• Los altos índices de criminalidad, así como los factores económicos han impactado en la calidad de vida que se tenía en el país andino durante los últimos años. Foto principal: EFE

La seguridad que caracterizaba a Ecuador dista de la ola de crímenes que ahora protagonizan los titulares de la prensa del país. En las calles también se escucha cómo el tema sobre la peligrosidad se vuelve cotidiano entre los habitantes, así como el aumento de los precios de la canasta básica. De acuerdo con cifras del informe del Banco Mundial: Retos y oportunidades de la migración venezolana en Ecuador, cerca de 400.000 venezolanos se establecieron en dicho país entre 2015 y septiembre de 2019, por lo que el saldo migratorio se triplicó entre 2017 y 2018.

El endurecimiento de políticas migratorias de otros países de la región combinado, principalmente, con motivos de reunificación familiar y búsqueda de mejores oportunidades económicas, contribuyeron a que muchos migrantes consideraran a Ecuador como país de destino”, se lee en el documento. 

Actualmente, aquellos motivos que tuvieron muchos venezolanos para llegar a Ecuador, incluyendo la tranquilidad de poder salir a las calles sin temor a un asalto, se han convertido en las razones para que comiencen a pensar en una segunda migración.

Si bien es cierto que en 2016 Ecuador era considerado como el segundo país más seguro de Latinoamérica, los números ahora demuestran lo contrario. Como lo señala el Balance de InSight Crime de los homicidios en 2021, en Ecuador se registraron 2.464 asesinatos, lo cual significó casi el doble de los asesinatos que se presentaron en 2020.

Leer más  Acnur presentó un plan para mejorar las condiciones de migrantes venezolanos en Perú

Del mismo modo, indican que “ningún otro país de América Latina y el Caribe tuvo un aumento de estas proporciones. Ecuador terminó el año con una tasa de homicidios de 14 por cada 100.000 habitantes, la más alta en una década”.

¿Volver a migrar?: la pregunta que se plantean los venezolanos ante las dificultades en Ecuador
Foto: EFE

Inseguridad latente

Los robos también se incrementan cada día en el país de la mitad del mundo. El caso de David Hernández es muestra de ello. Emigró de Venezuela en 2017 y, a principios de este año, dos mujeres lo drogaron con escopolamina, conocida popularmente como burundanga ,una sustancia que reduce la voluntad de las personas.

En ese hecho, el joven perdió el dinero de sus cuentas bancarias, así como distintos artículos electrónicos de su vivienda, donde despertó dos días después de haber sido drogado sin poder recordar mucho más.

Tal como lo indica el Ministerio de Gobierno, en 2021 se registró un total de 25.389 robos a personas en el país  y tan solo desde enero a mayo del presente año se registraron 12.548.

“Ahora sales a la calle y no te sientes igual, estás pendiente del teléfono y de quién te mira”, agrega el joven para El Diario.

En ese sentido, Hernández comenta que llegó a plantearse adquirir un departamento en el país y se encontraba realizando los trámites para ello. Sin embargo, luego de aquel incidente descartó cualquier posibilidad y decidió comenzar a planificar su segunda migración, esta vez su destino será Europa, específicamente Irlanda.

Leer más  Estudio muestra el auge de casas webcam en zonas fronterizas entre Colombia y Venezuela

Capacidad de ahorro ante inflación

Para la venezolana Carolina Rodríguez también fue evidente el incremento de la inseguridad en comparación con el año 2017, cuando llegó a Ecuador. Sin embargo, en su caso, asegura que la situación económica fue un factor clave para que decidiera migrar a principios de este año hacía Estados Unidos.

“Yo me vi en un punto en el que el sueldo no me alcanzaba para ahorrar”, agrega.

Conforme con el reporte de enero del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), Ecuador inició este año con una inflación anual del 2,56 %, la más alta desde enero de 2016. Asimismo, el precio de la canasta familiar básica (para cuatro personas) se ubicó en 724,39 dólares. 

¿Volver a migrar?: la pregunta que se plantean los venezolanos ante las dificultades en Ecuador
Foto: EFE

Aunque Rodríguez asegura que nunca vio a Ecuador como un país de paso, el acceso a créditos bancarios también fue una limitante durante su permanencia en el territorio, por lo que cada vez se reforzaba la idea de volver a migrar.  

Por ser extranjera era muy difícil entrar al sistema de créditos. Sentía que no había oportunidades para mí, yo iba a un banco y automáticamente al ir con mi cédula que dijera que no era una residente permanente me cerraban las puertas, incluso teniendo estabilidad laboral. Entonces, en el momento en el que quieres avanzar y formar una familia se hace muy complicado”, explica la joven. 

De igual forma, asegura sentir satisfacción al ver los resultados de su trabajo en el poco tiempo que tiene de haber vuelto a migrar. “Sin ir muy lejos, acá no he cumplido cuatro meses y ya tengo una tarjeta de crédito, no será mucho pero ya tengo la opción de ir haciendo créditos poco a poco. Allá en casi cinco años nunca la tuve”.

Leer más  Tren navideño regala paseos a migrantes varados en frontera de México con Guatemala

Campo laboral con más restricciones

Pese a que Verónica Torres tiene ocho años en el país andino, no descarta la posibilidad de realizar una segunda migración en 2023. En su caso, por las condiciones laborales. 

“Siento que la oferta económica para los empleados ha cambiado muchísimo. Ahora no te ofrecen un salario digno por lo que sabes, sino que te ofrecen menos dinero y están buscando a personas que sean mucho menores y con menos experiencia. Eso también influye mucho en que te quieras ir, porque no puedes tener una estabilidad económica como la que pensabas tener”, explica. 

Sobre este tema, el INEC señala en las estadísticas laborales de julio que la tasa de desempleo ese mes fue del 3,9 % en el país, esto significa que 332.227 personas se encuentran desempleadas en Ecuador. Asimismo, la tasa de empleo adecuado se ubicó en 32,1%.

“Tus posibilidades de trabajo luego de los 34 años son muy cuesta arriba. Cuando me han entrevistado, la edad es una limitante”, agrega. 

La expectativa ante la situación del país continúa incrementando la decisión de que migrantes y nacionales tomen nuevos destinos. Y, de esa forma, alcanzar las condiciones que les permitan surgir, aunque aquello represente volver a empezar en la lejanía de lo conocido.

Noticias relacionadas