• El personal médico del Hospital General Dr. José Ignacio Baldó llevaba días protestando por la falta de protocolos e insumos para atender a un paciente contagiado con el Covid-19

Cuatro días antes de que se informara sobre los primeros casos de coronavirus en el país, médicos, enfermeras y personal obrero del Hospital General Dr. José Ignacio Baldó, mejor conocido como El Algodonal, protestaron en la entrada del recinto. Todos se mostraron notablemente preocupados tras ser designados como uno de los centros de salud que atenderían a posibles casos de Covid-19 en el Distrito Capital. 

La manifestación se repitió dos días después. Exigían ser escuchados por el Ministerio de Salud para atender las demandas del hospital ante la amenaza de una pandemia próxima a reportarse en territorio venezolano. Pero desde hace meses son ignorados por los entes encargados. Finalmente fueron ratificados como hospital centinela. 

Foto: El Diario

Ante la inminente llegada del coronavirus a Venezuela, el Ministerio de Salud designó a hospitales centinela en todo el país para atender posibles casos de contagiados por el virus.

En Caracas, tres fueron oficialmente nombrados aunque — las carencias y la falta de insumos médicos que se reportan en todos— son prueba de que ninguno de estos centros tiene capacidad para hacer frente a una emergencia que ha colapsado sistemas de salud tan poderosos como el de España o China. 

Hospitales designados para el Covid-19 en Caracas

Hospital General Dr. José Ignacio Baldó de El Algodonal

Hospital Dr. Jesús Yerena en Lídice

Hospital Dr. Leopoldo Manrique Terrero o Periférico de Coche

Hospital Clínico Universitario / Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel (funcionan como centros rectores de la vigilancia y control)

Uno de los hospitales que desde hace meses opera entre carencias y falta de servicios públicos es precisamente El Algodonal, por ello sus empleados rechazaban la designación. Sabían que no estaban capacitados para la contingencia. 

La doctora Marieta Rea es cirujano general de este recinto hospitalario. El día de la manifestación su indignación era evidente. “Probablemente me van a adelantar mi jubilación por hablar”, comentaba minutos antes de denunciar el deplorable estado en que se encuentra El Algodonal. 

En entrevista para El Diario, Rea denunció la crítica condición de la infraestructura del recinto y la falta de alimentación saludable y balanceada que requieren los pacientes. También alertó sobre falta de medicinas e insumos tan básicos como una muestra de sangre para practicar una operación electiva.

El hospital no está apto para recibir una apendicitis aguda, una simple gripe o una tuberculosis. No estamos aptos para nada y como está este centro, están todos”, enfatizó.

Otra de las que alzó su voz para alertar la condición del centro fue Ana Vielma, neumóloga y presidente de la Sociedad de Médicos de El Algodonal. Denunció que contaban con poca información sobre los protocolos a seguir para atender a un paciente con Covid-19, además no tenían los equipos de trabajo y la indumentaria necesaria. 

“No tenemos terapia intensiva, no tenemos agua, no tenemos electricidad, no hay radiología, no hay laboratorio, no tenemos ambulancia, no tenemos servicio de medicina interna. Es algo irresponsable de parte del ministerio que nos siga colocando como principal en la lista, como todo el mundo sabe ningún hospital está preparado”, aseguró en entrevista para El Diario.

Ante la emergencia, la especialista pidió a las autoridades del Ministerio de Salud y a los representantes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), visitar el hospital y constatar que sus condiciones actuales no eran las requeridas para atender la situación. No recibieron respuestas. 

Sin capacidad para responder 

En la misma protesta, el neumonólogo Alí García denunció que a los médicos nunca se les preguntó si estaban dispuestos a atender casos de coronavirus antes de ser publicada la lista de los hospitales centinela, por lo que el anuncio los tomó por sorpresa. 

El especialista admitió que hay un déficit de personal médico y de enfermería, lo que implica que no tienen la capacidad para atender a una gran cantidad de contagiados. 

El protocolo de la Organización Mundial de la Salud dice que los hospitales deben tener un epidemiólogo y aquí no lo hay. Es el primer eslabón para lograr detección, el diagnóstico, saber si es grave o no y si debe ir a terapia intensiva y eso aquí no se puede cumplir», indicó García en una entrevista para El Diario.
Foto: El Diario

El médico confesó que además carecen de mascarillas, batas de protección, alcohol gel y lo más importante agua y jabón para evitar contagiarse.

«La respuesta que recibimos es que cuando llegue el primer caso aparecerá todo. Todo ha sido improvisado. Todavía no hay un un espacio adecuado para recibir a las personas infectadas», agregó. 

García aclaró que las demandas de los médicos no iniciaron con la aparición del Covid-19 en el mundo, pues los hospitales están en crisis desde hace varios años. En ese sentido pidió a las autoridades y a la comunidad tomarse en serio el reto que representa este virus para los médicos venezolanos.

Precaria situación

«Las condiciones del hospital han variado poco y para peor», así lo aseguró Verónica Martínez, directora del posgrado de Neumopediatria del centro asistencial.

Cada día que los médicos asisten al hospital deben hacerle frente a una serie de adversidades, entre ellas el transporte.

«La vía al Algodonal es una vía bien cruenta, si puedes ver está llena de cráteres, nuestro tren delantero y  nuestros carros sufren todos los días y las personas que no tienen carro muchas veces deben caminar todo el trayecto a pie», explicó la neumopediatria.

Coronavirus en Venezuela

70

casos confirmados

46

hospitales designados en todo el país para atender casos

Al solo sacrificio de llegar a las instalaciones se le suma el bajo sueldo que perciben. Aunque son profesionales de la salud sus salarios rondan entre 1.000.000 y 1.200.000 bolívares mensuales. 

A pesar de eso y de que muchos de sus colegas han migrado a clínicas privadas, Martínez aseguró que continúa allí porque quiere seguir ayudando a quienes más lo necesitan. Además, siente el compromiso de formar a profesionales que le servirán al país más adelante. 

Esa insistencia de continuar sirviendo a la ciudadanía ha generado preocupación en la familia de la médico, especialmente ahora que debe atender casos del nuevo coronavirus.

«Lo primero que me dice mi familia y especialmente mis hijos es que me cuide mucho. Es que nosotros ni siquiera tenemos el sistema de bioseguridad mínimo para protegernos al atender a los pacientes», expresó Martínez. 

La especialista insistió en que si el hospital no es abastecido lo antes posible, los médicos buscarán la forma de adquirir los insumos. «Quizás tengamos que buscar donaciones como ha ocurrido anteriormente cuando hemos recibido material médico quirúrgico». 

La llegada de la pandemia

Días más tarde de la protesta en El Algodonal, lo que se esperaba ocurrió: se confirmaron los primeros casos de coronavirus en el país. Actualmente la cifra se sitúa en 70 contagiados en al menos 10 estados del país. 

En la Gran Caracas hay alrededor de 40 casos, una situación que ha puesto a los hospitales designados a trabajar por encima de sus capacidades dado que no cuentan con los insumos necesarios. 

El representante del Sindicato de Hospitales y Clínicas de Caracas, Mauro Zambrano, denunció para El Diario, que la situación de los centros centinelas es precaria para atender la pandemia.

Justamente el caso de El Algodonal es uno de los más críticos pues no cuentan con suficientes mascarillas, guantes y alcohol. Tampoco tienen productos de limpieza como jabón, cloro y desinfectante.

Zambrano alerta que ante la falta de insumos en muchos centros han optado por rehusar los tapabocas lo que supone un riesgo y no es recomendable de acuerdo con las indicaciones para protegerse de un contagio. 

Situación de otros hospitales

Periférico de Catia: No cuenta con tapabocas.

Hospital Vargas: Tapabocas y guantes solo para la emergencias y áreas críticas. Sin materiales de limpieza.

Hospital Los Magallanes de Catia: Los trabajadores elaboran sus propios tapabocas. No hay material de limpieza y el agua se surte con camiones cisternas.

Hospital Jesús Yerena de Lídice: No hay materiales de limpieza.

Oncológico Luis Razetti: No hay materiales de limpieza (cloro, desinfectante, jabón). Hay servicio de agua gracias a cisternas.

Desde el fin de semana pasado, los hospitales centinelas fueron tomados por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), esto como parte de las medidas que anunció el régimen de Nicolás Maduro para hacer frente a la llegada de la pandemia. 

Durante una rueda de prensa Vladimir Padrino López reconoció que los centros centinela presentaban “algunas deficiencias”. No obstante, evitó detallar a qué se refería. 

Se trata de las mismas fallas que el sector salud viene denunciando desde hace varios años sin recibir respuestas oportunas. Ahora, ante la llegada de Covid-19, el personal médico se enfrenta ante el titánico reto de responder a la emergencia en medio de las dificultades, la escasez de insumos y la poca cooperación estatal. 

Noticias relacionadas