• Los bajos ingresos que reciben los pensionados impiden que estos puedan estar en capacidad de comprar los medicamentos necesarios para poder mantener su calidad de vida. Foto: José Daniel Ramos

Reunir el monto necesario para comprar los tratamientos médicos que necesitan y poder mantener, en la medida de lo posible, su calidad de vida es la dura batalla a la que se tienen que enfrentar los pensionados todos los meses en Venezuela.

Esta realidad no ha cambiado pese al aumento salarial decretado por Nicolás Maduro el pasado 3 de marzo, que elevó su ingreso de Bs. 7 a Bs. 130 mensuales. Ese monto debe ser distribuido entre alimentos, medicinas y el pago de servicios básicos.

La falta de recursos para poder cubrir estas necesidades mínimas ha obligado a los pensionados a salir a las calles a protestar para exigir que se les retribuya sus años de trabajo con un ingreso digno y justo.

“No al exterminio de los jubilados y pensionados por parte del gobierno. Sin medicinas, sin alimentos; pensión de hambre”, era parte de lo que se leía en las pancartas que se vieron durante la más reciente protesta convocada por pensionados que reclamaron en la Plaza Bolívar de Caracas previo al 1° de Mayo, Día del Trabajador.

Hipertensión

Hipertensión
Foto: Pixabay

En este contexto, enfermedades crónicas como la hipertensión más allá de ser un problema de salud tratable, se convierten en un viacrucis para los pensionados que no tienen como hacer frente a los gastos.

De acuerdo con un estudio realizado en el año por la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, para el año 2017 el número de pacientes con hipertensión representaba 36,7 % de la población nacional, es decir, 7,4 millones de venezolanos.

Leer más  Movistar dejará de prestar servicio de televisión satelital en Venezuela: ¿cuándo entrará en vigencia la medida?

Si bien esta condición crónica puede controlarse mediante medicamentos, en el caso de los pensionados venezolanos el poder adquirirlos resulta todo un reto. La razón de ello es que pese a que existe disponibilidad de medicamentos, sus altos precios los vuelven inaccesibles.

Esta realidad la comprobó el equipo de El Diario al realizar un recorrido por diversas farmacias de Caracas. Durante estas visitas se pudo conocer que el carvedilol, el cual es uno de los fármacos que suelen recetar para controlar la presión arterial, tiene un precio que oscila entre Bs. 16,04 ($ 3) y Bs. 34 ($ 7) en su presentación de 12,5 mg y 30 comprimidos.

En el caso de algunos pacientes hipertensos, el uso del carvedilol debe estar acompañado de otros medicamentos como bien pueden ser nebivolol y el enalapril, los cuales pueden conseguirse en farmacias por un precio de entre Bs. 41 ($ 8,38) y Bs. 54,77 ($ 11,19) en el caso del primero y Bs. 4,7 ($ 0,88) y Bs. 7 ($ 1,43) en el caso del último.

A todo esto se suma también la necesidad de llevar un estricto control de la presión para verificar que la persona se encuentre dentro de parámetros normales. Para ello lo ideal, en caso de ser posible, es realizar mediciones de manera relativamente frecuente por lo que es necesario el uso de un tensiómetro. 

Si bien algunas cadenas de farmacias ofrecen este servicio de manera completamente gratuita, aquellas personas que quisieran poder comprar un equipo para realizar las mediciones en la comodidad de su hogar tendrían que destinar entre Bs. 275 ($ 56,18) y Bs. 464 ($ 92) dependiendo de la marca del aparato.

En conjunto un pensionado hipertenso que necesite todos estos medicamentos tiene que destinar Bs. 77,81 ($ 15,48) para poder cumplir con su tratamiento. Todo esto en el escenario de que la lista de fármacos que necesita no sea más extensa.

Leer más  “Error 404: Democracia no encontrada”: durante 2021 se registraron 93 casos de agresiones contra trabajadores de la prensa en Venezuela

Diabetes

Diabetes
Foto: Pixabay

Otra de las enfermedades cuyo tratamiento se escapa del presupuesto de los pensionados es la diabetes, una afección que según el reporte de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna afecta a al menos 2,4 millones de venezolanos.

Esta enfermedad se caracteriza por presentar altos niveles de glucosa (azúcar) en sangre que con el transcurso del tiempo puede llegar a generar problemas que afecten la visión, el hígado, la circulación, los riñones y los nervios.

Sin embargo, los avances de la medicina han permitido poder mantener a raya esta enfermedad con medicamentos que son capaces de mantener la glucosa en valores estables. 

Entre las recomendaciones básicas que realizan los médicos a este tipo de pacientes se encuentra el poder realizar mediciones, al menos una vez al día, de la glucosa en la sangre. Para ello es imprescindible disponer de un glucómetro el cual se encarga de analizar una muestra de sangre del paciente para determinar sus niveles de azúcar.

Estos dispositivos tienen un precio que puede variar entre Bs. 177 ($ 35) y Bs. 218,7 ($ 43) dependiendo de la marca. Para poder utilizarlos la persona también necesita disponer de las lancetas donde es colocada la muestra de sangre, estas por su parte pueden conseguirse entre Bs. 106 ($ 21) y Bs. 150 ($ 30) en su presentación de 50 unidades.

Inyectadoras. Las inyectadoras de insulina tienen un costo promedio de Bs. 1 por unidad.

En lo que respecta a los medicamentos existen opciones como el Amaryl, que puede adquirirse a precios de entre Bs. 27,92 ($ 5,55) y Bs. 32 ($ 6,36). Otra alternativa que suele recetarse en casos más avanzados es la insulina.

Leer más  ¿Qué es el embarazo ectópico?

El costo de este fármaco al igual que gran parte de los mencionados anteriormente se escapa del alcance de cualquier pensionado cuyo único ingreso sean los Bs. 130 que recibe mensualmente. Esto se evidencia al observar que su precio de venta al público varía entre Bs. 173,59 ($ 35) y Bs. 218 ($ 43).

Otras afecciones

La hipertensión y la diabetes si bien son dos de las principales enfermedades que afectan a las personas en edad avanzada, no son las únicas. El incremento del colesterol, la descalcificación de los huesos y los problemas circulatorios son otras afecciones que afectan a un gran porcentaje de los pensionados.

El tratamiento para estas condiciones médicas puede ser abordado con medicamentos como la Atorvastatina, el calcio y el Daflon, respectivamente. Estos tienen precios que van desde los $ 2 en el caso de la Atorvastatina, $13 por el Calcibon D y $ 22 en el caso del Daflon.

Estas cifras reflejan que un pensionado diabético tiene que destinar mensualmente cerca de unos Bs. 350 bolívares para poder comprar las lancetas necesarias para poder medirse la glucosa, así como el resto de los medicamentos necesarios. 

No obstante, dicha cantidad representa casi tres veces lo que gana una persona de la tercera edad en su condición de pensionado.

Esta minusvalía en la que se encuentran los pensionados producto de los bajos sueldos que reciben son tal y como ellos mismos lo han denunciado una forma de exterminio que poco a poco va mermando su salud y agotando sus vidas.

Noticias relacionadas