• La actual representante y ex portavoz de exteriores del partido Ciudadanos conversó con El Diario acerca del significado de la visita del presidente interino a Madrid. Informó también la creación de una comisión en el Congreso para investigar el encuentro entre el ministro Ábalos y Delcy Rodríguez

Los reproches al gobierno de Pedro Sánchez no cesan. Luego de la decisión del jefe del gobierno español de no recibir al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, y de las diversas versiones que han surgido del encuentro entre el ministro de Fomento de España, José Luis Ábalos y Delcy Rodríguez, la oposición pidió al Ejecutivo socialista que aclare la situación. El partido Ciudadanos anunció la creación de una Comisión en el Congreso para investigar el encuentro, con el apoyo del Partido Popular y Vox.

Asimismo, desde el partido naranja considera como «vergonzoso» que Sánchez no recibiera a Guaidó.

En entrevista exclusiva con El Diario, Melisa Rodríguez, ex portavoz de exteriores de Ciudadanos, calificó como «una vergüenza para España» toda la situación, y aseguró que la posición española no estuvo acorde con los lazos históricos que unen al país europeo con Venezuela.

De los nexos entre España y Venezuela, Rodríguez conoce mucho. De origen canario, sus familiares se mudaron al país sudamericano. Sus tíos y primos aún permanecen en Caracas, dice. Es por ello que la visita de Guaidó la vivió como los cientos de venezolanos que recibieron al presidente interino en la Puerta del Sol, en Madrid. «Lo primero que hice fue enviarle fotos», comenta en referencia a sus familiares. Por eso aplaude la decisión de las autoridades de la capital española en dar las llaves de la ciudad a Guaidó.

El reconocimiento que se le ha hecho por parte del Ayuntamiento de Madrid y la entrega de un símbolo, tiene un significado claro y es que Venezuela acogió a muchos españoles para buscarse el pan y España —y en este caso Madrid— está abierta para acoger a muchos venezolano. Pero sobre todo para afianzar la defensa de los derechos y libertades», dijo.

Con respecto la multitudinaria concentración de los venezolanos para recibir a Guaidó, asegura que fue «entrañable, de una gran humanidad y sobre todo de una transmisión de energía, de fuerza y de no rendirse muy importante». Ese es el mensaje de resiliencia y esfuerzo, dice, que se debe enviar a los venezolanos.

Foto: EFE

La lucha por Venezuela, pues, la ha hecho suya. También lo hacen desde Ciudadanos, puesto que argumentan que deben ser prioridad del Ejecutivo español. Por lo tanto, a juicio de Rodríguez, el Ayuntamiento y la Alcaldía madrileña —en manos de una coalición entre el Partido Popular, Ciudadanos y Vox— hicieron lo que Sánchez debió hacer.

«A diferencia de lo que ha hecho Sánchez, nosotros sí que vamos a seguir apoyando al pueblo venezolano para que no se le oprima, para que sí que se hable de una democracia real. Por eso mantenemos y reafirmamos nuestro reconocimiento al presidente Guaidó».

De acuerdo con la ex portavoz de exteriores, el gobierno español se encuentra totalmente «podemizado», por la presencia de Pablo Iglesias, líder de la formación de ultraizquierda Unidas Podemos, como vicepresidente segundo del Ejecutivo.

Sin embargo, la ex portavoz de exteriores no reparte culpas en el gobierno. Para ella, el principal responsable de no recibir a Guaidó fue el mismo Sánchez, por lo que considera que debe dar explicaciones a sus socios europeos por no seguir la estrategia de recibir a Guaidó, tal como hizo el Premier británico Boris Johnson, el presidente francés Emmanuel Macron, y otros líderes.

«Él (Sánchez) que no dormiría si estuviera en un gobierno con el señor Iglesias. Llegó a ese acuerdo, así que quiero creer que lleva sin dormir desde ese momento. La realidad es que él mismo ha dicho que no a reunirse con Guaidó. Poco de representar a España, poco de hablar de los derechos humanos y de las libertades».

Foto: Ciudadanos

Zapatero, Ábalos, y la «narcodictadura»

Las declaraciones del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero en las que aseguró que fue acertada la decisión de Sánchez de no recibir a Guaidó, así como su visión acerca de la crisis venezolana, no sentaron bien en la oposición española.

“El enfoque sobre Venezuela tendrá que cambiar en muchas actitudes y en cabezas”, dijo Zapatero durante una entrevista en la SER, porque a su entender hay mucha “desinformación” sobre la situación del país. El político socialista afirmó que es un “error” promover sanciones económicas “para que sufra un pueblo” y apeló al diálogo entre “las dos partes” como vía para resolver el conflicto de manera “pacífica”. Zapatero justificó sus «conocimientos» de Venezuela por sus 38 viajes al país.

Para Rodríguez, no obstante, la palabra del ex presidente carece de peso por los vínculos con el régimen de Nicolás Maduro. «El señor zapatero se pasa más por la casa presidencial que por las casas de los propios venezolanos», esgrimió la representante de Ciudadanos.

Contrario a las declaraciones de Zapatero, el también ex presidente socialista Felipe González manifestó su apoyo a Guaidó, a quien considera “el único representante legitimado democráticamente, de acuerdo con la Constitución de Venezuela, frente al poder fáctico representado por la tiranía de Maduro”. La diferencia entre ambos ex presidentes recae, según Rodríguez, en que González es un «hombre de Estado que apoya la democracia».

Foto: Isabel B Permuy

Pero para Rodríguez, más que las palabras de Zapatero, el principal motivo de preocupación para el gobierno debe ser la reunión entre el ministro Ábalos y Delcy Rodríguez, la número dos de una «narcodictadura» —cómo define al régimen de Maduro—.

Las contradicciones de Ábalos sobre su encuentro con Delcy Rodríguez, sostiene la representante de Ciudadanos, demuestra que «algo ocultan», por lo que el partido naranja anunció la creación de una Comisión para investigar el hecho. Sin embargo, Melisa explicó que su partido esperará hasta obtener resultados para pedir la dimisión del ministro de Fomento, como ya lo ha hecho el PP o Vox.

Las consecuencias políticas que solicitaremos viene en función de lo que nos digan, pero ya le digo que pinta mal esa reunión. Si alguien no tiene nada que esconder, lo dicen y ya. Si no nos contestan, pediremos la dimisión. Depende de muchos más argumentos para hacerlo», argumentó Rodríguez.

Sobre el motivo del encuentro entre Ábalos y Delcy, la política española si bien dice desconocer cuál fue la conversación, sostiene que «seguro no fue de la libertad del pueblo venezolano, o sobre la situación antidemocrática que no dejaron entrar al presidente Guaidó a la AN», mencionó en referencia a la sesión del 5 de enero, en el que el chavismo proclamó a autoridades ilegítimas.

— ¿Es esta la primera crisis del nuevo gobierno español?

— Yo creo que no. Ya afrontó una crisis cuando nombró a la ex ministra de justicia como fiscal general del Estado, intentando poner las armas políticas en la justicias. Lamentablemente creo que lo que tenemos por delante será mucho polarización y muchas crisis del gobierno simultáneas porque vamos más allá de los intereses de España, de la defensa de los derechos humanos y los valores de los países democráticos, sino que va por los intereses del señor Sánchez y del señor iglesias.

— ¿Qué le diría a los venezolanos que esperaban un encuentro entre el presidente Sánchez y el presidente Guaidó?

— Creo que es el momento de arrimar el hombro. No hay que rendirse, hay que seguir peleando. Nosotros vamos a estar aquí para seguir apoyando, en medio de nuestras posibilidades, en todo lo que sea necesario para que Venezuela por fin vuelva a tener una democracia, para que se respeten todos los derechos y libertades del pueblo venezolano. Vamos a seguir trabajando para ayudar a su país a recuperar su democracia y sus libertades.

Noticias relacionadas