• La organización Prisoners Defenders denunció ante la ONU que el régimen de Miguel Díaz-Canel intensificó la represión contra la oposición cubana desde las protestas de julio de 2021. Documentó más de 100 casos en el que prisioneros sufrieron torturas físicas y psicológicas, además de tratos crueles inhumanos o degradantes

La violación sistemática de derechos humanos a presos políticos es una realidad presente en gobiernos autoritarios, como es el caso de Cuba. Este martes 29 de marzo de 2022, la organización internacional Prisioners Defenders presentó un reporte ante el Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas (ONU), en el cual se documentan los diferentes tipos de abusos y maltratos cometidos por el régimen de Miguel Díaz-Canel.

El informe, titulado Las Torturas, Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes contra los Prisioneros Políticos en Cuba, documenta 101 casos registrados en tiempos recientes en la isla caribeña. Su contenido se debatirá durante 73º periodo de sesiones del Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas, que se realizará del 19 de abril al 13 de mayo del 2022. También enviaron una copia al relator especial de la ONU sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, Nils Melzer.

Entre lo más destacado del documento, está la clasificación de al menos 15 patrones diferentes de torturas y maltratos sufridos por los prisioneros cubanos. De acuerdo con la organización, la mayoría de las víctimas son ciudadanos detenidos durante las protestas del 11 de julio de 2021. “A raíz de las protestas masivas del llamado 11J, Cuba ha exhibido los índices de represión más altos registrados en décadas con más de 5.000 detenciones arbitrarias y más de 1.167 prisioneros políticos, así como centenares de reportes de torturas”, apunta la organización.

Leer más  La venezolana Anriquelis Barrios está entre las tres mejores judocas del mundo en su categoría 

Patrón de violencia

Presos políticos de Cuba son sometidos a 15 tipos de torturas y maltratos
Foto: Cortesía

En la terminología interna de las cárceles cubanas, a los presos políticos se les denomina “CR”, sigla para “contrarrevolucionario”. Allí se agrupan desde disidentes y opositores, hasta activistas y civiles detenidos por protestar. Prisoners Defenders señala que el 100 % de los prisioneros sufrieron algún tipo de tortura o amenaza. En el caso del 11 de julio (11J), afirma que hubo reportes de familias enteras llevadas desde sus casas hacia la cárcel. Esto permitió a los custodios emplear nuevos métodos como torturar a una víctima delante de sus familiares, o amenazar con hacerles daño, para obtener confesiones.

Entre los 15 patrones de torturas y tratos crueles, inhumanos o denigrantes están algunos como la privación intencional del sueño, agua alimentos y atención médica; confinamientos solitarios e incomunicación de familiares y abogados, así como la desorientación del prisionero y su traslado irregular a locaciones desconocidas. También son sometidos al desgaste físico, obligados a estar de forma prolongada en posiciones incómodas o humillantes, además de cumplir trabajos y tareas forzadas. Sin mencionar las constantes agresiones físicas, uso de la temperatura como mecanismo de tortura y amenazas con armas y aparatos.

De acuerdo con el reporte, 77 % de las víctimas recibieron cinco o más tipos distintos de tortura. Los más usados son el aislamiento y las palizas, muchas veces hasta que la víctima pierda el conocimiento. Además del uso de la temperatura, dejando a los presos dentro de “patrullas-horno”, bajo el sol, sin acceso a ningún tipo de hidratación ni ventilación. Otra forma es la inmovilización con esposas conocida como “Shakira”, en las que atan al prisionero de manos, pies y espalda al piso. A veces los cuelgan de los barrotes del techo por horas y hasta días. También es común “el potro”, donde los esposan a un poste.

Leer más  Tiroteo en un desfile del 4 de julio en Estados Unidos: confirman 6 muertos y decenas de heridos

Maltrato psicológico

Las víctimas también fueron expuestas a un constante estado de perturbación psicológica. Bien sea por amenazas contra su seguridad o la de algún ser querido. La organización señala que la intención es generar angustia, pesar o incertidumbre. En otros casos, directamente son objeto de humillaciones, degradación y maltrato verbal. “Los guardias le gritan tirapiedras, perro, que no tiene derecho a comer, que va a estar preso 30 años, le dicen que él no tiene derecho a portar la bandera cubana, ni cantar el himno nacional de Cuba”, recoge el texto. Este tipo de vejaciones y maltratos verbales son más intensos contra mujeres, afrodescendientes y personas LGBTIQ.

Prisoners Defenders asegura que 76,14 % de los procesados han sufrido de maltratos verbales y actos degradantes. Algunos de ellos consisten en colocarlos desnudos contra una pared, o recibir con frecuencia insultos. Más de la mitad también reportó haber sido encerrados en celdas sin ninguna salubridad, infestados de ratas e insectos.

Todo el tiempo eres humillado y tratado como un animal. Todo el tiempo temes por tu vida o tu libertad. Te ofenden y calumnian de delincuente, te hacen sentir indefenso y que tu familia recibirá represalias, y te desnudan sin razón y te exhiben públicamente”, comentó una víctima a la organización.

Técnicas conocidas

Presos políticos de Cuba son sometidos a 15 tipos de torturas y maltratos
Foto: Cortesía

Muchas de las técnicas de tortura denunciadas por Prisioners Defenders en Cuba son similares a las utilizadas en Venezuela por los cuerpos de seguridad del régimen de Nicolás Maduro. Algo que ha quedado ampliamente registrado en los informes de la Misión de Determinación de Hechos sobre Venezuela y el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

Un patrón común es la incomunicación de los prisioneros, la cual se reportó en 84,09 % de los presos cubanos. Al igual que en Venezuela, esta se registra durante las primeras 72 horas después del arresto, y en algunos casos no se sabe nada del procesado hasta después de tres meses. Otro elemento es la privación de atención médica a los detenidos, que en caso venezolano ha tenido como consecuencia la muerte de presos con grave estado de salud. De acuerdo con la organización Foro Penal, al menos 10 presos políticos venezolanos murieron en los últimos siete años por negligencia de sus custodios.

Leer más  Detuvieron a un hombre de 83 años de edad por el asesinato de su esposa en Maracay

En casos más específicos, el informe coincide además con prácticas denunciadas de centros clandestinos usados por órganos como el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) o la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim). Estos espacios son usados para interrogatorios y torturas sin supervisión, en celdas bajo condiciones extremas. También son conocidos calabozos como “la Tumba”, ubicada en los sótanos del Sebin en Plaza Venezuela, y en el que antiguos prisioneros han descrito la presencia de celdas con bajas temperaturas o insonorizadas, donde el recluso pierde la noción del tiempo y de sí mismo.

Esta similitud de estilo y ejecución no es casual. Diversas organizaciones como el Casla Institute denuncian la injerencia de militares y agencias de inteligencia cubanas dentro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y organismos represivos del Estado venezolano. Citan por ejemplo Grupo Estratégico Cubano (Gruce), que estarían presuntamente implicados en los casos de tortura en Venezuela, teniendo una fuerte presencia dentro de la Dcgim. El instituto señala que vincula directamente a la Embajada de Cuba en Caracas y al Alto Mando de la FANB en hechos como el asesinato del concejal Fernando Albán o del capitán Rafael Acosta Arévalo.

Noticias relacionadas