• ¿Quieres una pelea justa? Algunas parejas abogan por llevar la discusión a los mensajes de texto

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Love Comes and Goes, but a Screenshot Is Forever, original de The New York Times.

Un martes a principios de octubre, alrededor de las 5:00 pm, Robb Loeb estaba con su esposa, Jenn, en su casa de Atlanta, Estados Unidos, colgando una estantería. O mejor dicho, intentando colgar una estantería.

Según el relato de Jenn, el hombre estaba usando un nivelador que tenía polvo, lo que oscurecía el nivel real y hacía que el estante quedara torcido en la pared. Mientras que su esposo dijo que él había medido mal la longitud de la madera, lo que hizo que quedara desnivelado al colgarlo. 

Los dos estuvieron de acuerdo en lo que pasó después: Jenn, quien se considera “una persona directa”, señaló el problema; mientras que Robb, quien se describió a sí mismo como una “persona sensible y reactiva”, se ofendió de inmediato e interpretó la crítica de su esposa como un ataque personal.

Molestos, cada uno se fue a una habitación distinta, luego comenzaron a escribirse por teléfono. 

“Te tomas cada cosa que digo como un insulto”, escribió Jenn, de 37 años de edad.

“Tal vez deberías averiguar por qué lo hago”, respondió Robb, de 36 años de edad.

En un movimiento que puede sonar familiar para muchos, nombraron a sus terapeutas.

“Desde que nos conocimos, has visto a un terapeuta solo una vez”, escribió Robb

“Y tú aún reaccionas a todo”, respondió Jenn.

“Parece que uno de nosotros se está negando en trabajar en su comportamiento”, ​​respondió Loeb.

“He ido a múltiples consultas. No ha sido solo una vez. He estado trabajando en mí misma toda mi vida, amigo”, escribió Loeb.

“Amigo”, amiga.  

La pareja Loeb estaba participando en un ritual familiar que han enfrentado casi todos en una relación de cualquier tipo en 2022: la pelea por mensajes de texto.

Leer más  ¿El Banco de Venezuela está enviando un correo electrónico para informar sobre el bloqueo temporal de la cuenta?

Las peleas por mensajes de texto pueden ser divertidas. Cuando Tricia Ziebarth, de 54 años de edad, de Hudson, Wisconsin, estaba peleando con su hijo adolescente, este accidentalmente le respondió: “está bien, mami, tú ganas”, en lugar de “está bien, tú ganas”, admitiendo así que amaba a su madre. Las discusiones por texto también son un buen material para videos de humor online.

Discutir por mensajes puede ser práctico, para evitar gritar frente a los niños o frente al Servicio Secreto. (La primera dama de Estados Unidos, Jill Biden, admitió recientemente que ocasionalmente -prepárate- “peleaba por mensaje de texto” con su esposo cuando era vicepresidente). En inglés usan el neologismo fext que combina las palabras fight (pelear) y text (texto) para describir esos escenarios.

Estas peleas por mensajes de texto también pueden ser desgarradoras. Llegué a escuchar que varias personas informaron que su cónyuge o un familiar habían terminado un matrimonio por mensajes de texto.

Esta práctica puede convertirse en un arma, como en el caso de las “Real Housewives” de Bravo, que ahora aparecen regularmente en las reuniones con carpetas de peleas de texto impresas, también conocidas como “las evidencias”.

El fexting también mantiene ocupados a los terapeutas y abogados de divorcio.

“Ese tema aparece mucho en mis consultas jurídicas”, dijo Laura Wasser, la abogada de derecho familiar con sede en Los Ángeles, quien ha representado a Kim Kardashian, Britney Spears y muchas otras figuras conocidas. “Recibimos centímetros y centímetros de impresiones de mensajes de texto, que pueden contribuir en gran medida a proporcionarle evidencia al juez”.

¿Qué tan poderosa es esa clase de evidencia? “Es…”, la abogada Wasser hizo una breve pausa, casi como si estuviera recordando algo específico, “es poderoso”. Fotos, amenazas, admisiones desaconsejables, publicaciones erráticas en las redes sociales: todo esto puede contradecir la visión recatada de un ciudadano íntegro que se presenta en una sala del tribunal.

“Ahora el juez está viendo cómo se comunica realmente la persona”, dijo. “Ese es su verdadero yo”.

Leer más  La OMS declaró que el covid-19 sigue siendo una emergencia sanitaria internacional

El formato ciertamente tiene sus detractores. Según Debra Macleod, una mediadora matrimonial con sede en Calgary, Canadá, los mensajes de texto son “la peor forma de comunicación que la especie humana ha inventado”. En su práctica, ve parejas que imprimen cientos de páginas de mensajes esperando que ella los lea.

“Si la pareja ya tiene problemas, verás las cosas más desagradables”, confesó. “Yo estoy como, oh, Dios mío, esto es una locura”. Pelear por un mensaje de texto, aseguró, es una especie de compulsión para ciertas personas, una necesidad de obtener una respuesta ahora mismo en lugar de tener una conversación cara a cara. “Para mí, es parte de una cultura más amplia de querer esa respuesta inmediata”, dijo. “Hay una sensación de urgencia, en la que casi me enojo si no obtengo esa respuesta instantánea”.

Lo que ella le sugiere a sus clientes es una ruptura drástica de las comunicaciones basadas en mensajes de texto por completo, durante al menos tres meses. Si deben enviarse mensajes de texto, le pide a las parejas que se saluden, digan algo agradable y terminen la conversación con una despedida. “Trato de hacer esa regla, no que la gente siga las reglas”, afirmó.

Para ayudar a protegerse de las peleas por mensajes de texto, Wasser abogó por usar un portal especial, de lugares como Divorce.com, un servicio de divorcio en línea con el que trabaja, o WeParent. Estos sitios pueden transmitir mensajes entre ex que, por ejemplo, tienen hijos juntos. Wasser dice que una plataforma de comunicación más formalizada, que luego podría ser vista por un juez, a menudo “impide que las personas pierdan la cabeza”.

Sin embargo, para algunas personas, como los Loeb, no hay otra forma de pelear que enviarse mensajes de texto. La pareja se conoció en Match.com y pasaron una semana enviándose mensajes de texto antes de conocerse, cimentando su relación en las palabras.

Leer más  Las ofertas en comercios no fueron suficientes para atraer clientes durante el primer mes de 2023

Antes de la pandemia, sus horarios a menudo no coincidían, lo que significaba que uno de ellos llegaba a casa mientras el otro comenzaba a trabajar. Pero ahora, ambos trabajan en casa como consultores en diferentes firmas de contabilidad. Eso podría haber provocado más peleas en la vida real, pero no lo ha hecho: cuando comienzan a discutir, inmediatamente se retiran a espacios separados para pelear en las pantallas.

“Nuestras peleas comienzan como las de la gente normal: uno de nosotros puede gritar o gritar y, por lo general, el otro se marcha furioso. Ahí es cuando comienza el argumento por mensaje de texto”, dijo Robb Loeb. “Funciona bien para nosotros porque el texto evita que hablemos entre sí. Tienes la oportunidad de leer completamente lo que el otro ha dicho antes de responder”.

Su esposa, Jenn Loeb, estuvo de acuerdo al ser consultada en una entrevista aparte. “Tuvimos algunas peleas bastante importantes en persona antes de enviarnos mensajes de texto”, dijo. “Gritar es muy estimulante para mí y para Robb también”. Pero por mensajes de texto, hay “más espacio y tiempo” para explicar un malentendido.

Es raro encontrar a alguien que respalde las peleas por mensajes. Macleod prefiere permanecer escéptica. “Si eso funciona para ti, genial”, dijo. “¿Le darías ese consejo a otras personas? Ni en mil años. Pero es algo ineludible para muchas parejas. Esta técnica de llevar las discusiones al texto ha funcionado tan bien para los Loeb que a menudo la recomiendan a sus amigos.

La disputa de los Loeb terminó productivamente. Robb, de manera crucial, le dijo a Jenn “tenías razón”; y ella también reculó desde su repisa y notó que la habitación, en general, se veía bien con la estantería. Y luego vino la ofrenda de paz.

“¿Preferirías pasar la próxima hora limpiando o dando un paseo olfateando”, le preguntó Robb, refiriéndose a los perros olfateando en el parque. “O hacer ambas cosas”.

“Vamos a caminar”, respondió Jenn.

Así lo hicieron.

Traducido por José Silva

Noticias relacionadas