• Hay miles de aplicaciones que afirman promover el bienestar mental, pero no todas son seguras o efectivas. Ilustración: Sophi Miyoko Gullbrants

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota How to Find a Mental Health App That Works for You, original de The New York Times.

Con la gran demanda de terapeutas en la actualidad y las largas listas de espera que dificultan la búsqueda de un proveedor, usar una aplicación sobre salud mental puede parecer una forma tentadora y relativamente económica de obtener ayuda.

Estas apps aseguran que ayudan con problemas tan variados como la adicción, el insomnio, la ansiedad y la esquizofrenia, empleando a menudo el uso de herramientas como juegos, chatbots de terapia o diarios de seguimiento sobre el estado de ánimo. Pero la mayoría no están reguladas. Aunque algunas se consideran útiles y seguras, otras pueden tener políticas de privacidad inestables (o inexistentes) y una falta de investigación de alta calidad que demuestre que cumplen con sus afirmaciones de marketing.

Stephen Schueller, director ejecutivo de One Mind PsyberGuide, un proyecto sin fines de lucro que revisa aplicaciones de salud mental, dijo que la falta de regulación ha creado un “Salvaje Oeste”, que se exacerbó cuando la Administración de Alimentos y Medicamentos relajó sus requisitos para productos de psiquiatría digital en 2020.

Es difícil precisar la cantidad exacta de aplicaciones de salud mental disponibles, pero una estimación de 2017 reveló que había al menos 10.000 para descargar. Y estos productos digitales se están convirtiendo en un negocio lucrativo. A finales del año pasado, Deloitte Global predijo que el gasto mundial en aplicaciones móviles de salud mental alcanzaría cerca de 500 millones de dólares en 2022.

Entonces, ¿cómo toma una decisión informada sobre si añadir o no una a su teléfono? Para eso, consultamos con varios expertos.

¿Quién podría beneficiarse de una aplicación sobre salud mental?

En general, las aplicaciones sobre salud mental pueden ayudar a las personas a obtener información sobre cómo sus pensamientos, sentimientos y acciones interactúan entre sí, explicó el doctor John Torous, director de la División de Psiquiatría Digital del Centro Médico Beth Israel Deaconess. También pueden ayudar a facilitar las habilidades que los pacientes aprenden durante la terapia, agregó.

La doctora Stephanie Collier, directora de educación en la División de Psiquiatría Geriátrica del Hospital McLean, señaló que las aplicaciones de salud mental “pueden funcionar bien junto con los objetivos de actividad física, como los contadores de pasos”, porque el ejercicio puede ayudar a reducir la ansiedad y los síntomas depresivos.

“Del mismo modo”, dijo, “las aplicaciones que enseñan habilidades como la respiración profunda pueden ser útiles para cualquier persona que experimente estrés, ya sea que el estrés fue el resultado de un trastorno de ansiedad o simplemente de las circunstancias”.

Leer más  Twitter aceptó la oferta de Elon Musk sobre comprar la red social por 44 millardos de dólares

Sin embargo, para algunas personas, las aplicaciones no encajan muy bien.

Las apps funcionan mejor cuando las personas están motivadas y tienen una enfermedad leve, dijo el doctor Collier. “Las personas con depresión moderada o severa pueden no tener suficiente motivación debido a su enfermedad para completar módulos en una aplicación móvil”.

¿Pueden las aplicaciones de salud mental sustituir la terapia?

No, y especialmente si tiene síntomas de deterioro.

“Estos no son tratamientos independientes”, advirtió Collier. “Pero pueden ser efectivas cuando se usan junto con la terapia”.

Idealmente, las aplicaciones sobre salud mental enseñan habilidades o brindan educación, dijo Vaile Wright, directora sénior de innovación en el cuidado de la salud de la Asociación Estadounidense de Psicología.

“Podría ser esta apertura para pensar tipo ‘Tal vez debería buscar más ayuda profesional’”, comentó.

El doctor Torous ofrece a sus pacientes una aplicación gratuita llamada MindLAMP, que creó para mejorar sus tratamientos de salud mental. Esta realiza un seguimiento de los patrones de sueño, las actividades físicas y los cambios en los síntomas de las personas; además, pueden personalizar las “actividades” que los terapeutas les dan a sus pacientes.

¿Estas aplicaciones han sido examinadas por una agencia reguladora?

En la mayoría, no. La Administración de Alimentos y Medicamentos regula un pequeño subconjunto de aplicaciones que brindan tratamiento o diagnóstico, o están asociadas con dispositivos médicos regulados. Pero la mayoría de las aplicaciones de bienestar mental no están sujetas a la supervisión del gobierno de Estados Unidos.

Por lo tanto, algunas aplicaciones hacen afirmaciones de marketing sin fundamento, advierten los expertos, o peor aún, ofrecen información inexacta y potencialmente dañina.

“La cantidad de productos supera con creces la evidencia de investigación que existe”, dijo el doctor Schueller, quien también es psicólogo clínico y profesor asociado en la Universidad de California, Irvine. “Desafortunadamente, gran parte de la investigación que existe en esta área la realizan internamente las empresas”, agregó, en lugar de grupos externos imparciales.

Además, no existe ningún requisito de que todas las aplicaciones de bienestar cumplan con la Ley de Transferencia y Responsabilidad de Seguro Médico, conocida como HIPAA por sus siglas en inglés, que rige la privacidad de los registros de salud de un paciente.

Leer más  Telegram Premium: ¿en qué se diferencia de la versión gratuita?

En un artículo reciente, Torous y sus colegas examinaron las brechas regulatorias en las aplicaciones de salud digital y revelaron varios problemas que podrían surgir, como números de teléfono inexactos para las líneas de ayuda en caso de una crisis por intento de suicidio. El documento destacó también un estudio anterior que encontró que 29 de las 36 aplicaciones mejor clasificadas para la depresión y el abandono del hábito de fumar compartieron datos de usuario con Facebook o Google, pero solo 12 lo revelaron con precisión en sus políticas de privacidad.

Y en marzo, un estudio concluyó que una aplicación creada para ayudar a las personas con esquizofrenia, no limita mejor que un placebo (en este caso, un temporizador de cuenta regresiva digital).

Todas estas aplicaciones que afirman ser efectivas en estudios tempranos o preliminares o de factibilidad probablemente necesiten estudiarse a sí mismas con ciencia de mayor calidad”, afirmó Torous.

Por último, el hecho de que una aplicación sea popular en el mercado online no significa que vaya a ser más segura o más efectiva.

¿Cómo hacer para elegir una?

“Como médico que ha usado aplicaciones en el cuidado durante más de cinco años, siempre fue fácil entender qué aplicaciones combinar con los pacientes”, mencionó Torous. “Realmente tienes que pensar en cómo podemos respetar los antecedentes, necesidades y necesidades individuales de las personas”.

En lugar de buscar la “mejor aplicación” o la que tiene la mayor cantidad de calificaciones, intenta tomar una decisión informada sobre cuál sería la mejor opción para ti, agregó.

Un lugar para comenzar a investigar es el sitio web Mind Apps, que fue creado por médicos de Beth Israel Lahey Health en Massachusetts. Ha revisado más de 600 aplicaciones y se actualiza cada seis meses. Los verificadores analizan factores como el costo, la seguridad y la privacidad, y si la aplicación está respaldada por investigaciones.

Otro sitio web, One Mind PsyberGuide, evalúa la credibilidad de las aplicaciones de salud, la experiencia del usuario y la transparencia de las prácticas de privacidad. El proyecto, que está afiliado a la Universidad de California, Irvine, tiene más de 200 aplicaciones en su base de datos y cada una se revisa anualmente.

Leer más  Morten Meldal, Carolyn Bertozzi y Barry Sharpless: Premio Nobel de Química por hacer más funcional la disciplina científica   

¿Qué buscar en la política de privacidad de una aplicación?

Aunque MindApps y One Mind Psyberguide presentan una descripción general de la política de privacidad de una aplicación, es posible que desees profundizar en los detalles por tu cuenta.

Mira qué tipo de información recopila, sus medidas de seguridad y si vende información a terceros o usa información para anuncios, especificó Collier.

Según un estudio de 2019, menos de la mitad de las aplicaciones móviles para la depresión tienen una política de privacidad, y la mayoría de las políticas de privacidad se proporcionan solo después de que los usuarios ingresan sus datos.

“No es de extrañar que algunas personas tengan reservas sobre el uso de aplicaciones móviles como esta cuando no saben si se están utilizando sus datos o qué cosa”, dijo la autora principal del estudio, Kristen O’Loughlin, asistente de investigación graduada en la Escuela de Medicina de la Universidad de la Mancomunidad de Virginia.

Elije tu aplicación según la información disponible y tu propio nivel de comodidad con la divulgación de información personal, agregó.

¿Qué aplicaciones son de confianza?

La respuesta puede depender de a quién le preguntes. Pero todos los expertos hablaron muy bien de las aplicaciones de bienestar mental desarrolladas por el gobierno federal, como PTSD Coach; Entrenador de atención plena; y CPT Coach, que es para personas que practican la terapia de procesamiento cognitivo con un proveedor profesional de atención de la salud mental.

Estas aplicaciones no solo están bien estudiadas, sino que también son gratuitas, sin costos ocultos. Tienen excelentes políticas de privacidad y afirman que la información personal nunca se compartirá con un tercero.

Además de esas aplicaciones, Collier recomienda:

DBT Coach

CBT Thought Diary

Breathe2Relax (una aplicación diseñada por una agencia del Departamento de Defensa de EE UU que enseña respiración abdominal)

Virtual Hope Box (una aplicación producida por la Agencia de Salud de Defensa que ofrece apoyo en la regulación emocional y la reducción del estrés)

Para obtener más sugerencias, consulta esta lista de aplicaciones en el sitio web del Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Universidad de California en San Francisco. La lista, que se creó en consulta con el doctor Schueller, incluye varias opciones gratuitas.

Traducido por José Silva

Noticias relacionadas