• El objeto cósmico, de entre 1,8 y 3,6 metros de ancho, posee un brillo similar a los asteroides tipo C que son ricos en carbono. Se estima que orbite nuestro planeta hasta abril de 2020

Los astrónomos, en su incansable búsqueda por descubrir qué existe más allá del firmamento, están en monitoreo constante de los millones de objetos que conforman el espacio. Gracias a esa labor, descubrieron que la Tierra tiene un nuevo y pequeño acompañante.

Se trata de un asteroide que ha estado orbitando alrededor de nuestro planeta por al menos tres años y cuyo tamaño aproximado es de entre 1,8 y 3,6 metros de ancho; además, posee un brillo superficial similar al de los asteroides de tipo C, ricos en carbono y muy comunes en el Sistema Solar.

blank
Foto de la «mini luna» detectada por el equipo de astrónomos del Catalina Sky Survey

Kacper Wierzchos, investigador del equipo Catalina Sky Survey de la Universidad de Arizona (Estados Unidos), y uno de los responsables del hallazgo, compartió la información a través de su cuenta en la red social Twitter.

El científico señaló que el descubrimiento se realizó el 15 de febrero, pero el equipo decidió publicarlo días después para recolectar mayor información que les permitiera determinar si se trataba o no de una “mini luna”.

El nombre científico del objeto es 2020 CD3. Aunque aún falta recolectar mayor información sobre sus característias, los astrónomos indican que se trata de un objeto temporal, es decir, solo estará en la órbita de la Tierra hasta abril de 2020.

El astrofísico de la NASA Tony Dunn creó una animación utilizando un simulador orbital para explicar con ejemplos la trayectoria que tendría la ‘mini-luna’ en estas próximas semanas hasta que regrese a la órbita del Sol. 

Wierzchos aseguró que este descubrimiento es una “gran noticia”, ya que de todos los asteroides o rocas espaciales conocidas, este es apenas el segundo del que se sabe que ha orbitado la Tierra. 

Un antecedente cercano. La primera mini luna conocida en orbitar la tierra fue la 2006 RH120, desde junio de 2006 hasta septiembre de 2007, según el equipo del Catalina Sky Survey. Ahora se encuentra en la órbita del Sol.

El centro de planetas menores del Observatorio Astrofísico Smithsonian de Estados Unidos, dedicado a recopilar información sobre objetos menos del Sistema Solar, aseguró que “no se encontró ningún vínculo con otro objeto artificial”. Añadió que esto implica que solo se trata, seguramente, de un asteroide capturado por la gravedad terrestre. 

Por otro lado, la NASA confirmó que en el pasado ha realizado otras estimaciones que sugieren que la Tierra usualmente “adopta” a uno o varios asteroides que de forma temporal giran sobre su órbita frecuentemente, pero que debido al pequeño tamaño que estos tienen son muy difíciles de detectar. 

En las próximas semanas o, en el mayor de los casos meses, se podría revelar más información sobre el 2020 CD3 a medida que avancen las investigaciones y observaciones de los astrónomos. 

El equipo de Catalina Sky Survey tiene como meta escanear el cosmos para saber y rastrear otros objetos cercanos al planeta, en específico, aquellos que pueden ser una amenaza. 

El hallazgo de las “mini lunas”, aunque poco visto, es de valioso interés para la comunidad científica debido a que puede ayudar a los astrónomos a entender mejor el comportamiento de los asteroides y otros cuerpos celestes para ayudar a detectar objetos que puedan representar una amenaza para la Tierra.

Noticias relacionadas