• 24 horas después el incendio continúa activo y bomberos y especialistas siguen en la ardua tarea de apagar el fuego que ya ha afectado a dos de ocho depósitos de crudo

Al menos 122 personas resultaron heridas y una falleció el sábado 6 de agosto a causa de la explosión de un depósito de combustible en el municipio Matanzas, de La Habana (Cuba) que generó un incendio que continúa activo 24 horas después. Mientras que 17 bomberos siguen desaparecidos, de acuerdo con información de la Presidencia. 

Las tareas de bomberos, especialistas y sanitarios se mantienen desde la noche del sábado en la zona, donde las llamas ya han afectado a dos de los ocho depósitos

Los depósitos de crudo incendiados cuentan con una capacidad de 50.000 metros cúbicos de combustible. Están ubicados en la Base de Supertanqueros de un área industrial de Matanzas, cerca de la termoeléctrica Antonio Guiteras, una de las mayores de Cuba y la cual no sufrió daños.

Miembros de la Cruz Roja Cubana atienden la emergencia generada por el incendio en un depósito de combustible, en Matanzas (Cuba) – Foto EFE/ Ernesto Mastrascusa

El gobierno de la isla solicitó ayuda y asesoramiento internacional con experiencia en el tema petrolero. Mientras tanto, para el mediodía del sábado el fuego no había sido controlado.

¿Quiénes han enviado ayuda a Cuba?

México fue el primero en hacer llegar el 6 de agosto un equipo de 60 militares y 16 técnicos especialistas en enfrentamiento de incendios industriales de la petrolera estatal Pemex.

El régimen de Nicolás Maduro envió la noche del sábado a Cuba una misión de 35 bomberos especializados y técnicos de la estatal petrolera PDVSA. Además de 20 toneladas de insumos para apoyar en el combate del incendio.

Por su parte, el viceministro cubano de Relaciones Exteriores, Carlos Fernández de Cossío, escribió en su cuenta de Twitter que el gobierno estadounidense “ofreció asesoría técnica, propuesta ya en manos de los especialistas para la debida coordinación”. La Embajada de Estados Unidos en Cuba confirmó dicha acción.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel agradeció a través de Twitter a países como México, Venezuela, Rusia, Nicaragua, Argentina y Chile, “que con prontitud han ofrecido ayuda material solidaria ante esta compleja situación”, escribió el mandatario.

El incendio aún no está controlado 

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y el primer ministro, Manuel Marrero, se desplazaron al municipio Matanzas la madrugada del sábado para seguir de cerca la evolución del suceso. Ambos funcionarios visitaron a los heridos en el hospital provincial Faustino Pérez.

Según la televisión estatal, más de 4.000 personas fueron evacuadas de sus domicilios en las zonas más próximas al área industrial afectada, ante el riesgo de que se extiendan las llamas.

Fotografía de una columna de humo generada por el incendio en un depósito de combustible, en Matanzas (Cuba) – Foto EFE / Ernesto Mastrascusa

Aunque no se ha controlado del todo, según las últimas informaciones oficiales, el incendio está controlado en el primer depósito afectado, del que sale aún abundante humo blanco, mientras que en el segundo arde todavía de forma aparatosa el combustible en su interior después de que por la tarde colapsase la cubierta superior.

Los bomberos trabajan también enfriando con agua de mar un depósito próximo para evitar que explote. En estas tareas se ha empleado un helicóptero.

El incendio comenzó el viernes 5 de agosto en la noche cuando una descarga eléctrica impactó en uno de los ocho depósitos de crudo de la Base de Supertanqueros. Se desató entonces un fuego que en un primer momento pareció controlado pero que hasta el momento tratan de extinguir los equipos de emergencia. 

Uno de los factores que ha impedido apagar el incendio es el fuerte viento que dificulta las labores de extinción y llevó las llamas hasta un segundo tanque y, en la mañana del sábado provocó una nueva gran explosión en otro tanque. 

Con información de EFE

Noticias relacionadas