• Precios en dólares, numerosas personas viendo tiendas, pocas de ellas comprando, conforman el panorama en la capital antes de la Navidad. En El Diario logramos conversar con algunos encargados de comercios y algunos venezolanos en relación con las ventas durante estas fechas decembrinas 

Es  diciembre y hay quienes acuden a los centros comerciales para hacer compras de último momento. Carteles color naranja y verde fluorescente anuncian algunas ofertas en dólares. Y los pasillos de uno de los centros comerciales se llenaron de personas en vísperas de navidad. 

Las fotos están prohibidas y para poder realizarlas se debe hablar con la administración. Un seguridad se acerca y obliga a borrar una foto que plasmaba el precio de 10$ de una camisa para bebé, en una juguetería pequeña y poco surtida del lugar. Una empleada del sitio asegura que este año las ventas han caído porque en el diciembre anterior —para la fecha— todo había sido vendido. 

“Ha habido movimiento, pero no como lo esperabamos”, aseguró Genesis Zambrano, mientras sus compañeros exigían que se eliminará el material. 

En el segundo piso del centro comercial, dos niñas de 13 años iban acompañadas de su prima mayor para poder comprar el estreno de estas festividades. Una de ellas se probó en el pasillo un sweater negro deportivo, y se lo quitó con prisa. Yoselin Bello, resposable de las menores de edad en el establecimiento, asegura que solo están viendo, pero que los precios le parecieron accesibles.

blank
Foto: Víctor Salazar

En noviembre, Nicolás Maduro reconoció la dolarización en el país durante una entrevista con José Vicente Rangel asegurando que servía como «válvula de escape» ante la crisis venezolana. «Venezuela siempre va a tener su moneda (…) vamos a tener siempre el bolívar, y vamos a recuperarlo y vamos a defenderlo».

Un estudio de la consultora económica Ecoanalítica estimó que las transacciones en dólares en Venezuela alcanza más del 53% de su totalidad, un hecho que surge como respuesta ante la pérdida de valor de la moneda nacional en el país donde,  de acuerdo con el Banco Central de Venezuela, la hiperinflación cerró por encima de 130.000% en el año 2018.

A José Gómez, médico de profesión, quien llevaba dos meses fuera de Venezuela, la movida navideña lo sorprendió por tres razones: los precios están reflejado en dólares, hay muchas personas circulando, pero pocas comprando y el abastecimiento de productos le resulta mayor en comparación con la temporada en la que dejó el país. 

“Los precios los vi alto en comparación con mucha mercancía que vi afuera de Venezuela.  Por ejemplo: aquí un balón de fútbol cuesta entre 55 y 60 dólares. Sin embargo, acabo de comprar uno para mi hijo en el Camp Nou -en Barcelona, España- y me costó 35 euros. La diferencia fue notable, pero es parte del precio que se paga por operar fuera de la economía normal. Al no tener competencia y no funcionar con los mecanismos normales se termina pagando un precio muchísimo más alto”, explica el venezolano en medio de uno de los pasillos concurridos de un centro comercial de la ciudad de Caracas.  

blank
Foto: Víctor Salazar

En el Tolón los pasillos, las tiendas y la feria tenían poca afluencia durante la mañana de este lunes 23 de diciembre. Unas mellizas sentadas en uno de los muebles de descanso del centro comercial revisaban sus bolsas de compras. Cada una tenía dos. “Los precios no estaban tan caros como pensaban que estarían”, aseguraron ambas.

En el Centro Comercial Ciudad Tamanaco (CCCT). Alirio Ceballos llevaba una bolsa “con los regalos del niño Jesús” como parte de las compras navideñas de última hora. A el comerciante, de 53 años de edad, le parecieron “fatales” los precios.  “Todo dolarizado, un país dolarizado ya. Yo pago al cambio, en bolívares”.  

blank
Foto Victor Salazar

En una de las jugueterías del CCCT, la encargada del sitio, aseguró que la afluencia de personas se ha mantenido a pesar de que hay días en los que es baja. “Hay compras de cantidades de dinero fuertes. Las ventas han estado buenas desde el fin de semana”, asegura la venezolana mientras destaca que este año el local ha tenido buenos ingresos. 

Luis García, trabajador de una tienda de electrónica, asegura que en comparación con el diciembre pasado las ventas no han sido lo que esperaban. “Esperábamos vender el doble que el año pasado y hemos vendido la mitad. Supongo que por la situación país y porque recién hubo un Viernes Negro. Sin embargo, no hay un día en que no se venda. Nuestro mejor mes fue octubre y diciembre aún no lo iguala”.

blank
Foto: Víctor Salazar

En el Sambil en una juguetería en la que se hacía largas filas para pagar. El panorama fue favorecedor para el comercio. Genésis Sánchez, encargada suplente del lugar, aseguró que las ventas han sido bastantes buenas durante el mes de diciembre debido a la temporada. En el local ofrecen, según explica, variedad de productos originales e imitación para que sea asequible para todo público. 

Desde hace un año que la juguetería abrió y siempre han recibido pago en dólares; sin embargo, durante los últimos meses el flujo de divisas incrementó. Asimismo, asegura, que la tienda -que abre de 9:00 am hasta las 9:00 pm- se mantiene llena desde que abre hasta que cierra durante esta temporada decembrina. 

En el Oeste 

“A la orden, a la orden. Juguetes a la orden”, gritan en la Plaza El Venezolano, en el centro de Caracas,  donde los buhoneros despliegan su mercancía en sus puesto de trabajo. Este año se ven más personas deambulando y preguntando precios. Sin embargo, pocas compran.

Las transacciones que se realizan, en su mayoría,  son en divisas. Edie Olarte asegura que anteriormente se colocaban los precios en dólares, pero los clientes pagaban en bolívares. Hoy en día pagan en divisas de cualquier denominación, a pesar de que existe la opción de cancelar en bolívares.

“Este año lo que más se ha vendido ha sido patines monopatines y bicicletas. Quienes tienen mayor poder adquisitivo llevan juguetes más grandes y los que no se conforman con una muñequita sencilla”, expresa el vendedor ambulante. 

Otra comerciante informal de la zona aseguró para El Diario que han tenido que bajar los precios debido a la competencia, por lo que se pueden conseguir artículos infantiles desde 1$.

“Te puedo garantizar que todos los jugueteros están casi full de juguetes porque no se ha vendido casi. El año pasado fue mejor”, aseguró mientras no dejó de tener esperanzas en que sus ventas mejoraran al concluir la víspera navideña.

Noticias relacionadas