• La adolescente sueca de 16 años de edad ha sido postulada a varias condecoraciones en todo el mundo, como el premio al héroe juvenil del medio ambiente del año 2018, patrocinado por World Nature’s Fund, que recibió junto a otros dos ganadores

Greta Thunberg subió al estrado de la cumbre de la ONU sobre Cambio Climático y Sanidad Universal y a la Asamblea General de Naciones Unidas para dar un discurso que enmudeció a los mandatarios presentes en la reunión. La voz rasgada, el llanto asomándose y la intención de arropar al mundo entero con el sentimiento de culpa al mostrar una llaga que diariamente se palpa, hicieron de la intervención de la adolescente, de 16 años de edad, un momento de desequilibrio mundial.

“Todo está mal. No debería estar aquí arriba. Debería estar de vuelta en la escuela, al otro lado del océano. Y aún así nos piden esperanza a los más jóvenes. ¿Cómo se atreven? Me han robado mis sueños, mi infancia, con sus palabras vacías”, exclamó ante la mirada del mundo la joven proveniente de Suecia, quien realiza un llamado de atención ante la acelerada destrucción del mundo.

La retórica de Thunberg frente a varios líderes mundiales y referentes empresariales auparon el motivo de dicha cumbre: el miedo ante el avance del cambio climático. De esta forma, varios líderes como el presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, comenzaron a tomar en cuenta las voces jóvenes y sus requerimientos.

Además, el discurso de dos minutos de duración de Thunberg, con una sostenida voz quebrada, eclipsó las intervenciones de la canciller alemana, Angela Merkel; del presidente francés, Emmanuel Macron, y del presidente indio, Narendra Modi. La atención que acaparó la oradora fue sorpresiva por la rápida difusión mundial de sus ideales, así como por su talante certero en ocasiones y populista en otras.

El objetivo principal de la cumbre propuesta por el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, es evitar el aumento de la temperatura global y reducir la emisión de gases invernaderos a 1,5 grados respecto a los registros presentados en la era industrial.

Fuente: AFP

“Nos están fallando. Pero los jóvenes están empezando a entender su traición. Los ojos de todas las generaciones futuras están sobre ustedes. Y si eligen fallarnos, nunca los perdonaremos”, sentenció Greta al finalizar su discurso.

Inicios de Greta Thunberg

Además de sus potentes discursos, con los que genera una fuerte retórica en contra de los intereses económicos del mundo, Greta Thunberg dio a conocerse a mediados del año 2018 cuando decidió protestar los días viernes en la entrada del parlamento sueco. Se sentaba, con una chaqueta amarilla, su cabello trenzado y una pancarta en la que se leía: “Huelga escolar para el cambio climático”, para reclamar la activación de los planes medioambientales.

Foto: The Independent

Thunberg se transformó en un referente para los jóvenes preocupados por un futuro cada día más inestable, y de esta forma empezó a recorrer el continente europeo para difundir sus ideales y colaborar con las protestas juveniles que comenzaban a surgir en varios países como Polonia y Australia.

Fue invitada a participar en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP24) del año 2018, donde ofreció un discurso que se hizo viral a través de las redes sociales y fue difundido por grandes personalidades de la política mundial, como el senador estadounidense Bernie Sanders.

“Ustedes dicen que aman a sus hijos por encima de todo, pero les están robando su futuro ante sus propios ojos”, exclamó Thunberg en la COP24 realizada en Polonia, mientras agregó que “solo hablan sobre seguir adelante con las mismas malas ideas que nos metieron en este desastre, incluso cuando lo único sensato que pueden hacer es poner el freno de emergencia. No son lo suficientemente maduros para decir las cosas como son. Incluso esa carga nos la dejan a nosotros, los niños. Pero a mí no me importa ser popular”.

Foto: Mattias Nutt

El 26 de enero de 2019 Thunberg participó en una sesión llamada “Preparándonos para la alteración climática”, que tuvo lugar en el Fondo Económico Mundial, con sede en Davos, Suiza, junto a varios representantes políticos y líderes económicos del planeta. La llegada de Greta Thunberg a la conferencia generó un movimiento de masas ante los problemas que se iban a discutir, sobre todo ante la posición asumida por los gobiernos europeos frente a dicho tema.

“En Davos a la gente le gusta hablar sobre el éxito, pero su éxito financiero ha tenido un precio inimaginable, y en cuanto al cambio climático, debemos reconocer que hemos fracasado. Todos los movimientos políticos, en su forma actual, ya lo han hecho, y los medios de comunicación no han logrado generar una mayor conciencia pública sobre el tema. Pero el homo sapiens aún no ha fallado. Sí, estamos fallando, pero todavía hay tiempo para cambiar todo”, afirmó Thunberg en esa oportunidad.

Otro de los hitos en la trayectoria de la joven sueca, quien en apenas un año se convirtió en el icono de los esfuerzos contra el avance de la contaminación adelantados por los jóvenes del planeta, fue la marcha mundial por el cambio climático que se realizó el 15 de mayo de 2019. Esta iniciativa movilizó a millones de personas en todo el globo, desde Hong Kong hasta México D.F., para alzar la voz en contra de la pasividad de los gobiernos en materia de políticas ambientales.

Protesta en Hong Kong | Foto: Reuters

Esta manifestación fue ideada, encabezada y difundida por FridayForFuture, una organización manejada por Greta Thunberg que tiene como finalidad unificar la lucha medioambiental en el mundo. En esa ocasión se movilizaron más de 2.000.000 de personas en 2.000 manifestaciones en 123 países del mundo.

El poder discursivo de Greta Thunberg, quien padece el Síndrome de Asperger — que dificulta la interacción verbal y no verbal del individuo — , es concreto y abrasivo.

La figura de esta adolescente se difunde por todo el mundo y genera discusiones y dudas ante el funcionamiento de los gobiernos en la “lucha” contra el deterioro del planeta Tierra.

Foto: EFE — Brasil.

La joven ha sido postulada a varias condecoraciones en todo el orbe, como el premio al héroe juvenil del medio ambiente correspondiente al año 2018, patrocinado por World Nature’s Fund, el cual recibió junto a otros dos ganadores. Además, la revista Times incluyó a Thunberg entre los 100 personajes más influyentes del año 2019, y los periódicos Aftonbladet y Expressen la posicionaron como la Mujer del Año en Suecia.

De igual manera, Amnistía Internacional le otorgó el premio anual de Embajador de Conciencia y la Universidad de Mons, en Bélgica, la condecoró con el Doctorado Honoris Causa.

¿Existen intereses económicos y de poder detrás de la figura de Greta Thunberg?

La joven sueca, hija de Svante Thunberg y Malena Ernman, ha obtenido una considerable difusión alrededor del mundo, lo que acarrea opiniones contrarias y la desacreditación de su imagen. El nivel de exposición que ha tenido en el último año podría generar reacciones perjudiciales para la salud mental y física de la activista.

Foto: Getty Images

Los argumentos de las personas que desconfían de Thunberg están dirigidos a sus sentencias radicales, a las críticas al mercado productivo como una de las principales razones para la creación de gases invernaderos en todo el mundo, y a su función como estrategia política y económica de algunos empresarios de izquierda del continente europeo.

The Times publicó un extenso reportaje en el que establece que el activismo de Greta Thunberg, además de plantear un cambio positivo en el mundo, se sostiene en los intereses económicos de los “lobbies” de la energía sustentable, es decir, colectivos de empresarios que realizan acciones o financian movimientos para presionar a la administración pública y, posteriormente, ser las empresas beneficiadas con los contratos gubernamentales.

Dominic Green, periodista de The Times, plantea en el artículo que “el fenómeno Greta también ha involucrado a lobistas verdes, relaciones públicas, eco-académicos y un grupo de expertos fundado por una rica ex ministra socialdemócrata de Suecia con vínculos con las compañías de energía del país. Estas compañías se están preparando para la mayor bonanza de contratos gubernamentales de la historia: la ecologización de las economías occidentales. Greta, lo sepan o no ella y sus padres, es la cara de su estrategia política”.

Las dudas sobre el posicionamiento orgánico de la figura de Greta Thunberg han tomado cada día más fuerza, porque el inicio de su popularidad en redes sociales ocurrió cuando Ingmar Rentzhog, fundador de la plataforma We Don’t Have Time, pasaba frente al parlamento sueco y le tomó una foto a la joven que protestaba todos los viernes en ese mismo lugar. Luego, el empresario subió la foto a su perfil de Facebook y se viralizó rápidamente. Este fue el primer referente de la explosiva popularidad de Thunberg. Y aunque Rentzhog afirmó que conoció a Greta ese día, cuando vio su protesta, luego aseguró que había conocido a su madre cuatro meses antes.

Los padres de Greta Thunberg han negado la presencia de intereses económicos en el activismo de su hija, pero sus propuestas generan diferencias en el mercado energético y favorecen a un grupo específico de empresarios como Rentzhog y Bo Thoren, fundador de Fossil Free Dalsland, una empresa de energía renovable.

La autenticidad del discurso de Greta responde a la necesidad que tiene la humanidad de contrarrestar el avance de la destrucción del planeta. Los jóvenes, aunque parecieran ingenuos para analizar un espectro de sucesos tan grande, son aquellos que poseen el miedo más fuerte ante el cambio climático, porque el mundo que habitarán estará plagado de problemas. La intervención de intereses económicos en los movimientos sociales son prácticamente imposibles de evitar y, ahora mismo, este aspecto es una de las grandes críticas que enfrenta la joven sueca.

Noticias relacionadas