• El presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, y la primera ministra, Sanna Marin, rompieron con más de ocho décadas de no alineamiento al proponer el ingreso de ese país a la Organización del Tratado del Atlántico Norte

El ingreso de Finlandia a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) está cerca de producirse. El jueves 12 de mayo, el presidente del país, Sauli Niinistö, y la primera ministra, Sanna Marin, tomaron la histórica decisión de apoyar la adhesión. De esta forma, Finlandia rompe con más de ocho décadas de no alineamiento, lo que ya ha desatado la ira de Rusia, que amenazó con medidas militares en caso de concretar el ingreso.

“Finlandia debe solicitar su ingreso en la OTAN sin demora. Esperamos que los pasos en el país aún necesarios para tomar esta decisión se tomen rápidamente en los próximos días”, dijeron ambos funcionarios en un comunicado conjunto.

Según Niinistö y Marin, la membresía en la OTAN -de la que es país asociado pero no miembro- fortalecería la seguridad de Finlandia y, a su vez, el país nórdico haría más fuerte a la alianza militar.

Aunque era un secreto a voces, ambos mandatarios habían guardado silencio sobre su postura hasta ahora para no influenciar el debate público sobre la OTAN, reactivado tras la invasión rusa en Ucrania.

“Hemos necesitado tiempo para que el Parlamento y toda la sociedad establezcan sus posiciones al respecto. También para establecer estrechos contactos internacionales con la OTAN y sus países miembros, así como con Suecia. Hemos querido darle a la discusión el espacio que requería”, señalaron.

Culpan a Rusia

El ingreso de Finlandia en la OTAN, algo impensable hace apenas unos meses, cuenta actualmente con un amplio apoyo popular. De acuerdo con los últimos sondeos, entre el 73 % y el 76 % de los encuestados es favorable a entrar en la Alianza, mientras que solo el 12 % es contrario.

Ingreso de Finlandia a la OTAN: ¿qué podría representar y cuál sería la respuesta de Rusia?
La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin y el presidente del país, Sauli Niinistö. Foto: AFP.

Este giro histórico se debe a la invasión rusa de Ucrania y a las crecientes amenazas del Kremlin para evitar la ampliación de la OTAN hacia el este, incluido el despliegue de armas nucleares en el Báltico.

El presidente Niinistö señaló el miércoles 11 de mayo que Finlandia y Suecia -país que también debate la posible entrada en la OTAN- han sido neutrales durante mucho tiempo por decisión propia, pero ahora esa neutralidad se ha convertido en una exigencia del Kremlin, lo que supone “un cambio radical”.

Por ello, dijo que Rusia debería “mirarse en el espejo”, ya que son sus acciones y amenazas las que han provocado que tanto Finlandia como Suecia se planteen seriamente entrar en la OTAN.

Leer más  El dólar registró nuevos máximos históricos en Colombia

No obstante, la respuesta de Rusia pudiera ser tan agresiva como en el caso de Ucrania. Luego del comunicado de las autoridades finlandesas, el Kremlin amenazó con medidas de respuesta, incluidas técnicas-militares.

Rusia se verá obligada a adoptar medidas de respuesta tanto técnico-militares como de otra clase con el fin de contrarrestar las amenazas que han surgido para su seguridad nacional”, informó el Ministerio de Exteriores ruso en un comunicado.

“Sin duda” es una amenaza, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa telefónica diaria al contestar una pregunta al respecto, y añadió que “una nueva ampliación de la OTAN no hace más estable ni más seguro nuestro continente”.

Peskov dijo que “las opciones más diversas son siempre consideradas y analizadas”, según ha recogido la agencia rusa de noticias Interfax. Rusia se ha posicionado claramente contra la posibilidad de que Finlandia y Suecia se unan a la OTAN, tras sus afirmaciones en favor de esta vía.

Contrario a lo que afirma Rusia, Niinistö aseguró que la entrada de su país en la Alianza Atlántica no supone una amenaza para nadie, sino que simplemente es una forma de aumentar su propia seguridad.

La disposición de la OTAN

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró el jueves 12 de mayo que la Alianza está dispuesta a integrar a Finlandia de forma “rápida” si solicita su ingreso, después de que los dirigentes del país nórdico hayan dado su apoyo a entrar en la organización en el contexto de la invasión rusa de Ucrania.

“Acojo con satisfacción la declaración conjunta del presidente (finlandés, Sauli) Niinistö y de la primera ministra, (Sanna) Marin, apoyando la solicitud de ingreso en la OTAN sin demora”, indicó Stoltenberg en un mensaje a la prensa.

Ingreso de Finlandia a la OTAN: ¿qué podría representar y cuál sería la respuesta de Rusia?
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y la primera ministra finlandesa, Sanna Marin, en Helsinki el 25 de octubre de 2021. Foto: NATO

Stoltenberg recalcó que la opción de entrar en la OTAN es una “decisión soberana de Finlandia, que la OTAN respeta plenamente”.

“Estoy de acuerdo con el presidente Niinistö y la primera ministra Marin en que el ingreso en la OTAN reforzaría tanto la seguridad de la Alianza como la de Finlandia”, consideró el secretario general aliado. Añadió que “el ingreso de Finlandia demostraría que la puerta de la OTAN está abierta, y que Finlandia decide su propio futuro”.

Impulso a la adhesión

El decisivo paso tomado el 12 de mayo por Niinistö y Marin da un firme impulso al proceso de adhesión en Finlandia, ya que la política de seguridad y defensa es una competencia compartida por el presidente y el Ejecutivo.nnAhora solo falta que el resto del gobierno de coalición y el Eduskunta (Parlamento) den su respaldo oficial para formalizar la solicitud de ingreso, algo que podría suceder en los próximos días, dado el amplio consenso que existe entre los partidos políticos.nnTodas las formaciones que ya han fijado formalmente su postura son partidarias del ingreso, aunque todavía falta por pronunciarse el Partido Socialdemócrata (SDP) liderado por Marin, que lo hará el 14 de mayo, y la Alianza de Izquierdas, cuya cúpula ha retrasado la decisión hasta mediados de junio.nnEn otras circunstancias, una solicitud de adhesión hubiera provocado la inmediata salida del gobierno de la Alianza de Izquierdas, pero el rotundo apoyo popular a la OTAN ha hecho recapacitar a sus dirigentes.nnEl presidente Niinistö y el Consejo de Exteriores y Seguridad del Gobierno podrían aprobar oficialmente la solicitud de ingreso el domingo 15 de mayo, una vez el SDP haya fijado su postura, aunque aún deberá ser ratificada por el Eduskunta, probablemente la semana que viene.nnLuego estará en manos de la OTAN y sus 30 países miembros aceptar la candidatura finlandesa, algo que parece muy probable, ya que la Alianza ha manifestado en varias ocasiones su disposición a recibir “con los brazos abiertos” tanto a Finlandia como a Suecia.n

Revolución nórdica frente a Rusia

La posible adhesión de Finlandia a la OTAN deja en evidencia que la estrategia del Kremlin en Ucrania está empujando a que cada vez más países refuercen la disuasión de la Alianza.

Leer más  ¿Por qué España y Portugal sumaron a Ucrania para organizar el Mundial de 2030?

Esto representa una pequeña revolución en estos países nórdicos. Durante décadas, la mayoría de suecos y finlandeses abogaban por una política de no alineamiento militar. La invasión en Ucrania cambió esta tendencia en sus opiniones públicas.

Ambos países parecen ahora dispuestos a dar el paso para intentar disuadir a Rusia, lo que constituirá la ampliación más importante de la OTAN desde la adhesión de los países bálticos en 2004.

La adhesión se justifica por el comportamiento beligerante de Moscú, aseguró a AFP Michael Shurkin, analista político y antiguo miembro de los servicios secretos estadounidenses, la CIA.

Pese al “mal desempeño” del Ejército ruso en Ucrania, “otra guerra contra uno de los vecinos de Rusia no es inverosímil, es una posibilidad real para la que estos vecinos y sus aliados deben prepararse”, aseveró el experto.

Ingreso de Finlandia a la OTAN: ¿qué podría representar y cuál sería la respuesta de Rusia?
El ministro de Asuntos Exteriores de Finlandia, Pekka Haavisto; el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y la ministra de Asuntos Exteriores de Suecia, Ann Linde. Foto: EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ /Archivo

A pesar de sus esfuerzos crecientes para contar con fuertes capacidades de defensa nacional, estos dos países neutrales estarían solos en caso de agresión rusa. Y Finlandia tiene más de 1.300 kilómetros de frontera común.

Leer más  ¿Por qué España y Portugal sumaron a Ucrania para organizar el Mundial de 2030?

Desde el punto de vista de Helsinki y Estocolmo, el principal atractivo es beneficiarse de la protección mutua de los aliados en caso de ataque en virtud del artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte.

Como Suecia, “Finlandia obtendría la disuasión nuclear de la OTAN” al situarse bajo el paraguas de Estados Unidos, “algo que no podría conseguir sola”, apuntó Charly Salonius-Pasternak, experto del Instituto Finlandés de Relaciones Internacionales.

Refuerzo del flanco oriental

Ambos países nórdicos, miembros de la Unión Europea (UE), cooperan con la OTAN desde 1994 a través del programa de la Asociación para la Paz. También participaron en maniobras conjuntas y en algunas operaciones de la OTAN como Afganistán o los Balcanes.

Si estos dos países se adhieren, esto reforzaría la postura disuasiva de la OTAN en las regiones ártica, báltica y nórdica”, estima Leo Michel, investigador del centro de reflexión estadounidense Atlantic Council.

Además, “Finlandia y Suecia podrían aportar sus conocimientos regionales sobre Rusia en el proceso de toma de decisiones de la OTAN”, agregó. Pero Helsinki y Estocolmo cuentan también con importantes capacidades militares.

Ingreso de Finlandia a la OTAN: ¿qué podría representar y cuál sería la respuesta de Rusia?
Soldados finlandeses.

Filandia solo tiene 12.000 soldados profesionales en su Ejército, pero entrena a más de 20.000 reclutas al año y puede contar con un ejército en tiempos de guerra de 280.000 soldados con capacidad de combate, más otros 600.000 reservistas.

Esta fuerza excepcional para una nación europea se completa con un aumento del 40 % de su gasto militar para 2026, una flota de 55 aviones de combate F-18, que prevé reemplazar por F-35 estadounidenses, 200 tanques y más de 700 piezas de artillería.

El Ejército sueco cuenta, por su parte, con unos 50.000 soldados. El servicio militar obligatorio, suprimido en 2010, se reintrodujo en parte en 2017. Y tras la anexión rusa de Crimea en 2014, empezó a invertir de nuevo en defensa. En 2020, representó el 1,2 % del PIB, frente a un 2,6 % en 1990.

Sin embargo, la adhesión de Finlandia representaría cientos de kilómetros “adicionales de frontera que defender, una carga importante para la OTAN”, comentó a AFP un observador europeo.

Con información de EFE y AFP.

Noticias relacionadas