• El músico Maximiliano Catoni aceptó en abril de 2022 el reto de transformar sus clases de música en una herramienta para ayudar a personas mayores

Todos los jueves los residentes del Hogar La Ponderosa se levantan temprano y siguen su rutina diaria con apoyo de los cuidadores, comen un plato de avena, oran, toman un desayuno más completo y comienzan sus terapias cognitivas y ocupacionales. No obstante, una hora antes del almuerzo reciben la visita de un profesor de música que les ofrece una terapia distinta. 

Maximiliano Catoni, o simplemente Max, como lo llaman en La Ponderosa, desde hace varios meses presta el servicio de musicoterapia en este centro de atención. En su espacio hay alrededor de 12 pacientes con trastornos neurocognitivos: alzhéimer, párkinson y huntington.

Musicoterapia Hogar La Ponderosa Centro Integral Atención Adulto Mayor Trastorno neurocognitivo atenciones especiales personas mayores de edad abuelos vejez ancianos Alzheimer El Diario Jose Daniel Ramos
Foto: Jose Daniel Ramos @danielj2511

Quienes trabajan de forma fija en el centro de atención han notado en las terapias de Maximiliano varios beneficios para los pacientes. Varios de los residentes saben el nombre del profesor, aunque se les dificulta recordar cómo se llaman sus cuidadores. Algunos han demostrado que todavía recuerdan cómo tocar los instrumentos que aprendieron a usar en el pasado. 

“Es muy chévere ver esas cosas, porque en estas sesiones estoy muy pendiente de las reacciones, las expresiones faciales y de cómo está llegando la actividad. Cuando una persona manejó algún instrumento es mucho más fácil el proceso porque está más conectado que otros”, dijo Maximiliano en entrevista para El Diario

El músico explicó que para estas sesiones ha investigado cuál fue la música que más se escuchaba cuando ellos eran jóvenes, porque la mayoría de los pacientes son más receptivos cuando las clases incluyen estos temas. 

Efectivamente, Maximiliano logró en una de sus sesiones que todos los pacientes cantaran al unísono “Besame mucho” (1940) de Consuelito Velazquez (1916-2005) y, minutos después, que entonaran y bailaran “La Bamba” (1958) de Ritchie Valens (1941-1959). 

Una sesión metódica 

Antes de que Maximiliano lograra hacer cantar a los residentes de La Ponderosa, se sentó con ellos en un círculo y comenzó la sesión con música clásica para hacer un calentamiento auditivo. 

Por lo general uso música clásica porque son composiciones cuya velocidad se parece mucho a la del corazón cuando estamos en reposo, que son como 60 a 70 latidos por minuto. Tratamos de igualar la respiración a la velocidad de la música, después vamos haciendo estiramientos con los brazos, las manos, los hombros, las piernas, los pies, los tobillos y ahí vamos moviendo como un calentamiento. Lo más importante es que vayan conectando el oído con lo que están haciendo y eso dura aproximadamente 10 minutos”, detalló el profesor. 
Musicoterapia Hogar La Ponderosa Centro Integral Atención Adulto Mayor Trastorno neurocognitivo atenciones especiales personas mayores de edad abuelos vejez ancianos Alzheimer El Diario Jose Daniel Ramos
Foto: Jose Daniel Ramos @danielj2511

Luego, Maximiliano dirige ejercicios de ritmo con aplausos y con palmadas en las puertas, lo que él describió como percusión corporal. Luego de varios minutos la mayoría se acopla al ritmo, aunque la velocidad le cuesta más a los pacientes de mayor edad. 

Leer más  #TeExplicamosElDía | Sábado 4 de febrero 

El músico llevó en un tobo negro varios instrumentos de percusión para entregarle a los residentes. Primero preguntó quién quería tocar los güiros, luego las maracas llaneras, las maracas de salsa y las panderetas. Con estos elementos retó a los pacientes a adivinar las canciones que él tocaba con su guitarra para que luego lo acompañaran cantando y tocando los instrumentos. 

Musicoterapia Hogar La Ponderosa Centro Integral Atención Adulto Mayor Trastorno neurocognitivo atenciones especiales personas mayores de edad abuelos vejez ancianos Alzheimer El Diario Jose Daniel Ramos
Foto: Jose Daniel Ramos @danielj2511

Como Maximiliano elige canciones acordes a los gustos de los pacientes, las sesiones terminan de forma amena, muchos de ellos expresan mejor sus emociones y algunos se animan a levantarse para bailar.

Una canción especial 

La sesión de musicoterapia del 12 de enero cerró al ritmo de “Ay que noche tan preciosa”, porque Carmen Quintero, una de las residentes, cumplió años ese día. Mientras la música sonaba, Carmen, con una corona en su cabeza, recibía el abrazo afectuoso de su hija.

Musicoterapia Hogar La Ponderosa Centro Integral Atención Adulto Mayor Trastorno neurocognitivo atenciones especiales personas mayores de edad abuelos vejez ancianos Alzheimer El Diario Jose Daniel Ramos
Carmen Quintero y su hija | Foto: Jose Daniel Ramos @danielj2511

El emotivo momento llevó a que varios de los residentes y los cuidadores mostraran igualmente su afecto hacia la cumpleañera. 

Leer más  Yarelbys Tua, la modelo venezolana que rompe los estereotipos sobre las personas con discapacidades

Maximiliano pidió a los familiares de Carmen, quienes decidieron celebrar en el Hogar La ponderosa, que los acompañaran en una última dinámica para cerrar la clase. 

Musicoterapia Hogar La Ponderosa Centro Integral Atención Adulto Mayor Trastorno neurocognitivo atenciones especiales personas mayores de edad abuelos vejez ancianos Alzheimer El Diario Jose Daniel Ramos
Foto: Jose Daniel Ramos @danielj2511

Se trataba de que dos grupos cantaran al mismo tiempo dos canciones siguiendo el mismo ritmo de la guitarra. Los temas eran “Compadre Pancho”, de Lorenzo Esteban Herrera (1896-1960), y “La Zapoara”, de Francisco Carreño (1910-1965).

Un espacio para los adultos con trastornos neurocognitivos 

Para María Edith Anselmi, directora operativa del Hogar la Ponderosa, la musicoterapia ha sido un gran aporte al trabajo que se hace en el centro de atención desde el año 2019. 

Musicoterapia Hogar La Ponderosa Centro Integral Atención Adulto Mayor Trastorno neurocognitivo atenciones especiales personas mayores de edad abuelos vejez ancianos Alzheimer El Diario Jose Daniel Ramos
María Edith Anselmi y Maximiliano Catoni | Foto: Jose Daniel Ramos @danielj2511

Anselmi es abogada de profesión, pero estuvo 12 años formándose de la mano del geriatra Aquiles Salas. Ambos conversaban sobre la falta de espacios para adultos mayores con trastornos neurocognitivos en Venezuela, por lo que concibieron este proyecto juntos. 

Cuando la idea tomó mayor forma, ambos buscaron una residencia que fuera grande, abierta y que pareciera un hogar en lugar de un centro médico. Esa búsqueda duró tres años, pero finalmente hallaron un espacio ideal en la Quinta Sofia, ubicada en Lomas de Las Mercedes (Caracas). 

Musicoterapia Hogar La Ponderosa Centro Integral Atención Adulto Mayor Trastorno neurocognitivo atenciones especiales personas mayores de edad abuelos vejez ancianos Alzheimer El Diario Jose Daniel Ramos
Foto: Jose Daniel Ramos @danielj2511

“Lo más importante era que se sintieran en casa y muchos de ellos dicen cuando se van a sus habitaciones ‘me voy a mi casa’. Abajo en las salas ellos son los que mandan, nosotros los persuadimos para que hagan las actividades y se los ofrecemos como algo divertido para que participen, pero en caso de que alguna vez ellos no quieran nosotros respetamos esa decisión”, expresó Anselmi en entrevista para El Diario

Musicoterapia Hogar La Ponderosa Centro Integral Atención Adulto Mayor Trastorno neurocognitivo atenciones especiales personas mayores de edad abuelos vejez ancianos Alzheimer El Diario Jose Daniel Ramos
Foto: Jose Daniel Ramos @danielj2511

Cómo llegó la musicoterapia al centro de atención

Anselmi contó que una de las actividades que más disfrutan los residentes es escuchar música, por lo que en los tiempos libres los cuidadores siempre apelaban a lo que encontraban en YouTube para entretenerlos. 

Leer más  #TeExplicamosLaSemana | Domingo 5 de febrero

Con el tiempo, algunos de los cuidadores comenzaron a tocar instrumentos como el cuatro y los tambores y se dieron cuenta de que ciertos pacientes sabían tocarlos, por lo que pensaron cómo podrían aprovechar esas habilidades. 

Maximiliano tiene un proyecto educativo llamado Music Works, con el que originalmente impartía clases de iniciación musical a niños de forma digital. Una de las psicólogas de La Ponderosa conocía a Maximiliano y le preguntó si su escuela prestaba ese servicio. 

Le dije que no, pero que podía intentarlo, antes ya había trabajado con niños con autismo y pensé que quizás podría ser algo parecido. Me puse a investigar y me preparé muy bien. Esta experiencia me ha dado la práctica y el impulso para emprender una investigación profunda sobre el uso de la música en este tipo de situaciones”, relató Maximiliano. 
Musicoterapia Hogar La Ponderosa Centro Integral Atención Adulto Mayor Trastorno neurocognitivo atenciones especiales personas mayores de edad abuelos vejez ancianos Alzheimer El Diario Jose Daniel Ramos
Foto: Jose Daniel Ramos @danielj2511

El profesor recuerda que durante su primera sesión llegó muy asustado al centro de atención por su inexperiencia. Admitió que el miedo lo obligó a prepararse en exceso, aunque aseguró que el resultado superó sus expectativas. 

Maximiliano insistió en que una de las principales enseñanzas que le ha dejado esta experiencia es que la música es la expresión artística más social que existe, por lo que debe estar presente en la vida de quienes van perdiendo esas habilidades. 

“Simplemente por el hecho de que escuchas música,  bailas y que cuando bailas puedes hacerlo con alguien, eso motiva a la comunicación. La sociabilidad es una de las cosas que primero va perdiendo el adulto mayor y es una de las cosas que más daño les hace”, expresó.

Musicoterapia Hogar La Ponderosa Centro Integral Atención Adulto Mayor Trastorno neurocognitivo atenciones especiales personas mayores de edad abuelos vejez ancianos Alzheimer El Diario Jose Daniel Ramos
Foto: Jose Daniel Ramos @danielj2511

El músico indicó que la enseñanza de la música, sin necesidad de que el objetivo sea convertirse en artista, debería ser fundamental para la vida y la salud de todos los seres humanos sin importar su edad o condición.

Noticias relacionadas