• El exmandatario aseguró que la respuesta correcta a este tipo de eventos es implementar mayores controles de seguridad en las escuelas

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump rechazó las políticas de control de armas propuestas por los dirigentes políticos del Partido Demócrata. Esto ocurre a pocos días de la masacre de Texas, dejó un saldo de 21 personas asesinadas, entre ellos 19 niños.

Los comentarios de Trump ocurrieron durante su participación en el evento anual organizado por la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), que fue realizado en la ciudad de Houston, Texas, el mismo estado donde se produjo la masacre.

“Las políticas de control de armas impulsadas por la izquierda no habrían hecho nada para evitar el horror que tuvo lugar. Absolutamente nada”, aseguró Trump en referencia al llamado de crear controles más estrictos para la venta de armas.

En este sentido, afirmó que una respuesta adecuada podría ser instalar detectores de metales en los accesos de los colegios, así como mejorar el blindaje de las puertas para evitar que pueda entrar una persona armada. Aclaró que la solución no puede ser intentar quitarle a las personas sus armas, debido a que “la única manera de frenar a un mal tipo con un arma, es un buen tipo con un arma”.

Leer más  ¿Qué es el embarazo ectópico?

Trump también negó que la NRA tuviese algún tipo de responsabilidad en la masacre debido a la defensa que hace de eliminar cualquier tipo de controles en lo que a la venta y tenencia de armas se refiere.

En su lugar, el exmandatario cargó toda la responsabilidad en el atacante, quien según las autoridades fue identificado como Salvador Rolando Ramos, de 18 años de edad, al cual lo calificó como un monstruo lleno de maldad y odio.

“Cada vez que una persona perturbada o demente comete un crimen tan horrible, siempre hay un esfuerzo grotesco por parte de algunos para utilizar el sufrimiento para promover su agenda política extremista”, agregó.

Defensa de las armas sin armas

Si bien la NRA afirma que trabaja para proteger el derecho de todos los estadounidenses a poseer un arma para su defensa personal, paradójicamente, en su evento anual el porte de armas estuvo prohibido.

La razón de esto fue la seguridad del propio Trump, debido a que los protocolos de seguridad del Servicio Secreto impiden que una persona pueda acercarse al mandatario mientras se encuentra en posesión de un arma de fuego.

Gobernador de Texas

Foto: CNN

Si bien Donald Trump, así como el senador Republicano Ted Cruz hicieron acto de presencia en el evento de la NRA tal y como estaba previsto, otras figuras como el gobernador de Texas, Greg Abbott, decidieron no acudir.

Leer más  “Error 404: Democracia no encontrada”: durante 2021 se registraron 93 casos de agresiones contra trabajadores de la prensa en Venezuela

Abbot, quien no obstante apareció a través de un corto video presentado en el recinto donde se realizó el encuentro, viajó a la ciudad de Uvalde para realizar una rueda de prensa en la que defendió la tenencia de armas.

El funcionario comentó que sería un error implementar un sistema de chequeo de antecedentes para aquellas personas que deseen adquirir un arma, tal y como plantean los detractores de la NRA. 

Con respecto a la investigación en torno a la masacre y a la actuación de las fuerzas de seguridad del estado, Abbott dijo que espera que esta se realice a fondo, a fin de poder recuperar la confianza del público.

“Espero que conforme hablamos y cada minuto que pasa, las fuerzas del orden se ganen la confianza del público haciendo exactamente lo que se supone que tienen que hacer”, detalló Abbott.

Sus comentarios ocurren luego de que el Departamento de Seguridad Pública de Texas reconoció que los oficiales que acudieron a la escena no actuaron a tiempo pese a que llegaron a la escuela un par de minutos luego de que el tirador había ingresado.

Leer más  ¿Estados Unidos y el régimen de Maduro acordaron reabrir la embajada estadounidense en Caracas?

Según el recuento de los hechos realizado por las propias autoridades, al menos 19 policías permanecieron en la entrada de la escuela por casi una hora mientras Ramos continuaba asesinado a los niños en sus aulas de clase.

“En el lugar había 19 funcionarios policiales, suficientes para hacer lo que tuviese que ser necesario, pero el oficial a cargo en la escena consideró que necesitaba tener más equipamiento y oficiales para poder realizar una entrada táctica a la escuela”, indicó el director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steven McCraw.

Noticias relacionadas