• Carlos Carrasco obtuvo el Premio Roberto Clemente por su destacada labor en el campo deportivo y su apoyo a las comunidades más vulnerables

Carlos Carrasco, uno de los más reconocidos pitchers venezolanos de la actualidad, ha enfrentado victoriosamente a los mejores bateadores de las Grandes Ligas, pero esta vez ha tenido un rival mucho más difícil que vencer: el cáncer.

El pasado mes de junio el jugador entró a la lista de lesionados y fue separado de la plantilla del equipo tras anunciar que padecía una grave afección sanguínea. Al mes siguiente, el lanzador criollo anunció en una entrevista que sufría de leucemia, por lo que estaría alejado de los campos de béisbol.

Específicamente, padece leucemia mieloide crónica (CML), también conocida como leucemia mielógena crónica, un tipo de cáncer que se origina en determinadas células productoras de sangre de la médula ósea, según la Sociedad Americana contra el Cáncer.

“La leucemia es la razón por la que no estoy jugando ahora mismo, pero me voy a reintegrar a las prácticas de Cleveland a finales de julio”, informó Carrasco.

Luchar contra el cáncer

blank
Foto: Instagram @Cookie_Carrasco

El pelotero recibió apoyo de sus seguidores y también de los demás jugadores, quienes se unieron para enviarle un mensaje de apoyo y fuerza en medio de momentos tan complejos.

Uno de los mensajes de solidaridad más emotivos fue el de Andrés Galarraga, bateador venezolano que también padeció cáncer cuando jugaba en las Grandes Ligas durante el año 1999, pero que luego retornó al campo tras vencer la enfermedad.

Tras una ardua rehabilitación de dos meses, Carrasco retornó al diamante. El pasado 19 de agosto tuvo su apertura de regreso con el equipo doble A, filial de los Indios de Cleveland, en la que trabajó por un inning de labor y retiró a los tres bateadores.

Tras ponchar al último, fue ovacionado por el público y se fue a su dugout, esbozando una sonrisa que tiene un valor especial: el de su regreso a la lomita.

Asimismo, el pelotero de 32 años de edad tuvo un par de aperturas más en las Ligas Menores, donde logró un total de 3.2 entradas lanzadas, con dos hits permitidos, una carrera y seis bateadores abanicados.

El venezolano regresó al montículo de las Grandes Ligas el 1° de septiembre, en el estadio Tropicana Field de Tampa Bay. Allí el pitcher fue ovacionado por la banca de ambos equipos, mientras la fanaticada visitante aplaudió de pie al lanzador rival, quien fue abrazado por un compañero de equipo. Tras respirar hondo se dispuso a lanzar una vez más, como lo ha hecho en sus 10 temporadas anteriores, todas con el equipo de Cleveland.

Una batalla que va más allá del campo de béisbol

blank
Foto: @Cookie_Carrasco

Carlos Carrasco no solo es conocido por su desempeño dentro del diamante de béisbol, sino también por su trabajo con fundaciones y por la ayuda que presta a las comunidades más necesitadas.

Ayuda fuera del diamante. Fuera de temporada, cada domingo Carlos y su esposa cocinan y donan 500 almuerzos a las personas que no tienen hogar en la localidad de Tampa, Florida.

El venezolano impulsa la Fundación Carlos Carrasco, con sedes en Estados Unidos y Venezuela, cuya misión es mejorar la vida de niños en riesgo. Para la fecha, son incontables las horas que el lanzador y su esposa Karry Carrasco han invertido en entregar personalmente las donaciones a las comunidades más necesitadas.

La labor humanitaria de Carrasco y su familia no comenzó a raíz de de la leucemia del beisbolista, sino mucho antes, en el año 2014, cuando su hija de 4 años de edad preguntó, con lágrimas en los ojos, si podía donar su cabello a los niños que sufrían cáncer.

De igual forma, ha entregado insumos, medicinas y alimentos, como una manera de paliar la grave crisis humanitaria que viven los venezolanos.

El pasado mes de mayo Carrasco donó 300.000 dólares a Casa Venezuela, un espacio ubicado en Cúcuta, Colombia, en el que, además de dar alimentación, informan a los inmigrantes sobre la ruta que deben seguir para su establecimiento en el país vecino.

Prestigio venezolano

blank
Foto: MLB

El 26 de octubre y previo a la ceremonia de inauguración del cuarto juego de la Serie Mundial 2019, Carrasco se convirtió en el primer venezolano en recibir el Premio Roberto Clemente. El galardón reconoce el trabajo de los peloteros que comprenden el valor de ayudar a los demás y es por ello que el beisbolista criollo fue honrado unánimemente con tal distinción.

Entretanto, el pelotero continuará su lucha contra el cáncer como si estuviera en el montículo de un juego en el que busca ponchar a su máximo rival. A través de sus fundaciones seguirá contribuyendo, ayudando y contando su historia a muchas personas quienes, al igual que él, han sido afectadas por esta enfermedad y se mantienen en la batalla por la vida.

Noticias relacionadas