• Laurentino Cortizo, mandatario panameño, presentó disminución en la hemoglobina y conteo de glóbulos rojos durante un examen de sangre realizado en mayo

El presidente de Panamá, Lauretino Cortizo, confirmó que fue diagnosticado con un síndrome mielodisplásico en riesgo intermedio, lo que él definió como un tipo de “cáncer en la sangre”. El mandatario recibió la información médica el pasado 16 de junio luego de someterse a varios estudios. 

Cortizo, de 69 años de edad, presentó una disminución en la hemoglobina y en el conteo de glóbulos rojos en un examen de sangre que se realizó en mayo. La Presidencia aclaró que el mandatario se somete a evaluaciones médicas cada seis meses. 

Al obtener ese resultado, el médico de cabecera de Cortizo le recomendó acudir a los especialistas del cuerpo médico nacional José Luis Franceschi y Ricardo Díaz, quienes dieron el diagnóstico tras un aspirado medular y una biopsia de médula ósea. El presidente viajará a Estados Unidos para hacerse más estudios.

Qué es el síndrome mielodisplásico, el tipo de cáncer con el que fue diagnosticado el presidente de Panamá
Foto: EFE

¿Qué es el síndrome mielodisplásico?

El síndrome mielodisplásico (MDS, por sus siglas en inglés) es un tipo de cáncer en la sangre que, con el tiempo, puede evolucionar a una leucemia. 

Esta patología consiste en alteraciones de las células productoras de sangre presentes en la médula ósea. Esto produce una disminución en el recuento de uno o más tipos de células sanguíneas. 

Células sanguíneas

– Glóbulos rojos (eritrocitos)

– Glóbulos blancos (leucocitos)

– Plaquetas (trombocitos)

Cuando las células de la médula ósea son anormales o displásicas producen células sanguíneas defectuosas que mueren más rápido o son destruidas por el organismo de la persona.

Leer más  ¿Cómo los usuarios antiguos del BOD pueden afiliarse en la plataforma del BNC?

Uno de los principales síntomas del síndrome mielodisplásico es la reducción de glóbulos rojos, o lo que se conoce como anemia. De hecho, esta fue la primera señal que mostró el estado de salud de Cortizo. 

Sin embargo, la anemia no solo se le atribuye a afecciones cancerígenas en la médula ósea. Una alimentación baja en hierro, un embarazo, un síndrome nefrótico u otros tipos de cáncer también pueden producir un cuadro anémico. Las personas con esta condición pueden presentar cansancio, debilidad, fatiga, mareos, aturdimientos, dolor de cabeza, dolor de pecho, dificultad para respirar, latidos del corazón irregulares y manos y pies fríos.

La Sociedad Americana del Cáncer estima que uno de cada tres pacientes con MDS desarrolla otro tipo de cáncer de rápido avance llamado leucemia mieloide aguda. 

Los síntomas

Las personas con MDS presentan síntomas como fatiga, dificultad para respirar y palidez asociadas a la escasez de células sanguíneas. 

Qué es el síndrome mielodisplásico, el tipo de cáncer con el que fue diagnosticado el presidente de Panamá
Foto referencial

En algunos casos, los pacientes reportan la aparición de hematomas o sangrados inusuales, esto se debe a la reducción de las plaquetas. Otro síntoma es la presencia de pequeñas manchas rojas del tamaño de la cabeza de un alfiler en la piel, esto se conoce como petequias. 

Además, los pacientes pueden presentar infecciones constantemente, debido a la disminución de las plaquetas en la sangre. 

Leer más  ¿Qué operaciones áereas restrigió el INAC ante la llegada del potencial ciclón tropical dos a Venezuela?

La mayoría de los diagnósticos de MDS no consiguen una causa específica. Sin embargo,  en algunos casos la enfermedad se produce por la exposición a tratamientos oncológicos como quimioterapia y radioterapia y al contacto con químicos tóxicos como el benceno. La edad avanzada es otro factor de riesgo, la mayoría de los pacientes se diagnostican luego de los 60 años. 

Tratamiento

De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer, existen diferentes tipos de terapias para tratar los MDS que se pueden emplear en conjunto o por separado de acuerdo con la condición física del paciente y sus prioridades. En el caso de Cortizo, la Presidencia de Panamá dijo en un comunicado que el mandatario salió bien en su examen físico y “goza de buena salud”. 

Una de las formas de tratar el MDS es con terapias de apoyo que atacan problemas específicos como el recuento bajo de células sanguíneas. Para tratar el conteo bajo de glóbulos rojos, se puede recomendar inyecciones de eritropoyetina para ayudar a la médula ósea a producir más glóbulos rojos. 

Otra opción es someterse a transfusiones de glóbulos rojos. En caso de que el paciente no responda a esos tratamientos se puede administrar un medicamento llamado luspatercept, que es un agente de maduración de glóbulos rojos. 

Foto: EFE

Para tratar la reducción de plaquetas, se sugieren transfusiones de ese mismo concentrado globular. También se pueden administrar medicamentos denominados factores de crecimiento. Para aumentar las plaquetas se utilizan agonistas del receptor de la trombopoyetina, como romiplostim o eltrombopag.  El fármaco oprelvekin (interleukin-11, IL-11 o Neumega) también puede usarse para elevar los recuentos de plaquetas.

Para mejorar la producción de glóbulos blancos, se puede usar el factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF, filgrastim o Neupogen) y el factor estimulante de colonias de granulocitos y macrófagos (GM-CSF, sargramostim, o Leukine).

Leer más  Alerta por potencial ciclón en Venezuela: ¿qué hacer antes, durante y después de este fenómeno?

Quimioterapia y trasplante de células madre

Algunos tipos de quimioterapia son efectivos para tratar los MDS y se deominan como agentes hipometilantes. Estos fármacos actúan activando el gen de maduración de algunas células y destruyendo a otras que se dividen rápidamente. En el mercado se pueden conseguir como azacitidina (Vidaza) y decitabina (Dacogen). 

Las quimioterapias convencionales son poco utilizadas en pacientes con MDS. No obstante, aquellos que ya son considerados de alto riesgo pueden ser sometidos a tratamientos indicados para la leucemia mieloide aguda. 

Para los pacientes de bajo riesgo también se pueden recomendar tratamiento inmunomoduladores como la lenalidomida o inmunosupresores como la globulina antitimocito (ATG) y la ciclosporina. 

El trasplante de células madre es, según especialistas, la única posibilidad real de curar el MDS, aunque no todos los pacientes son elegibles. Este tratamiento tiene un mejor resultado en personas jóvenes y con buena condición física, ya que se deben someterse a altas dosis de quimioterapia y radioterapia para matar las células de la médula ósea y luego trasplantar células madre nuevas. 

Noticias relacionadas