• Un informe del Ministerio de Sanidad de España reveló que un 44 % de las personas vacunadas con Moderna y un 32 % con Pfizer registraron haber padecido de pirexia luego de recibir la tercera dosis de los fármacos

Uno de los temores más comunes de las personas al vacunarse contra el covid-19 son los efectos secundarios. Uno de ellos es conocido como la pirexia, unos efectos que, aunque comunes, no son graves y que en la mayoría de los casos no debe ser motivo de preocupación.

Según un estudio del Ministerio de Sanidad de España, un 44 % de las personas vacunadas con Moderna y un 32 % con Pfizer registraron haber padecido de pirexia luego de recibir la tercera dosis de los fármacos.

Solo en España, el efecto secundario ha sido notificado por 11.474 personas inmunizadas con la vacuna de Pfizer, que hasta el 6 de marzo ascendían a 28.569.228, por lo que la han padecido prácticamente uno de cada tres vacunados. Además, en los niños que han recibido esta vacuna también supone el efecto secundario más frecuente, concretamente el 17 % de los registrados.

El porcentaje de pirexia es bastante superior en el caso de los que recibieron la vacuna de Moderna, donde se acerca a uno de cada dos, aunque el total de personas a las que se administró fue muy inferior: 5.330.182 personas.

Pirexia
Vacunas de Pfizer. Foto: Cortesía.

¿Qué es la pirexia?

Los expertos del ministerio de salud español explicaron que si bien suena a un trastorno grave, es simplemente una calentura o aumento de temperatura esencial en el cuerpo que no genera ningún síntoma, más allá del calor. El proceso febril igual o superior a 38,5°C.

Dicen, además, que puede tener una duración de tres a nueve días pero, en este periodo de tiempo, la persona puede realizar todas sus actividades sin ningún problema.

Asimismo, los efectos secundarios cambian con la tercera dosis. En los inoculados con Pfizer, la pirexia baja al segundo puesto de los efectos más comunes y afecta a un 20 % de los vacunados reportados. En el caso de los refuerzos con Moderna, la pirexia sigue en la primera posición con el 34 % de los casos de acontecimientos adversos registrados.

Vacunas de Moderna. Foto: Cortesía

Por lo tanto, la pirexia no es la más frecuente en todos los casos. Según el informe del Ministerio de Sanidad de España, los acontecimientos notificados con más frecuencia siguen siendo los trastornos generales (fiebre y dolor en la zona de vacunación), del sistema nervioso (cefalea y mareos) y del sistema musculoesquelético (mialgia y artralgia).

El informe aseguró que el síntoma más común con la vacuna de refuerzo de Pfizer es la inflamación del ganglio linfático o la linfadenopatía, pues ha afectado al 21 % de los vacunados frente a los que han padecido pirexia.

Ni Pfizer ni Moderna están habilitadas en Venezuela, pero sí en la mayoría de países. 

Noticias relacionadas