• La policía detuvo a Herlinda Bobadilla, mientras que su hijo, Tito Montes, murió durante el operativo. Estados Unidos ofrecía una recompensa de 5 millones de dólares por cada uno. En un operativo paralelo también arrestaron a Raduan Omar Zamora, de nacionalidad nicaragüense y conocido como el Señor de los Cielos

La Policía Nacional de Honduras capturó a Herlinda Bobadilla, de 61 años de edad, quien durante décadas lideró uno de los cárteles de narcotráfico más grandes de Centroamérica. El operativo se realizó el 15 de mayo de 2022 en las montañas del Departamento de Colón, donde también detuvieron a otros tres miembros.

De acuerdo con el director del cuerpo de seguridad, Gustavo Sánchez, durante el entrenamiento murió Tito Montes, uno de los cabecillas de la banda e hijo de Bobadilla. Su otro hijo, Juan Carlos, logró escapar y está siendo buscado en un gran despliegue por la zona.

Pocos días antes del operativo, el Departamento de Estado de Estados Unidos ofreció una recompensa de 5 millones de dólares por cada uno de los tres líderes de la familia. En ese país está actualmente en la cárcel Noé Montes Bobadilla, tercer hijo de la matriarca, y quien lideró el cartel hasta su arresto en 2017.

Este mismo domingo trasladaron a Bobadilla en helicóptero a la capital Tegucigalpa, y se espera que en los próximos días se emita la solicitud de extradición. De capturar también a Juan Carlos, habría un total de $15 millones de recompensa.

Asunto familiar

Capturaron a la líder del clan Montes Boadilla: el cartel más peligroso de Honduras
Captura de Noé Montes Bobadilla, en 2017. Foto: Cortesía

La familia Montes Bobadilla es considerada la organización criminal más grande y peligrosa de Honduras. Controlan gran parte de la región costera del país, desde donde envían los cargamentos de droga a Estados Unidos y Francia. Su esfera de influencia se extiende además por Centroamérica, e incluso Colombia.

Leer más  Onda tropical en la costa de Venezuela: lo que se conoce

Sus orígenes se remontan a finales de los años ochenta con Pedro García Montes, un operador del Cartel de Cali, quien comenzó a crear sus propios negocios en Centroamérica. Se cree que su organización comenzó a operar en 1990, ganando terreno en el Caribe hondureño. Decidió establecer el negocio con varios familiares, entre ellos Herlinda Bobadilla, alias la Chinda, quien vivía en Colón. Pronto esa ciudad se convertiría en su centro de operaciones.

García Montes fue asesinado en 2004, pasando el mando a Álex Adán Montes Bobadilla. Desde este punto, la mujer y tres de sus seis hijos comenzaron a escalar posiciones, aunque manteniendo el bajo perfil. Finalmente, en 2014 Álex Montes muere en prisión y el control pasa a manos de Noé Montes Bobadilla.

Bajo la dirección de Montes el grupo tomaría un rumbo especialmente sangriento, al ser conocido como uno de los miembros más violentos de la familia. Es a partir de este punto que comienzan a llamar la atención de Estados Unidos, que en 2015 los imputa por narcotráfico y lavado de dinero. Noé fue detenido y extraditado en 2017, siendo condenado por la Corte del Distrito Este de Virginia en 2019 a 37 años de prisión. De acuerdo con el portal BBC Mundo, es a partir del arresto de su hijo mayor que la Chinda comenzó a dirigir personalmente el negocio familiar.

Expansión regional

La llegada de Herlinda Bobadilla a la cabeza del clan coincidió con su época de mayor expansión. “Sus roles de liderazgo en la organización narcotraficante Montes han crecido significativamente desde el arresto en 2017 y la extradición a Estados Unidos en 2019 del tercer hijo de Herlinda, Noé Montes Bobadilla”, dice el comunicado del Departamento de Estado.

La labor del clan era principalmente como distribuidores de droga. Mantenían estrechas relaciones con los carteles colombianos que los proveían de cocaína. Posteriormente, se encargaban de pasarlo a Guatemala, donde se entregaba a los carteles mexicanos. También aprovechaban su posición geográfica para trasladar cargamentos por vía marítima.

Leer más  ¿Qué operaciones áereas restrigió el INAC ante la llegada del potencial ciclón tropical dos a Venezuela?

La base del clan estaba en el municipio El Limón de Colón, donde Bobadilla era dueña de decenas de propiedades y llegó a comprar la voluntad de varias autoridades locales. En años recientes, también había incursionado en la siembra de sus propios cultivos de hoja de coca.

Con la llegada a la presidencia de Honduras de Xiomara Castro en enero de 2022, la situación del clan Montes Bobadilla cambió considerablemente. La BBC reseñó que el gobierno ya había logrado semanas atrás incautar más de 40 viviendas propiedad de la Chinda, a la par que avanzaban las labores de búsqueda para dar con su paradero. 

Cae otro narco

Capturaron a la líder del clan Montes Boadilla: el cartel más peligroso de Honduras
Raduan Omar Zamora. Foto: Cortesía

En la misma jornada del 15 de mayo, la Policía Nacional de Honduras capturó al nicaragüense Raduan Omar Zamora, a quien Estados Unidos también solicita por narcotráfico. Conocido también como el Señor de los Cielos, lo detuvieron en la ciudad de La Ceiba, departamento de Atlántida, de acuerdo con declaraciones de Sánchez.

Zamora había sido detenido anteriormente por el delito de portación ilegal de armas en Honduras, pero el 5 de agosto de 2020 un tribunal le concedió arresto domiciliario. La agencia EFE reseñó que en abril de 2021, Estados Unidos solicitó en extradición a Zamora por conspirar para distribuir sustancias derivadas de la cocaína a ese país.

Al igual que en el caso de Bobadilla, la Corte Suprema de Honduras dictó prisión preventiva para Zamora mientras se determina si será entregado a la justicia estadounidense. En su caso, permanecerá en el Primer Batallón de Infantería, en las afueras de Tegucigalpa. También fijó para el 27 de junio la segunda audiencia para presentación y evacuación de pruebas.

Leer más  Alerta por potencial ciclón en Venezuela: ¿qué hacer antes, durante y después de este fenómeno?

Trabajo conjunto

Desde 2014, 31 hondureños han sido extraditados a Estados Unidos por narcotráfico. No obstante, los nexos de estas organizaciones con el alto gobierno y obstáculos en las investigaciones conjuntos llevaron a la Administración de Control Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) a investigar al entonces presidente, Juan Orlando Hernández. Incluso, en 2021 voceros de la Casa Blanca calificaron a Honduras como un “narcoestado”.

El 23 de noviembre de 2018, la DEA detuvo en un aeropuerto de Miami al exdiputado Juan Antonio “Tony” Hernández, hermano del mandatario. Lo imputaron por conspiración para importar cocaína y posesión de ametralladoras y artefactos destructivos. Fue encontrado culpable por los un año después, aunque no sería hasta el 30 de marzo de 2021 que recibiría formalmente una pena de cadena perpetua.

Tras la salida del poder de Hernández, el gobierno estadounidense solicitó formalmente su extradición. El 14 de febrero de 2022 la policía lo arrestó en su residencia en Tegucigalpa y entregado a la DEA en Nueva York el 21 de abril. Se la acusa de haber participado en la conspiración para distribuir toneladas de droga procedente de Colombia y Venezuela desde 2004, mucho antes de ocupar la presidencia.

Uno de los golpes más recientes ocurrió el 10 de mayo, cuando extraditaron al exjefe de la Policía Nacional de Honduras, Juan Carlos Bonilla. Estaba prófugo desde el año 2020, cuandolo imputaron por enviar droga y armamento a Estados Unidos. Igualmente, enfrenta varias acusaciones por haber utilizado su cargo durante años para favorecer las actividades de diferentes cárteles a cambio de sobornos.

Noticias relacionadas