• El militar exige la visita de una comisión de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas

El teniente coronel Igbert Marín Chaparro cumplió este jueves 52 días en huelga de hambre para exigir respeto a sus derechos fundamentales, entre los que se encuentran poder “salir al sol” y recibir llamadas de sus familiares.

Además, el preso político pide la visita in situ de una comisión de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Así lo informó el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

Marín Chaparro no ve la luz del sol de manera regular, así como tampoco tiene acceso a atención médica ni recreación. Es por esta razón que el teniente coronel protagoniza su segunda huelga de hambre en el último año, a pesar del riesgo que esto implica para su propia vida”, indicó OVP.

La organización aseveró que el Estado venezolano es responsable por la vida de Marín Chaparro desde el primer día de su detención arbitraria. En este sentido, exigen garantías judiciales y el respeto por la vida y dignidad de todos los presos políticos en Venezuela.

Detención

El militar venzolano fue detenido en el año 2018 por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) y llevado a la sede en Boleita. Igbert fue acusado de liderar actos de conspiración contra el régimen de Nicolás Maduro.

La detención se realizó luego de que Igbert Marín Chaparro sostuviera una reunión con sus subalternos y jefes de instalaciones militares, quienes reclamaron mejores condiciones alimenticias y exigieron equipamiento para las unidades.

El 2 de marzo de 2018, Igbert Marín se reunió con el Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, a quien le repitió lo que había dicho en la reunión con los otros militares, en donde también denunciaron hechos de corrupción en el organismo.

El mismo día, Marín fue detenido.​ Se le acusó de “traición a la patria, instigación a la rebelión y acciones contra el decoro militar”.

Aunque la sentencia del teniente coronel indica que debía cumplir los siete años de reclusión en la cárcel de Ramo Verde, hasta la fecha su traslado no se ha concretado y se mantiene “arbitrariamente” privado de libertad en la sede del DGCIM.

“No lo dejen morir, por favor”

Nelly Chaparro, madre del teniente coronel Igbert José Marín Chaparro, alertó que “se sigue desestimando la acción (la huelga de hambre de su hijo) porque lo ven inquebrantable, pero no hay cuerpo que aguante por tanto tiempo”.

Leer más  La OMS declaró que el covid-19 sigue siendo una emergencia sanitaria internacional

La madre de Igbert indicó que el 16 de diciembre de 2022 se les permitió verlo y pudieron notar que Igbert tenía rasgos de deterioro físico. 

“Aunque su fortaleza física y espiritual se mantienen, para el 16 de diciembre que se nos permitió verlo, ya se notaban rasgos de deterioro físico. Me aterra el solo imaginar cómo ha de estar ahora”, dijo la madre en un video que publicó en las redes sociales.

Cuando Igbert Chaparro tenía 24 días de haber iniciado la huelga de hambre, su padre Igor Marín suplicó al régimen de Nicolás Maduro que no dejaran morir a su hijo.

“No dejen morir a nuestro hijo. Ya basta de tanta injusticia hacia un oficial que ha dedicado su vida dignamente a Venezuela”, aseveró.

Leer más  Un estudio demostró que la contaminación del tráfico afecta al cerebro

Huelgas de hambre

En noviembre del 2022, Tamara Suju, directora ejecutiva de Casla Institute, divulgó una carta en la que el teniente coronel anunció que iniciaría la huelga de hambre “indefinida”, por haber sido sometido a “varias y sistemáticas violaciones a los derechos humanos”.

En la misiva, Igbert indicó que ante el “empeoramiento progresivo” de sus condiciones y la ausencia de medidas orientadas al “cese de los constantes tratos crueles, inhumanos y degradantes”, decidió por segunda vez en un año, iniciar una huelga de hambre.

El 1º de diciembre de 2022, la abogada de Marín y miembro de la ONG Foro Penal, Stefania Migliorini, afirmó a la agencia de noticias EFE que al teniente se le están violando sus “garantías constitucionales cada día más”. 

Migliorini recordó que, en diciembre de 2021, el teniente mantuvo una huelga de hambre por 16 días, la cual levantó luego de que recibió la visita de una comisión de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU y esta llegó a acuerdos con el Estado venezolano. 

Leer más  ¿Cuánto debe ganar un ingeniero en Venezuela?

Sin embargo, la abogada sostuvo que el militar retomó su huelga de hambre debido a que los acuerdos iniciales solo se cumplieron por dos meses.

Entre los derechos que solicita Igbert Marín Chaparro para desistir de la huelga de hambre están: 

– Salir al sol.

– Realizar actividades de redención de pena (religiosas, académicas y deportivas).

– Periodicidad en el derecho a realizar llamadas telefónicas a sus hijos y familiares.

– Traslado a Ramo Verde, tal como fue dictaminado en su sentencia. 

Noticias relacionadas