-- Publicidad --
  • El equipo de El Diario conversó con dos abogadas para conocer cómo el padre puede actuar ante las violaciones a sus derechos y las razones por las cuales se puede privar la patria de potestad

Tras un divorcio o una separación de hecho, las exparejas con hijos en común comienzan un camino de conciliación familiar para llegar a acuerdos que beneficien a todas las partes. Esto en busca de que la decisión de los padres no afecte psicológica y moralmente la vida de los hijos. 

Aunque las leyes indican que ambos padres pueden tener la patria potestad sobre sus hijos, algunas madres se apoyan en la guarda y custodia del menor de edad para no permitir, por diferentes razones, que el padre vea al o los niños.

La abogada María Angélica Moreno explicó para El Diario que la convivencia familiar está tipificada dentro de la ley, por lo que no es legal que una madre prohíba al padre las visitas a los hijos, ya que de esa forma se estaría incumpliendo el régimen de la responsabilidad de crianza del niño e infringiendo en el interés superior de los niños, niñas y adolescentes.

Sostuvo que ambos padres, según sea el caso, pueden acudir a diferentes instancias para denunciar o exponer que se le está impidiendo el derecho de visita y convivencia con sus hijos.  

-- Publicidad --
¿Qué hacer si se vulnera el derecho del padre a ver a un hijo?

Acciones que puede tomar un padre tras la vulneración de sus derechos

La jurista María Angélica Moreno precisó que cuando se vulnera el derecho al padre de ver a sus hijos, este puede acudir a los tribunales de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes o al Ministerio Público para dar a conocer su caso con el fin de que se pueda obligar a la madre a cumplir con los acuerdos. 

“Al acudir ante la Fiscalía, esta hace un llamado a la madre para preguntar por qué no está permitiendo que el padre tenga comunicación efectiva con sus hijos. Si el caso es porque el padre no está pasando dinero o no el suficiente, esa no es razón o motivo para incumplir con la responsabilidad de crianza en relación de padre e hijos”, detalló. 

Moreno indicó que la ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente (Lopnna) estipula que en el caso de que uno de los padres no logre cumplir con dar la alimentación o manutención, pueden acudir a familiares cercanos que lo puedan apoyar para cumplir con ese aspecto hasta que se solucione su situación.

Buscar la conciliación y llegar a acuerdos

Achait Díaz, abogada especialista en el derecho de familia y de la niñez, explicó para El Diario que en los casos en donde la mujer, tras la separación, le prohíbe al hombre ver a sus hijos, este puede buscar agotar la fase conciliatoria para llegar a un acuerdo sin necesidad de ir a un tribunal o iniciar un procedimiento judicial.

Sobre los procedimientos en tribunales, indicó que las personas una vez que acuden a estas instancias administrativas pueden llegar a un acuerdo en donde se establecen las instituciones familiares de régimen de convivencia familiar, obligación de manutención y custodia.

En dado caso que no se llegue a ningún acuerdo, pues esto hay que elevarlo a instancias judiciales y hay que iniciar una demanda de régimen de convivencia familiar y a su vez una oferta de obligación de manutención. Para que haya constancia de que el padre tiene la intención de cumplir con los deberes inherentes a la patria potestad”, detalló. 

Sin embargo, la especialista aseveró que todos esos procedimientos se pueden evitar teniendo una relación sana con la madre de los hijos, independientemente de que la ruptura haya sido negativa, puesto que se debe poner como prioridad a los niños, niñas y adolescentes. 

¿Qué hacer si se vulnera el derecho del padre a ver a un hijo?

¿En qué casos un padre puede perder el derecho de ver a sus hijos?

La abogada María Angélica Moreno sostuvo que un padre puede perder el derecho de ver a sus hijos solo cuando se le prive la patria potestad. En este sentido, señaló que solo existen tres motivos para que esto suceda, uno de ellos es que el progenitor quede privado de libertad por algún delito.

“Fijada la sentencia sobre una persona que haya cometido delitos penales, cesa momentáneamente durante el tiempo de la privación de libertad la patria potestad. Esto quiere decir que quien quede con la guardia y custodia del niño, puede viajar fuera del país con el menor de edad sin pedir autorización al otro padre”, explicó.

La especialista indicó que la otra razón por la que se puede privar la patria potestad es porque se descubra que el padre o madre ha conllevado al niño a situaciones ilegales como la prostitución o que lo obliguen a la venta o consumo de estupefacientes.

La tercera razón es que se determine que el niño está siendo víctima de abuso sexual o psicológico por parte de uno de sus padres. 

“Todas esas cosas que puedan dañar el desarrollo emocional, psicológico, o conllevar trastornos al niño, son causales justas para privarle la patria potestad a cualquiera de los padres”, aseveró. 

Por su parte, la abogada Achait Díaz indicó que para que eso suceda, el padre y el niño se tienen que exponer a diferentes evaluaciones por parte de un equipo multidisciplinario del tribunal, para ver si, a ciencia cierta, el niño está siendo perjudicado.

Un padre no puede perder el derecho de ver a sus hijos a menos de que haya una causa irrefutable que realmente esté perjudicando el crecimiento integral del niño”, coincidió.

La maternidad y paternidad va más allá de lo establecido en la ley

La jurista Achait Díaz comentó que en el ámbito del derecho a la familia, la maternidad y la paternidad va más allá de lo establecido en la ley o lo que dictaminó un tribunal.

“La maternidad y la paternidad debe nacer y salir del corazón de los progenitores (…) Esta nace de una serie de valores, de principios y evidentemente partiendo del núcleo principal que es el amor”, resaltó.

En este sentido, precisó que el deber principal de cada padre, una vez que son divorciados, es conservar esos principios y valores, así como la intención de cada uno en hacer de que ese hijo sea una buena persona. 

La abogada insistió que es importante que los padres tengan una buena gestión emocional, de manera que puedan inculcar a sus hijos gestión emocional efectiva posdivorcio. “¿Por qué? Porque sea el divorcio traumático o de mutuo acuerdo, no deja de perjudicar o tener un impacto en la vida de los niños”, agregó. 

Díaz destacó que la patria potestad es un derecho irrefutable de ambos padres, así como el régimen de convivencia familiar, las obligaciones de manutención y todo lo establecido en la Lopnna. 

Puntualizó que los padres deben dar cumplimiento fiel a los derechos que tienen los niños, niñas y adolescentes, incluyendo el derecho al esparcimiento, a la libertad de tránsito y a la recreación. 

Sobre ese tema, indicó que si uno de los padres no autoriza y se opone a un viaje por un motivo que no es válido, se le estaría vulnerando los derechos del niño. 

Lo mejor que puede hacer cada progenitor para darle cumplimiento a los derechos y los deberes, que van atados a sus hijos, es partir del amor, el respeto, la educación, la comunicación y la solidaridad”, agregó. 
¿Qué hacer si se vulnera el derecho del padre a ver a un hijo?

Convivencia familiar

Achait Díaz recordó que una vez se disuelve el vínculo matrimonial, se establece una institución familiar que sigue siendo un deber irrefutable e irrenunciable por parte de los progenitores.

Para la especialista, es importante que ambos padres cumplan con sus derechos y deberes con sus hijos. En este sentido, indicó que no debería privarse al niño de ver y compartir con su padre no custodio, así como con los familiares.

Díaz agregó que el régimen de convivencia familiar, amparado en el artículo 27 de la Lopnna, establece que todo niño tiene derecho irrefutable de compartir con su familia de origen.

“Todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a mantener, de forma regular y permanente, relaciones personales y contacto directo con su padre y madre, aun cuando exista separación entre éstos, salvo que ello sea contrario a su interés superior”, se lee en el articulo.

Por su parte, Maria Angélica Moreno destacó que cuando los niños cumplen 7 años de edad se les puede dar también el derecho a la pernocta en los días de visita o de compartir con su padre. 

Ambas abogadas coinciden en que los padres deben gestionar sus emociones y pensar en pro del beneficio de los hijos. Además, resaltan que las decisiones de los progenitores no pueden incumplir con lo establecido en las leyes que protegen y son garantes del bienestar de los niños, niñas y adolescentes. 

Noticias relacionadas