• La profesora universitaria de 39 años de edad revela que decidió ayudar a desarrollar la parte humana de las personas a través del autoconocimiento. En exclusiva para El Diario, comenta sobre esas herramientas que considera necesarias para ser un excelente profesional

Son las 10:00 am y el clima sigue templado. El sol indeciso, y cuando las nubes se lo permiten, ilumina a ratos el habitual tránsito caraqueño. En ese escenario, una mujer espera en cola para poder aparcar su carro en el estacionamiento del Centro Comercial Expreso ubicado en Chacaíto. 

Una vez cumplido su objetivo, sale del lugar. Guarda sus llaves en la cartera y se coloca su chaqueta negra. Apresura el paso. Cruza la calle para llegar al sitio donde contará parte de su vida profesional. 

Con rostro jovial y natural sonrisa se presenta ante sus entrevistadas como si las conociera desde hace tiempo. “Mucho gusto”, dice la profesora universitaria y directora de arte Yasmin Centeno, de 39 años de edad. Observa con detalle el edificio donde fue invitada.

Ya en la sala dispuesta para la entrevista, que luego pasa a ser un como un conversatorio entre amigas, la joven confiesa que después de haber incursionado en la música y la docencia, decidió adentrarse en el mundo digital y convertirse en youtuber para contarle a las personas aquello que a ella le hubiese gustado saber, pero que nunca le explicaron, principalmente en las escuelas.

En 2005 se fundó YouTube, un popular sitio web donde los usuarios suben videos sobre casi cualquier temática. Posteriormente, esa plataforma se convirtió en un lugar donde los canales más exitosos comenzaron a monetizar sus productos. 

Hoy en día los usuarios que tienen un canal en esa plataforma y actúan como presentadores de sus contenidos son conocidos como youtubers. Los más influyentes pueden tener millones de seguidores y sus producciones audiovisuales logran gran captación en nichos determinados. Incluso suelen influir en la opinión pública.

Breve encuentro con la música

Centeno cuenta que conoció de cerca la música cuando tuvo la oportunidad de trabajar en la disquera Hecho a mano del reconocido artista argentino-venezolano Ricardo Montaner. “Realmente mi vida artística fue la que me presentó mi vida profesional”, explica. 

La disquera firmó a Yasmin y ella estuvo durante siete años en el medio, no solo en Venezuela, sino en México y en Perú. Dice que en su época de bachiller jamás se imaginó que eso le sucedería. En ese tiempo, participó en un grupo llamado La Niña junto con otras chicas más y lograron grabar tres temas en 1999: Hasta el final, Déjame volar contigo y Sueño eterno 

Foto: Víctor Salazar 

La joven polifacética confiesa que siempre supo que su vida era la Comunicación Social, aunque llegó a pensar que solo se dedicaría a la música. “La vida da muchas vueltas y cuando los ciclos terminan, terminan”, asegura. “Cuando este trabajo (su carrera como cantante) terminó, lo primero que me vino a la cabeza fue retomar los estudios”.

A los 24 años de edad Yasmin inició la universidad. “Muchos me decían que este cambio sería radical después de haber vivido tantas cosas”, dice, y califica esta etapa como un “gran aprendizaje” en su vida.

Apenas se graduó como licenciada en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), una profesora de esa casa de estudios (a la que considera su mentora) vio en ella capacidades que, según cuenta, ni ella misma lograba ver y la inspiró a ejercer la docencia.

“He crecido mucho en muchos sentidos” manifiesta Centeno al mencionar que ser profesora es “uno de los mejores trabajos de la vida”. Cuenta que siempre está reinventándose en en el área de la comunicación. “Nunca va a existir una fórmula que va a funcionar para cada semestre porque cada generación es distinta”, añadió en exclusiva para El Diario. 

Yasmín tiene 10 años dando clases en la UCAB. Allí imparte las cátedras de Oratoria, Televisión y Dirección de Arte. Constancia de esa experiencia la refleja mientras se expresa con una elocuencia a tal grado que pareciera estar leyendo un libro.

Carrera como youtuber

Hace un año, luego de analizar su vida y darse cuenta de que “los cambios de tarima” (en referencia a sus distintas profesiones) han sido una constante, fue que tomó la decisión de crear un canal en Youtube. 

Mi primera tarima fue musical, mi segunda tarima fue intelectual y ahora esta es la tarima virtual que me permite hacer lo que a mí me gusta, independientemente de donde yo esté” afirma.

Yasmin tuvo la idea de crear un espacio en la popular plataforma de videos en el que pudiera dedicarse a la educación, pero para desarrollar el área humana de las personas. Asegura que las herramientas de autoconocimiento son necesarias para poder ser un excelente profesional. 

Mis videos son de lo que a mí me gustaría que me hubiesen dicho en un momento en específico, pero no me dijeron”, detalla.
Foto: Víctor Salazar 

Preproducción, producción y postproducción de Profe Yas

La joven explica la idea de la Profe Yas, un personaje que ella misma interpreta y que da consejos de cómo conocerse a sí mismo, le tomó seis meses, esto en vista de que le costaba un poco encontrar los detalles específicos que lograban describir correctamente su personalidad. 

Luego de eso, inició el concepto del canal en Youtube llamado Profe Yas, aprovechando las nuevas tecnologías y aplicando lo que le enseña a sus alumnos en las cátedras de Oratoria, Televisión y Dirección de Arte.

El escenario de sus videos es un poco similar al de un aula de clases particular: existen libros y revistas de fondo, mientras ella trata tópicos sobre bienestar, autoestima, autoconocimiento y mucho más con la pedagogía que solo un profesor experimentado conoce.

En junio de 2019 concretó sus ideas y lanzó su primer vídeo titulado “Bienvenidos a mi canal, soy la profe Yas’’. 

La docente afirma que desde que empezó su trabajo como youtuber ha disfrutado mucho lo que hace. Los comentarios de sus seguidores, dice, le revelan que está cumpliendo con su propósito y está satisfaciendo las necesidades tanto de ella como de sus seguidores. 

La premisa de su contenido no está necesariamente enfocada en monetizar, pues considera que es más importante que existan personas que la escuchen y que sus consejos les sean útiles.

En palabras de Centeno, tener un canal es un tema de disciplina. “Una vez que te metes en este negocio, tienes que tener consistencia y disciplina. Entonces creo que eso me ha ayudado a mi a encontrar foco y a entender la producción haciéndola, no solo explicando”, esto en referencia a su día a día como profesora universitaria. 

Pese a que todo el material del canal lo produce ella misma, sin equipo de producción, en sus inicios sí necesitó ayuda para los gráficos. Esta tarea, según confesó, se la dejó a uno de sus mejores alumnos, quien le creó las animaciones. Lo demás lo fue creando ella sobre la marcha.

La ucabista produce hasta cuatro temas al mes. Se apoya en las redes sociales Twitter e Instagram, ya que la audiencia que tiene de una u otra forma le da el feedback  necesario para intuir qué temas son los más demandados y de esta forma prepara el material para el siguiente video. 

Su canal de Youtube ayuda a las personas a entender las enseñanzas del día a día y a autoexplorarse y autoconocerse. Los consejos van desde cómo controlar el miedo a hablar en público hasta las decisiones y riesgos que se deben tomar y cómo hacerlo. Incluso, Yasmín en sus trabajos audiovisuales explica qué se debe hacer para que las personas puedan crear sus propios canales de en Youtube. 

Para la producción de Profe Yas, Centeno monta el set y graba en un solo día. “Lo hago en mi casa y, literalmente pongo mi cámara, volteo la pantallita y me pongo a grabar”. Menciona que debe filmar durante el día porque, pese a su pequeñita luz de estudio, se apoya mayormente con iluminación natural.

Foto: Víctor Salazar

Dice que realmente no le toma mucho tiempo producir y postproducir. “Creo que me tardo más entre maquillarme y escoger la ropa de lo me tardo grabando porque ya yo vengo con la idea y siempre tengo una estructura”. 

Intenta ser consistente para acostumbrar a su audiencia a la marca que define su canal: “hago el intro de un minuto y arrancó con el desarrollo del tema. Si bien se van a tratar temas distintos, yo creo que la consistencia genera como un hábito en la audiencia, de saber qué es lo que va a encontrar”. 

Su percepción sobre los youtubers

“El fenómeno de los youtubers no hay que subestimarlo”, dice Yasmin al respecto, y compara los inicios de estas personas como el de los reality shows. 

“¿Qué fue lo que atrapó al público a la ‘tele-realidad’? Que eran personas comunes.  No es que los artistas no lo sean, pero el mercado es diferente porque lo presentan con una logística, en cambio una persona que toma su cámara y no tiene asesoramiento de nada tiene crecimiento más orgánico”, explica.

Sobre el contenido que se sube a YouTube expresa que “es peligroso y maravilloso. Peligroso porque cualquiera puede decir cosas y una audiencia puede tomarlo en serio, pero maravilloso porque también se descubren talentos”, asegura.

Centeno considera que todos los youtubers tienen algo que decir, pero enfatiza en se debe hacer con responsabilidad y organización. Su recomendación para las personas que quieren incursionar en este mundo es descubran lo que realmente quieren decir. 

“Conocer nuestro producto es entender el objetivo principal del canal. Solo a partir de allí se puede saber el contenido a publicar”. Además, resalta la importancia de los estudios de audiencia para progresar en la plataforma.

Aunque Yasmín considera que todo tipo de contenido funciona, no deja de preocuparse por el “contenido basura”.

“Muchas veces este contenido apela al ‘no importa que hablen bien o mal, pero que hablen’ y al ‘soy popular porque tengo un millón de visitas’. Sí, ¿pero qué se logra realmente con esto?’, cuestiona. “La gran pregunta que los youtubers deben hacerse es cuál es su objetivo real, pero la decisión de trascender en la vida depende de cada quien”, asevera.

Esta plataforma ayuda a comunicar diferentes ideas. Como dice Centeno, depende de cada quien como utilizarla y como quiere hacer llegar su contenido. La profe Yas, por ejemplo, decidió aconsejar lo que ella piensa que es la mejor manera para comunicarse en Youtube y para afrontar los retos de la vida.

Noticias relacionadas