• El abogado constitucionalista José Vicente Haro afirma que es un intento más por parte de Nicolás Maduro para controlar una negociación con partes de la oposición venezolana que siempre han respondido “a la órbita del régimen”

Luego de que el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, anunciara este lunes el fin del diálogo auspiciado por Noruega y Barbados, el régimen de Nicolás Maduro sentó las bases para un nuevo proceso de diálogo con dirigentes de oposición que no forman parte de la principal alianza opositora.

La Casa Amarilla, sede de la Cancillería de Venezuela, fue el escenario para dar inicio al Acuerdo de la Mesa de Diálogo Nacional, a donde acudió el cuerpo diplomático acreditado en Venezuela, entre ellos el nuncio apostólico en representación del Vaticano y representantes de la Unión Europea, quienes se retiraron del acto.

Por parte del grupo de Maduro, los que firmaron el acuerdo fueron Delcy Rodríguez y Jorge Rodríguez. Los representantes de partidos de oposición que suscribieron fueron Claudio Fermín (del partido Soluciones para Venezuela), Timoteo Zambrano (del partido Zambrano Cambiemos) y Luis Romero (de Avanzada Progresista).

blank
Foto: AVN

El abogado constitucionalista y profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV), José Vicente Haro, comentó para El Diario que este nuevo proceso de diálogo no se puede considerar como tal, debido a que solo es una conversación entre el régimen de Nicolás Maduro y algunas personas que se dicen llamar opositores, pero que realmente “siempre han estado” alrededor del chavismo.

“No puede considerarse eso como un proceso de diálogo si allí no hay una representación legítima de los ciudadanos que a su vez están representados por los diputados de la Asamblea Nacional (AN). Allí lo que vimos fue la presencia de algunas personas que se están atribuyendo el carácter de representantes de la oposición”, expresó.

El especialista considera que no se le puede llamar “mesa de diálogo” a dicho proceso “sino una conversación entre Nicolás Maduro y su régimen con algunas personas que siempre han estado en la órbita del régimen”.

La noche de este lunes Maduro afirmó que los acuerdos pautados para la mesa de diálogo son un paso “acertado” que va a abrir todas las puertas para el “diálogo por la paz del país”. También dijo que es “algo muy importante” porque va a “permitir la convivencia entre sectores importantes de la oposición y las fuerzas bolivarianas”.

Ante esto, Haro afirma que el régimen demuestra que no pudo ejercer control sobre la mesa de negociación permanente que se estableció en Barbados y en Oslo. “Le interesa al régimen de Nicolás Maduro tener ese control como lo ha tenido en el pasado, en otras ocasiones, a través, — por ejemplo — , de la figura de Rodríguez Zapatero, y como no lo tiene, ha creado trajes a la medida con esta, entre comillas, mesa de diálogo”, aseguró.

¿Qué sucederá con la ANC?

El presidente de la ANC, Diosdado Cabello calificó como una noticia extraordinaria el comienzo del nuevo proceso de diálogo y dijo que por la paz del país están dispuestos a ir al Parlamento (al que según el chavismo y el Tribunal Supremo de Justicia afín a Maduro se encuentra en “desacato”) y a incorporarse “sin ningún problema”.

blank
Foto cortesía

Por su parte, Haro explicó que el documento suscrito este lunes en la Casa Amarilla “preocupa muchísimo” porque lejos de acordar la disolución de la ilegítima constituyente, “lo que se hace es reconocerla y tratar de darle juicios políticos que no tiene y darle alguna legitimidad que no tiene, incluso reconocer a la Comisión de la Verdad que también es ilegítima y está usurpando funciones de otros poderes públicos”.

Si regresan los diputados chavistas ¿qué se puede esperar?

Según el abogado constitucionalista, los diputados que integran el PSUV, además de otros legisladores afines a Maduro electos en 2015 han incurrido en una causa llamada “abandono del cargo”.

“La mayoría de estas personas electas han aceptado otros cargos públicos en alcaldías, gobernaciones, etc., cargos incluso en el Ejecutivo de Nicolás Maduro, cargos en la ilegítima ANC, que por cierto ha atacado la institucionalidad parlamentaria y por ello han perdido esa cualidad” de legitimidad, de acuerdo con Haro. “La Constitución de la República expresamente señala que si los diputados aceptan otros cargos públicos son despojados de su investidura”, recordó.

Dijo también que ahí es donde le corresponde a la plenaria de la Asamblea Nacional discutir e incluir en el orden del día qué se va a hacer con esas personas que perdieron sus cualidades de parlamentarios por abandono del cargo.

“Se debe discutir, calificar a los miembros de la AN y precisar la situación de estas personas. Estas personas ya no son diputados a la AN a los efectos constitucionales, políticos y legales, incluso a los efectos del quórum y de la representación política en el parlamento” sentenció.

El lunes en la tarde, voceros del movimiento Frente Amplio, en una rueda de prensa, calificaron como “un show” la instalación de una nueva mesa de diálogo. La diputada Delsa Solórzano señaló que el documento que se firmó tiene como objetivos “sostener a Nicolás Maduro en el poder y realizar unas falsas elecciones parlamentarias”.

Haro expresó que no cree que la comunidad internacional reconozca este nuevo proceso. “Estoy seguro de que esto que se está presentando con la nueva mesa de negociación no va a tener receptividad alguna en la comunidad internacional. Si va a hacer algo la comunidad internacional será reiterar el apoyo a la Asamblea Nacional y a Juan Guaidó”.

También resaltó que no ve posibilidades de que los países que han impuesto sanciones al régimen de Maduro hagan eco de lo que se pide en el documento respecto a este tema.

“Yo creo que incluso la política de las sanciones se va a incrementar, especialmente por parte de Estados Unidos, porque es la política que ellos han decidido asumir”, sostuvo el especialista, quien además manifestó que el documento suscrito en la Cancillería “simplemente son palabras al aire que no tendrán efectos”.

Noticias relacionadas