• Medítalo y luego háblalo con tus hijos. Muestra un poco de sensibilidad y crea nuevas tradiciones | Ilustración: Celia Jacobs para The Washington Post

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota 9 tips for handling grief with kids during the holiday season, original de The Washington Post.

Justo antes de la Navidad del año pasado, la hija de 7 años de edad de una paciente de Michael le suplicó que hiciera galletas, pero ella no quiso. Al día siguiente, la niña volvió a preguntar y su madre espetó: “¡No! Por favor, deja de preguntar”. Sollozando, la niña dijo: “¡Pero siempre tenemos esas galletas! ¡La abuela las hacía todos los años!

La madre de la mujer (y abuela de la niña) había muerto hace un año y era la primera Navidad sin ella. Al igual que para su familia, las festividades pueden ser un momento especialmente difícil para los seres queridos en duelo. Una nueva persona tallando el pavo de Acción de Gracias o un calcetín de Navidad menos para colgar puede acentuar una pérdida y volver a intensificar el dolor.

Mary-Frances O’Connor, profesora asociada de la Universidad de Arizona y autora de The Grieving Brain (el cerebro afligido) explica: “El duelo es la respuesta natural a ser consciente de una pérdida y, durante las festividades, estarás más consciente de ello porque llevamos a cabo todos los rituales que siempre hemos hecho con las personas cercanas”.

En los últimos años, una gran cantidad de personas han perdido a familiares, amigos y compañeros de trabajo por covid-19 y otras causas, incluida una cantidad abrumadora de niños que perdieron a uno o ambos padres o cuidadores. La gente a menudo nos pregunta cómo sobrellevar el duelo durante la temporada navideña y, especialmente, cómo ayudar a los niños a atravesar esta emotiva época del año.

Aquí hay algunos consejos:

Consúltalo contigo mismo: pensar primero en tus propias necesidades con respecto a una pérdida te colocará en un mejor lugar para ayudar a tus hijos.

Leer más  ¿Qué es Bard, la nueva herramienta de Google que competirá con ChatGPT?

La paciente de Michael se sorprendió por su reacción de impaciencia ante el pedido de galletas navideñas de abuela por parte de su hija. “Me sentí tan molesta cuando ella preguntó. Ella no sabía que todavía me sentía tan triste”, comentó. “Ha pasado casi un año desde que mamá murió pero… es nuestra primera Navidad sin ella. Supongo que todavía nos duele a todos”.

Puede parecer difícil pensar directamente en una pérdida, pero la idea es analizar nuestros pensamientos y sentimientos para hacer algo con ellos; de lo contrario, pueden tomarnos desprevenidos, como le sucedió a la paciente.

Comunícate con tus hijos: es posible que no sepas cómo hablar con tu hijo sobre el impacto de una pérdida en las festividades, pero no decir nada puede dejar a los niños solos con esa preocupación. En cambio, hablar con tus hijos de una manera veraz y apropiada para su edad crea una conexión. 

Pregúntales qué están pensando: “Se acercan las vacaciones. ¿Tienes alguna idea sobre cómo quieres celebrar? Es posible que no ofrezcan un plan completamente elaborado, pero es probable que sus respuestas proporcionen una idea de sus sentimientos. Haz registros a medida que se acercan las vacaciones y comparte las actividades que propones para que ellos puedan dar sus opiniones.

Ten un plan: crear un plan para reconocer la pérdida de un ser querido puede darte una sensación de control y permitirte organizar y distribuir los sentimientos.

Para uno de nosotros, el Día de Acción de Gracias activó recuerdos. Es vigésimo sexto día desde que murió Liza, la hija de 6 años de edad de Elena. La pérdida se vio agravada por la reciente muerte de su amada suegra. Elena y su familia tienen un plan: decorar la mesa de Acción de Gracias con margaritas, las flores favoritas de su suegra, y hacer el pastel de queso con chispas de chocolate que le encantaba a Liza. Antes de sentarse a comer, brindaron por sus seres queridos fallecidos.

Leer más  #TeExplicamosElDía | Lunes 6 de febrero

Otros planes pueden ser encender una vela, recordar y compartir recuerdos, ver una película o escuchar la música que le gustaba a su ser querido, o visitar su tumba o lugar de descanso.

Respeta las necesidades de duelo de todos: las festividades no serían festividades si alguien no se sintiera abrumado, emocionado, enojado o angustiado, y es probable que las emociones aumenten cuando estés de duelo. Las cosas pueden complicarse especialmente cuando los miembros de la familia quieren honrar a sus seres queridos de diferentes maneras. Esto le ocurrió la Navidad pasada a un paciente, padre de dos hijos, cuya esposa había muerto. Mientras que su hijo quería preparar un lugar para su madre en la cena de Navidad, su hija no quería celebrar la festividad. ¿Qué hacer en ese caso?

Primero, asegúrate de que la voz de todos sea escuchada. Trata de cumplir la esencia de los deseos de cada persona o los detalles exactos. Encuentra un compromiso. Enfatiza el respeto por las necesidades de los demás.

Con la ayuda de Elena, su paciente desarrolló un plan. “No pusimos un lugar en la mesa”, dijo, “pero mi hijo hizo un adorno especial y lo colgó en el árbol, y mi hija llevó juguetes y libros a la celebración del día de Navidad y se alejó del ajetreo de las vacaciones cuando ella lo necesitó.

Él dijo: “fue terrible en algunas partes, pero funcionó para todos nosotros. Y el próximo año, lo resolveremos de nuevo”.

Recuerda que cualquier cosa que termines haciendo este año se puede cambiar a medida que evolucionen las necesidades.

Crea nuevas tradiciones: una muerte puede hacer que ciertas costumbres sean agridulces, recordándonos que nuestro ser querido se ha ido, que la vida es frágil y el cambio es inevitable. Considera la posibilidad de crear una nueva tradición si las viejas costumbres parecen dolorosas. Una de las pacientes de Michael llevó a sus hijos a acampar durante el Hanukkah (festividad judía) después de la muerte de su esposo, una nueva experiencia que los liberó para recordar a su esposo y a su padre como quisieran, sin las trampas de cómo solía ser todo.

Leer más  Terremoto: más de 11.000 muertos en Turquía y Siria

Los días festivos no tienen por qué encajar en la imagen de una celebración perfecta de nadie más. El terapeuta Nimali Jayasinghe dice: “Las imágenes normativas de reuniones grandes y alegres pueden provocar sentimientos de incomodidad y presión en quienes están de duelo. Me gustaría ver más imágenes de personas celebrando por Zoom, o en soledad pacífica, o como voluntarias en una cocina comunitaria”.

Muestra algo de cuidado para ti: la terapeuta Kimberly Grocher señala que a muchos de sus clientes, especialmente a las mujeres afroamericanas, “se les ha enseñado a seguir reprimiendo, sin poder expresar realmente su dolor”. Ella aconseja: “Sé amable contigo mismo y muestra algo de autocompasión”. Mantén las rutinas con alimentos saludables y duerme lo suficiente, cuando sea posible, especialmente para los niños.

Establece límites: si no tienes energía ni ánimos para el desfile de Acción de Gracias, no vayas. Deja que otros lleven a los niños o se queden en casa y lo vean juntos en la televisión. Las vacaciones no tienen que ser perfectas.

Si el espíritu navideño te abruma, tómate un descanso. Ve películas que no sean navideñas o sal a la naturaleza y aumenta tu bienestar al mismo tiempo.

Ten en cuenta que una decepción de enero a menudo ocurre cuando las festividades llegan a su fin, lo que hace que algunos se sientan deprimidos. Adopta el estado de ánimo más tranquilo como un momento para relajarte, recargar energías y recuperarte de la intensidad física y emocional de las últimas semanas.

Apuesta a la conexión: el antídoto para la pérdida es la unión, una que funcione para ti. Con la planificación, puedes sobrellevar la temporada y recordar a tus seres queridos según tus términos. Las conversaciones con tus hijos mientras manejas estos tiempos difíciles te acercarán a ellos, creando momentos que apreciar.

Traducido por José Silva

Noticias relacionadas