• El gremio de enfermería rechazó las declaraciones de Nicolás Maduro en las que acusó a “mafias” por la falta de insumos y demás problemas en los centros de salud del país. Un día antes, el dirigente chavista propuso desplegar inspectores secretos en los hospitales

La presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas, Ana Rosario Contreras, rechazó este viernes 27 de mayo las acusaciones por parte del régimen de Nicolás Maduro, en las que apunta a “mafias hospitalarias” de estar tras el desabastecimiento de insumos de los centros de salud de Venezuela. En su cuenta de Twitter, criticó que se intente nuevamente criminalizar al personal de salud por las omisiones de su propia gestión.

“La crisis hospitalaria en Venezuela no la causaron los trabajadores, quienes son indispensables para los pacientes e invisibles para el Estado”, señaló.

Este pronunciamiento viene después de una serie de declaraciones por parte de Nicolás Maduro en los que ha negado la falta de medicamentos en los hospitales. En cambio, afirma que es responsabilidad de los médicos y enfermeras. “No digo en todos, no generalizo, pero existen. Piden a los pacientes que compren las cosas afuera y ellos van al almacén, las retiran y las venden por fuera. Existen y lo hemos comprobado”, afirmó.

Inspectores secretos

Fotografía de archivo de una trabajadora de la salud mientras habla con un hombre fuera del Hospital Periférico de Catia, en Caracas (Venezuela). EFE/ Rayner Peña R.

Una de las últimas acusaciones de Maduro ocurrió el 26 de mayo. En un acto, propuso designar agentes con el fin de infiltrarse en los hospitales y verificar su funcionamiento. Dijo que estos tendrían como objetivo supervisar que los centros de salud estén bien abastecidos y presten adecuadamente sus servicios; sin embargo, varios gremios lo tomaron como una amenaza de mantenerlos vigilados.

Leer más  Diego Matheuz: el venezolano que nombraron director principal de una orquesta en Japón

“Quiero designar un inspector secreto para cada hospital del país. Que sea un inspector externo que se articule a los comités de salud, a los consejos comunales y vayamos a meter el ojo, a hacer contraloría y apoyar para que los hospitales renazcan”, dijo.

Maduro no dio detalles más allá de su ocurrencia. Sin embargo, su plan no es muy diferente a lo que se está aplicando de facto en varios recintos con las requisas que diariamente enfrentan los trabajadores. Estas generalmente son practicadas por milicianos, aunque a veces también por policías o miembros de colectivos encargados de la seguridad, y que revisan las pertenencias del personal a su salida.

Esta situación también fue condenada por Contreras. “Ahora quieren requisar sus lockers (armarios) buscando encontrar una aguja y así tener culpables que exponer al escarnio público”, comentó.

Comités ajenos

La organización Médicos Unidos de Venezuela emitió este miércoles un comunicado en el que también se pronunció por las nuevas políticas represivas en las instituciones de salud. Específicamente, rechazaron la creación por parte del Ministerio de Salud de comités de bioética, los cuales tienen competencia de emitir sanciones disciplinantes a los trabajadores que incumplan las normas.

Es el Ministerio quien transgrede sus propias normas, cuando utiliza la figura de los Comités de Bioética en los hospitales, desconociendo las comisiones técnicas que, en conjunto con el director, son los llamados a constituir las diferentes comisiones hospitalarias las cuales deben velar por el mejoramiento del funcionamiento institucional”, expresó.

Si bien reconocieron que necesaria la labor de supervisión en los hospitales, aclararon que esta nueva figura tendrá un papel más inquisidor que contralor. Manifestaron su preocupación de que estos comités operen bajo criterios netamente ideológicos, para perseguir a los trabajadores que alcen la voz y piensen diferente.

Leer más  Los bonos que otorgará el Sistema Patria durante el mes de julio: ¿qué se puede comprar con ellos?

Además de los comités de bioética, desde el 12 de abril de 2022 inició por órdenes del ministerio la creación de cuerpos de inspectores regionales en cada hospital. Estos son conformados por las autoridades de Salud de cada estado, teniendo como función monitorear la distribución de medicamentos. De acuerdo con el portal El Pitazo, en varios estados como Portuguesa, Lara, Bolívar, Monagas y Vargas ya comenzaron las inspecciones. Mucho antes de la declaración de Maduro.

Trabajadores perseguidos

Fallas eléctricas
Trabajadoras de la salud llegan al Hospital Ana Francisca Pérez de León II, en Caracas (Venezuela), en una fotografía de archivo. EFE/ Rayner Peña R.

Actualmente el régimen de Maduro está centrado en un proyecto denominado 1×10 Buen Gobierno. Este busca atender problemas que durante las últimas dos décadas han afectado al país, como la deficiencias en los servicios públicos o el mal estado de las vías. Dentro de esta línea de resolver fallas surgidas durante su propia gestión, parece tener un especial interés en reacondicionar el sistema de salud pública.

No obstante, en lugar de recuperar la infraestructura deteriorada de los hospitales o procurar mejores servicios, el Ejecutivo atribuye el origen de la crisis al robo de insumos. Por eso, prometió perseguir y detener a cualquier trabajador sospechoso de extraer material. “Estoy decidido a acabar las mafias de los hospitales y que se abra la atención gratuita, humana y de calidad para el pueblo. ¡Vamos a una revolución ahí! Quiero que me denuncien hospital por hospital con nombre y apellido”, dijo.

Leer más  Clientes del BOD: cómo recuperar el número de tarjeta para poder afiliarse en la plataforma del BNC

Algunas medidas tomadas por centros de salud en varios estados ha sido prohibir a los médicos y enfermeras que le pidan a las familias comprar por su cuenta insumos faltantes. En otros, se han emprendido auténticas cruzadas, en las que los trabajadores han denunciado el arresto de compañeros tan solo por tener ampollas de fármacos en su bolso.

“Este anuncio no es más que una campaña que intenta ocultar la responsabilidad del gobierno en la catástrofe sanitaria que padece el país, deslastrándose de culpas. Lo más grave es que resulta en la criminalización de médicos y enfermeras que, ante el temor y la falta de normas mínimas de funcionamiento y seguridad en los hospitales, tendrán que indicar a los pacientes que se dirijan a los directores, retardando la atención oportuna”, advirtió el ente gremial.

Con información de EFE.

Noticias relacionadas