió ocho meses en la presidencia. El próximo 28 de julio será su primer aniversario en la Casa de Pizarro con un país sumergido en un ambiente de fuerte conflictividad política y social. Aunque el presidente logró sobrevivir a su segundo proceso de vacancia, un hito en la historia política peruana, todavía sigue abierta su causa judicial en la Fiscalía. Con el avance de las investigaciones, puede que el juicio político no lo libre de la justicia. 

Noticias relacionadas