• De acuerdo con un estudio publicado por el Departamento de Educación de la Universidad de Santiago, el CIAE de la Universidad de Chile y el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad Arturo Prat, para 2020 el 49,3 % de los profesores extranjeros son venezolanos

Son muchos los profesionales venezolanos que emigraron en busca de mejores oportunidades laborales. Algunos de ellos son docentes, quienes en gran parte han podido ejercer su carrera en el exterior y Chile es uno de los territorios a los que han llegado para continuar con su profesión.

Un estudio que publicó el Departamento de Educación de la Universidad de Santiago, el CIAE de la Universidad de Chile y el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad Arturo Prat reveló que la mayoría de los profesionales extranjeros a quienes se les ha autorizado ejercer su carrera son venezolanos. Esta comunidad representa al menos el 49,3 % de los docentes extranjeros en las aulas chilenas. 

Docentes venezolanos en Chile

Según el Ministerio de Educación de Chile, desde 2017 a 2019 habían autorizado a 1.079 profesores para ejercer la docencia en el país. Para ese entonces, la comunidad de docentes venezolanos que ejercían en Chile era de un total de 326 personas.

Cesar Maradey forma parte de esta comunidad de profesionales que llegaron a Chile con la finalidad de continuar su carrera. 

Llegó al país sureño el 1° de junio de 2019. Desde ese año comenzó su experiencia como docente en el país, pero de una manera informal dando clases particulares de Inglés en un centro de apoyo pedagógico, ubicado en la comunidad de Puerto Montt (al sur de Chile), en donde llevaban a niños y jóvenes a reforzar sus estudios. 

Leer más  Acnur presentó un plan para mejorar las condiciones de migrantes venezolanos en Perú

“En ese lugar estuve desde julio hasta diciembre, cuando terminó el año escolar. Pero luego llegó la pandemia y no pude continuar (…) Trabajaba igual de medio tiempo los fines de semana como recepcionista nocturno en un hostal pero ya en 2021 me cansé del trabajo porque me sentía explotado”, relató César en entrevista para El Diario.

Educación por parasistema. El parasistema en Venezuela es aquel en el que jóvenes y adultos culminan sus estudios de educación media en un tiempo que no es el habitual. Su duración es de 3 años para sacar el bachillerato y las clases se dan en horario nocturno y fines de semana.

Recordó que tras salir de este trabajo en el hostal viajó hasta Santiago de Chile, en donde consiguió trabajo en una empresa en la que laboró hasta marzo de  2022. Gracias a un colega venezolano, comenzó a trabajar como profesor de Inglés en La Corporación Educar Lo Barnechea, institución de educación para adultos, similar al parasistema en Venezuela. 

“Me ofrecí de inmediato. La oportunidad llegó en marzo luego de una llamada que le hice a mi amigo, quien me dijo que una profesora de su colegio se iría de licencia (reposo) por 11 días y yo me presenté en el colegio y hablé con el director. Inmediatamente me dejaron y comencé a trabajar ese día (…) Una semana después de comenzar el director me informó que la licencia se extendería por un mes más y que si estaba dispuesto a continuar, a lo que sin dudar respondí que sí”, recordó.

Docentes venezolanos en Chile y los retos para cumplir sus metas en el extranjero 
Foto referencial de EFE

Docentes venezolanos en Chile y las trabas de los trámites

Desde que pisó suelo chileno, César ha tenido la intención de trabajar en horario diurno. Sin embargo, en el país austral para poder dar clases en colegios, principalmente públicos, es necesario que el profesional extranjero tenga el título apostillado y revalidado en la Universidad de Chile. 

Leer más  Acnur presentó un plan para mejorar las condiciones de migrantes venezolanos en Perú

Fue el entusiasmo del venezolano lo que lo impulsó a aceptar el cargo como suplente hasta que, por complicaciones de salud de la profesora a quien cubría, le dieron el puesto de manera fija. 

Desde que trabajé en el colegio de Puerto Montt y ahora acá en Santiago me he sentido extraordinariamente bien ejerciendo. En otras áreas que he laborado no me he sentido igual. Para mí el hecho de poder ser de nuevo docente es la experiencia más grande y gratificante del mundo. Demostrarme a mí mismo, a mi familia, a mis amigos y hasta a mis exalumnos que he podido salir adelante en otro país. Aunque no ha sido posible ejercer como docente en la educación convencional diurna, he sentido que he tenido la colaboración de mucha gente”, expresó.

Más que educar, es apoyar

Carlos Vásquez Anzola también es venezolano. Reside en Chile desde hace más de cinco años y actualmente trabaja como profesor técnico profesional de Contabilidad y Administración en el Liceo Comercial Javiera y José Luis Carrera de Santiago de Chile. 

Su carrera de origen es Contador Público, sin embargo, desde sus 19 años de edad ha mostrado vocación por la docencia. 

“Yo daba clase desde los 19 años, después de que me gradué de bachiller. Trabajaba como suplente y eso me permitió tener dominio de grupo”, resaltó Vásquez para El Diario. 

En Chile comenzó ejerciendo su profesión en un cargo de analista contable. Pero su objetivo era muy claro: poder conocer a profundidad el sistema administrativo y contable en el país al que había llegado y de esta manera comenzar nuevamente a enseñar. 

Leer más  Acnur presentó un plan para mejorar las condiciones de migrantes venezolanos en Perú

“Acá los módulos de contabilidad son muy distintos a los de Venezuela, ya que allá no hay colegios técnicos profesionales, sino que hay es a nivel universitario. Es así cómo me postulé en 2019 como profesor de Contabilidad y Administración en un colegio como reemplazo durante dos meses”, recordó.

Aseguró que esta travesía como uno de los docentes venezolanos en Chile le ha abierto las puertas para conocer la capital del país y otras comunidades. Además, también le ha permitido conocer historias de sus alumnos que lo impulsan a ser un apoyo para ellos. 

Docentes venezolanos en Chile y los retos para cumplir sus metas en el extranjero 
Foto referencial de EFE

“Un tema importante es el tema social con los alumnos, es algo que me pegó muchísimo porque hay quienes fueron abandonados por sus padres, tienen problemas de droga, problemas de identidad, de sexualidad (…) Existe una fractura familiar grave en todos los colegios en los que he estado y uno se convierte además de profesor, en padre de esos jóvenes porque buscan apoyo en nosotros como profesores. Es en ello a lo que me aboqué, dar apoyo moral y emocional”, contó. 

Migrar conlleva consigo distintas complejidades. En el caso de los profesionales, se enfrentan a numerosos trámites para poder ejercer sus carreras. Es por esto que algunos las dejan de lado para dedicarse a otros oficios. Sin embargo, hay muchos que han podido abrirse las puertas en Chile, especialmente los docentes venezolanos, con el fin de no solo cumplir un sueño, sino además aportar en la educación de otros.

Noticias relacionadas