• Costa Rica sumó tres puntos ante Japón y se jugará el pase a octavos en el último encuentro, contra Alemania | Foto: EFE

España regresó a los empates que marcaron su camino en la última Eurocopa, frenada por el factor competitivo de una Alemania que estuvo contra las cuerdas con el gol de Álvaro Morata, antes de una reacción final que hizo buena Füllkrug para rebajar la euforia de la Roja y dejar a todos los integrantes del grupo con opción de clasificación a octavos en la última jornada.

Las opciones de España están intactas, pero sintió la exigencia de un Mundial tras la exhibición de su puesta en escena. La grandeza de Alemania, su reto de igualar las cinco estrellas brasileñas, le obligaban a levantarse del golpe japonés y reaccionar. Dos equipos similares en su filosofía, un duelo ajedrecístico. El pulso por ver quien conseguía presionar arriba, provocar el error e instalarse en campo contrario. Rebajó la vistosidad de un duelo intenso.

Podría haber repetido equipo Luis Enrique por primera vez, con un cambio con la entrada de Dani Carvajal más por superstición que convencimiento dado el buen rendimiento de Azpilicueta. Apenas se incorporó al ataque el lateral, más centrado en rebajar la brillantez del habilidoso Musiala.

Dos equipos sin 9 puro de inicio, con movilidad de sus jugadores de ataque. Asensio y Olmo permutaron donde suele residir Morata. No es que no hubiese un segundo punta nato en la convocatoria para cuando las cosas se torciesen. Es que Luis Enrique tenía otra idea de partida y esa figura desde el banquillo era Morata. La entrada de los delanteros centros cambió el panorama.

Lanzada en su moral tras el mayor triunfo de su historia en un Mundial, España salió a un examen que mediría su realidad en Catar, intentando quitarse de encima las marcas individuales alemanas cuyo objetivo era asfixiar a Busquets, frenar como sea a Gavi y Pedri, más impreciso de lo habitual desde la elegancia con la que lidera el juego.

Mundial Catar 2022, resumen del 27 de noviembre: Croacia dejó fuera a Canadá
EFE

En la batalla sería importante dar el primer susto y fue español. Luis Enrique pidió movilidad a Gavi, que apareciese entre líneas para provocar desorden en un duelo ordenado desde la rigidez alemana. Y a los siete minutos encontró a Asensio, que conectó con Dani Olmo para que sacase un derechazo rumbo a una escuadra que Neuer mandó a la cruceta con su estirada.

La necesidad de Alemania parecía rebajada con el triunfo previo de Costa Rica sobre Japón. Correr riesgos excesivos podían traer de la mano un duro castigo si España mantenía su puntería. Con la entrada de Goretzka ganó consistencia y buscó el error donde España es más fiable, en el inicio de jugada. Salvo cuando arriesga en exceso Unai Simón. También en dos errores de Rodri, de nuevo central, y un centro prohibido al centro de un lateral que cometió Carvajal. No recibieron castigo porque Gnabri cruzó en exceso su disparo y Rüdiger chutó centrado.

En la batalla faltaron disparos, como recordó Jordi Alba con una incorporación estrellando el balón en el lateral de la red. Neuer quiso imitar a Unai fallando con los pies, pero perdonó Ferran por no chutar de primeras. Ante Costa Rica parecía igual de impreciso, lento para armar el remate, pero firmó un doblete que le mantuvo de inicio. A placer perdonó la más clara, posteriormente anulada por fuera de juego de Olmo, pero una señal inconfundible de falta de finura.

Más perdido andaba Müller en punta de ataque, hablando un idioma distinto a Musiala y Gnabri. Pero un Mundial sin susto no es un Mundial. Ante la falta de fútbol desequilibrante en los últimos metros, llegó a balón parado. Desde errores posicionales españoles. Con Busquets solo ante tres rivales y Rüdiger cabeceando a placer a la red una falta lateral mal defendida. La tecnología salvó a España por un fuera de juego que no había sido visto por los colegiados.

Leer más  Sancionaron a Cristiano Ronaldo tras “gestos obscenos” hacia aficionados

En la tensión, en la prueba a la personalidad de un joven equipo, apareció ese gen que hizo campeón a España con su generación de oro. De nuevo tras otro error en inicio de jugada con pase de riesgo de Unai a Pedri, que salvó el portero ante el disparo de Kimmich.

Luis Enrique recurrió a Morata para cambiar el duelo y encontró el premio con rapidez. Ocho minutos después reivindicó la figura del 9, apareciendo con calidad para picar su remate al centro perfecto de Jordi Alba. Un golpe demoledor a Alemania, obligada a reaccionar con cambios ofensivos de Hansi Flick.

Nunca terminó de romperse uno de esos partidos con aspecto de prórroga en caso de haberse producido más entrada la competición. A España se le presentó la oportunidad de correr, pero perdonó Marco Asensio la que tuvo para la sentencia. Y a Alemania nunca se le puede dar por muerta. Sacó a relucir el orgullo que tanto éxito le dio en el pasado, mordió y cambió el panorama.

Al igual que Luis Enrique encontró el premio cuando dio entrada a un 9 puro, lo logró Flick con Hofmann. Se durmió Rodri en una de esas acciones a centro lateral en la que queda patente que no es central. Fue un aviso. Había sacado con el cuerpo Unai un disparo franco de Musiala y ya nada pudo hacer cuando el balón cayó botando, como desea cualquier delantero, para el derechazo imparable de Füllkrug.

Croacia dejó fuera a Canadá

Mundial Catar 2022, resumen del 27 de noviembre: Marruecos no perdona a Bélgica
EFE

El respeto que reivindicó el seleccionador Zlatko Dalic para su selección se lo ganó en el campo, con solvencia y una estupenda remontada que recuperó las aspiraciones en el mundial del vigente subcampeón y dejó fuera de Catar 2022 a Canadá.

No surtieron el efecto esperado las palabras fuera de tono, intimidatorias, del entrenador norteamericano John Herdman, tras perder contra Bélgica, sobre Croacia. Lejos de achicar al conjunto balcánico le estimuló. O eso pareció.

Porque el mero objetivo deportivo, el primer triunfo en el Mundial, era acicate suficiente, por sí solo, para los vatreni que no lograron pasar del empate en su debut frente a Marruecos.

Lo mejor de Canadá fue el arranque. Un inicio sin parangón. Logró el primer gol en su historia en un Mundial y el más rápido del torneo. A los 66 segundos de partido, un centro desde la derecha de Tajon Buchanan fue respondido con un certero cabezazo por Alphonso Davies. El jugador del Bayern Múnich, lo mejor de su equipo, entró en la historia de Canadá.

Canadá, que no había marcado tanto alguno en los cuatro partidos que había disputado en su recorrido mundialista, todos saldados con derrota -los tres de México 1986 y el jugado contra Bélgica en la primera jornada de la presente edición-, fue incapaz de resguardar la renta.

Es un equipo con gran potencial, especialmente físico, el de Herdman pero aún carente de orden y de disciplina defensiva. Ese es su primer problema. A Croacia no le hizo falta tirar de brillantez para dar un giro a la situación.

Amenazó seriamente en el minuto 35 en una acción de Marko Livaja, la única novedad en el once de Dalic, que desbarató el meta Milan Borjan. Pero dos minutos más tarde, en el 37, atinó. Un pase de Ivan Perisic fue culminado por Andrej Kramaric que estableció el empate.

Leer más  ¿Por qué suspendieron por cuatro años al futbolista francés Paul Pogba?

Fueron los mejores momentos de Croacia con Luka Modric al mando, director del juego. Al borde del intermedio, una buena jugada de Josip Juranovic encontró a Livaja que, desde la frontal, ejecutó un tiro raso y pegado al palo que superó otra vez a Borjan.

Croacia había logrado lo que quería. Alcanzar el descanso con ventaja. Herdman dio entrada en la segunda parte a Jonathan Osorio e Ismael Kone para proporcionar más profundidad a su equipo. Pero ese no era el problema canadiense, frágil en defensa. Sufría en exceso cada vez que los vatreni tenían la pelota.

Mundial Catar 2022, resumen del 27 de noviembre: Marruecos no perdona a Bélgica
EFE

El partido se había roto. Pudo marcar el equipo europeo en varias ocasiones pero no cerró el partido hasta el 69. Antes, se había salvado del empate en un disparo envenenado de Jonathan Osorio que frustró Dominik Livakovic con una buena intervención. Y pudo marcar el tercero con un disparo de Kramaric tras recibir un pase de Luka Modric desde el otro lado del área.

El atacante del Hoffenheim marcó después. De nuevo recibió el balón de Peerisic dentro del área, se hizo un hueco y de un tiro cruzado batió por tercera vez a Milan Borjan.

Fue la sentencia. Cualquiera pudo anotar en el choque, de ida y vuelta. No le dio a Canadá, que se despide de Catar 2022 con una goleada que estableció Lovro Majer en el añadido.

Croacia se sitúa como líder del Grupo F por delante de Marruecos, con la que está igualada a puntos. Se enfrenta a Bélgica en un choque con la clasificación para ambos en juego. Canadá dirá adiós a Catar en su enfrentamiento frente a Marruecos, que necesita puntos para progresar en el Mundial.

Marruecos no perdona a Bélgica

Mundial Catar 2022, resumen del 27 de noviembre: Costa Rica se niega a hacer las maletas
EFE

Bélgica se agarró a Thibaut Courtois y a la suerte para sacar los tres puntos frente a Canadá en su debut, pero este domingo careció de ambas frente a una Marruecos que, además de creer en todo lo que hace, tiene mucho fútbol y oposita a estar en los octavos de final del Mundial tras vencer 0-2 con tantos de Abdelhamid Sabiri en el minuto 73, aprovechando un error del guardameta belga, y de Zakaria Aboukhlal en el segundo minuto del tiempo añadido.

Empezó raro el partido. Bono, portero del Sevilla, formó junto al resto de sus compañeros para escuchar el himno, coreado por la mayoría de aficionados marroquíes que se dieron cita en el estadio Al Thumama, pero en la foto de equipo segundos después no estaba.

Jugó como titular Munir, que no tardó en tener que intervenir. Se impuso en un mano a mano a Batshuayi.

Fue un aviso de que Bélgica iba a mostrar una cara más seria que contra Canadá, aunque esta vez la suerte no estuvo de su lado. Dominó el esférico, pero le costó generar en estático y también a balón parado. Tres saques de esquina acabaron en las botas de Hazard en segunda jugada. Mala señal con Witsel, Onana, Alderweireld y Vertonghen sobre el verde.

Mundial Catar 2022, resumen del 27 de noviembre: Costa Rica se niega a hacer las maletas
EFE

Pasaban los minutos y la ansiedad se apoderó de los futbolistas belgas, que este domingo tampoco pudieron encontrar liberado a Kevin De Bruyne. Ya dijo que no puede jugar como lo hace en el Manchester City, donde cada tres días demuestra estar entre los mejores del mundo, pero es que en este Mundial tampoco está mostrando su mejor versión.

Sin su faro, y con un Hazard que recibía tarascadas cada vez que se daba la vuelta, sin las amarillas para sus rivales que demandó en la previa del encuentro, Bélgica se atascó. Y fue Marruecos la que más se acercó al gol.

Leer más  Sancionaron a Cristiano Ronaldo tras “gestos obscenos” hacia aficionados

Es más, hasta inauguró el marcador. Pero el colegiado mexicano César Arturo Ramos anuló el tanto de falta directa de Hakim Ziyech porque Romain Saiss, quien intervino en la jugada al hacer ademán de ir a por el balón colocándose en el campo de visión de Courtois, estaba en fuera de juego.

Una acción que dejó a Marruecos caliente camino a vestuarios. Su técnico, Walid Regragui, se fue aplaudiendo y con cara de que el plan le estaba saliendo bien. Y sus jugadores solo tardaron 28 minutos en darle la razón.

Dijo Roberto Martínez que Courtois era el mejor portero del mundo. Fue decisivo contra Canadá y a eso se agarró Bélgica para sobrevivir, pero en un partido con menos fisuras a nivel global, fue precisamente Courtois el que falló.

Disparo de falta directo, desde el lateral, de Abdelhamid Sabiri buscando el primer palo del guardameta belga, quien dio un paso adelante esperando el centro y eso le condenó. Además, Saiss volvió a aparecer para incomodar, partiendo de posición legal, y el 0-1 sí se mantuvo en el marcador.

Por si le hacía falta algo a la numerosa afición marroquí, los últimos minutos los disfrutó como si acogiera ella la Copa del Mundo. Bélgica intentó conseguir un empate más a trompicones que con ideas claras. Romelu Lukaku debutó en el Mundial, con diez minutos para ver si cazaba alguna dentro del área, pero ni rozó una ocasión.

Sí lo hizo Zakaria Aboukhlal, ya con Bélgica volcada, en el minuto 92. Pase atrás de Ziyech y el delantero del Toulouse superó a Courtois con una definición perfecta. Disparo alto pegado a un palo.

Un resultado que deja a Marruecos con cuatro puntos en el Grupo F, a Bélgica con tres, ambas a la espera de lo que ocurra en el Croacia-Canadá para hacer sus cábalas en busca de los octavos de final, pero lo que sí es seguro es que la tercera clasificada en Rusia 2018 vivirá tres días de más críticas aún hasta el encuentro que definirá su futuro en Catar 2022.

Costa Rica se niega a hacer las maletas

Mundial Catar 2022, resumen del 27 de noviembre: Costa Rica se niega a hacer las maletas
EFE

Costa Rica, a la que no pocos -incluso en su país- daban por desahuciada tras ser vapuleada por España (7-0) en el primer partido, resurgió y derrotó a Japón, gracias a un gol de Keysher Fuller, en partido correspondiente a la segunda jornada del grupo E del Mundial de Catar 2022, disputado en el estadio Ahmed Bin Ali de Al Rayyan.

Tras la hecatombe contra España, el seleccionador costarricense, Luis Fernando Suárez, lanzó un mensaje instando a la resiliencia. “No estamos muertos”, advirtió el colombiano. Y acertó. Porque en un partido en el que dominó más Japón, los ticos sumaron tres puntos y se jugarán el pase a octavos en el último encuentro, contra Alemania.

Japón, tras protagonizar una de las sorpresas del Mundial ante la tetracampeona, podía lograr el pase directo a octavos; y Costa Rica, tras su debacle ante la España de Luis Enrique, tenía que ganar -o al menos no perder- para mantenerse viva en el torneo. Algo que logró tras un partido muy elaborado y en el que resistieron las embestidas niponas.

Mundial Catar 2022, resumen del 27 de noviembre: Costa Rica se niega a hacer las maletas
EFE

El colombiano Luis Fernando Suárez dio entrada a Kendall Waston y a Gerson Torres como las dos novedades con respecto al del pasado miércoles, contra España (0-7) cayéndose del ‘once’ Jewison Bennette y Carlos Martínez.

Costa Rica jugó con una defensa de cinco, con Fuller por la derecha y Bryan Oviedo por la izquierda; y Calvo, Duarte y el ‘gigante’ Waston -que ya había reemplazado a Carlos Martínez en la segunda parte de la debacle ante España- en el centro de la zaga. Con Tejeda y Celso Borges (que elevó a 155 su propio récord de internacionalidades con ‘La Sele’) de nuevo en el pivote; Joel Campbell -el héroe de la repesca- escorado a la izquierda del ataque y Contreras como hombre más adelantado

Leer más  ¿Por qué suspendieron por cuatro años al futbolista francés Paul Pogba?

Japón, por contra, introdujo cinco cambios respecto al equipo titular que sorprendió a Alemania (1-2). Hayime Moriyasu dio entrada a Miki Yamane y a Hidemasa Morita, por los lesionados Sakai -con problemas musculares- y Tomiyasu -con un muslo ‘tocado’-; y alineó a Doan -que había salido en la segunda mitad y marcó el primer gol contra los germanos-, a Soma y Ueda en los puestos de ataque. Dejando fuera, de inicio, a Take Kubo, de la Real Sociedad, y a Asano, que reclamaba un puesto en el ‘once’ después del golazo que le puso la puntilla a la ‘Mannschaft’ el pasado miércoles.

Su lateral izquierdo, el veterano Yuko Nagatomo, que disputa su cuarta fase final en el torneo y sólo aguantó la primera mitad, batió, no obstante, la plusmarca de internacionalidades en un Mundial (12) con Japón; que salió eléctrico, aunque pronto quedó diluido por la eficaz defensa tica en una primera parte intensa pero poco vistosa.

Pronto se vio que Costa Rica había recuperado el pulso tras el naufragio contra la España de Luis Enrique, que la había infligido su más severa derrota en un Mundial. Ordenados atrás, contuvieron el ataque nipón, que se redujo a tímidas internadas por la derecha de Doan y de Yamane, sin excesivo peligro.

En una primera parte muy intensa pero poco vistosa, los ticos, con un Calvo subiendo ocasionalmente al ataque, se inclinaban más por la banda izquierda, con Tejeda, Oviedo y Campbell. Este último lo intentó en el minuto 34 con un disparo desde fuera del área con el exterior del pie izquierdo que salió por encima de la puerta de Gonda.

La segunda parte cambió por completo el partido, que tornó más dinámico. Hiroki Ito entró por Nagatomo y Asano por Ueda; y los nipones se lanzaron en tromba sobre la portería de Keylor, que desbarató dos acciones de Morita y del propio Asano en los primeros cinco minutos. Y Soma, algo precipitado, volvió a intentarlo en el undécimo, con un incisivo Doan mostrando que su titularidad había sido merecida.

Una falta al borde del área de Borges a Endo -que le costó la amarilla al costarricense- se convirtió en una nueva ocasión que Soma por lanzó por encima de la meta de Keylor. Unos minutos después, en el 70, vio la amarilla Costa -que se pierde el próximo partido-, por entrada a Junya Ito, que había entrado por Doan poco antes. De nuevo al borde del área, esta vez fue Kamada el encargado de lanzar una falta que estrelló contra la barrera.

Solo en uno de los 28 partidos que lo hizo, Costa Rica perdió cuando marca Campbell -ex del Villarreal y del Betis-, que estuvo muy activo, por banda izquierda, al principio; y alternando la derecha con el centro más tarde. Campbell no marcó, pero abrió muchos huecos; y sí lo hizo, en el minuto 80, Fuller, al que habilitó con un gran pase Yeltsin Tejeda y que sorprendió a Gonda para abrir el marcador. Con la afición ‘tica’ entonando el “sí se puede”.

Moriyasu dio entrada a su ’10’, Minamino -ex del Liverpool y ahora en el Mónaco- justo después del gol. Los samurais azules se lanzaron en tromba contra la portería de Keylor. Pero Costa Rica aguantó. Y se negó a hacer las maletas.

Con información de EFE

Noticias relacionadas