• La política de intervenciones cambiarias le ha permitido al régimen venezolano controlar en cierta medida las variaciones del dólar tanto en el mercado formal como en el paralelo 

Durante el primer trimestre de 2022 la tasa de cambio, referente al dólar, publicada por el Banco Central de Venezuela (BCV) ha permanecido prácticamente inmutable, con leves correcciones que han pasado inadvertidas para la mayor parte de los venezolanos.

Esta situación se ha repetido a su vez en el mercado paralelo, cuya cotización si bien se encuentra ligeramente por encima del oficial, también ha permanecido estable en gran medida.

Los factores que han influido

Este comportamiento es común en esta época del año; tal y como lo han explicado previamente expertos como Alejandro Castro, economista y gerente de operaciones de la firma Econométrica. 

La razón de ello es que la economía venezolana funciona bajo ciertos parámetros cíclicos que año a año se repiten durante los mismos meses y generan determinados escenarios en el mercado cambiario.

El primer trimestre del año, al tratarse de un lapso en el que debe declararse el Impuesto Sobre la Renta (ISLR), lo normal es que la tasa de cambio se mantenga relativamente estable o incluso disminuya. La explicación de esto es que disminuye la demanda de divisas, al tiempo que aumenta la de bolívares con los cuales pagar la carga impositiva.

Esto genera que las persona que tienen dólares deban rebajar su precio para lograr cambiarlos por bolívares.

Al observar la relación de la divisa estadounidense con respecto al bolívar se puede apreciar que tanto en el mercado oficial como en el secundario la moneda nacional ha experimentado una pequeña revalorización.

Show more

En el caso de la tasa de cambio oficial la variación a favor del bolívar fue de Bs. 0,21 al pasar de 4,59 a 4,38 bolívares por dólar. Esto representa una revalorización de 4,58 %. Por su parte el mercado paralelo registró algo similar al pasar de 4,81 a 4,53 bolívares por dólar. Lo que equivale a un incremento de 5,82 % del poder de compra del bolívar.

Este aspecto sí supone un cambio significativo en el comportamiento estacional de la tasa de cambio. Las cifras de 2021 son el ejemplo perfecto para esto. Para el mes de enero de ese año, la relación bolívar dólar se ubicaba en Bs. 1.107.198,58 según el BCV y Bs. 1.149.425,85 según el mercado paralelo. 

Sin embargo, una vez culminado el primer trimestre de 2021 dichas referencias cambiarias se ubicaron en Bs. 1.968.064,23 y Bs. 2.110.430,6 respectivamente, lo que se traduce en una devaluación de 77,75 % y 83,61 %.

Intervención cambiaria

La estacionalidad cambiaria no ha sido el único motivo por el cual la relación bolívar-dólar se ha mantenido estable desde comienzos de año. Como parte de los cambios de la política económica que ha implementado el régimen venezolano, el Ejecutivo nacional ha puesto en práctica la estrategia de realizar intervenciones en el mercado cambiario para detener cualquier posible incremento de la tasa de cambio.

A través de esta vía, el régimen realiza constantes inyecciones de divisas en efectivo, tanto de dólares como de euros. Las cuales ayudan a satisfacer la demanda de divisas que existe en el mercado. De esta forma, los actores financieros no deben recurrir al mercado paralelo para intercambiar sus bolívares por una moneda dura que genera mayor confianza como el dólar.

dólares Argentina - IGTF

Se calcula que solamente durante el primer trimestre del año el monto total de las inyecciones de divisas del BCV alcanzaron los 863 millones de dólares. Esta política ha sido criticada fuertemente por expertos como José Guerra. El economista ha señalado que esta política no es una solución y solamente se trata de un mecanismo para quemar las divisas del país.

En parte el régimen de Nicolás Maduro ha podido llevar a cabo esta política cambiaria gracias al aumento de los ingresos que ha registrado el país. Especialmente aquellos provenientes de la actividad petrolera.

Esto se explica por dos factores. El aumento de la producción de crudo que ha venido impulsando PDVSA, con ayuda de Irán, y el incremento de los precios del barril de petróleo.

Este escenario positivo para las finanzas públicas se espera que se prolongue durante este año. Y que se traduzca en unos ingresos por el orden de los 19 millardos de dólares. De concretarse esta proyección es sumamente factible que la política de intervenciones cambiaria continúe lo que le permitirá al régimen venezolano controlar con mayor facilidad la volatilidad cambiaria.

Noticias relacionadas