• El espacio televisivo impulsado por el Ministerio de Educación ha incurrido en una serie de errores en los contenidos pedagógicos que ofrece a los niños

Una docente de primaria dicta clases en un set de televisión organizado con algunos elementos educativos. Habla de la importancia del agua en el organismo del ser humano y remata asegurando que la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar “El Guri”, ubicada en el estado Bolívar, surte del líquido a toda Venezuela.

El erróneo comentario no tardó en viralizarse en redes sociales. También generó la divulgación de otros desaciertos similares que se han transmitido para los niños y niñas que observan desde casa el espacio televisivo. Se trata de profesores hablando de una estructura equivocada del árbol genealógico, errando en operaciones matemáticas o bailando como método de enseñanza, entre otros. 

https://twitter.com/VV_Sin_censura/status/1252793000096391169

Las escenas corresponden a “Cada familia una escuela”, un programa impulsado por el Ministerio de Educación (ME) para contribuir con la formación académica de los jóvenes que ahora estudian desde casa dada la emergencia que originó la llegada del Covid-19 al país. 

El espacio televisivo –transmitido inicialmente por el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV)–ha despertado la indignación de la comunidad educativa ante la falta de preparación de los profesionales encargados de dictar clases y la inacción del ME para llevar educación de calidad a los niños venezolanos.

Raquel Figueroa, docente y coordinadora nacional de la Unidad Democrática del Sector Educativo (UDSE), es una de las voces más críticas del programa. Desde que se anunció su estreno hace más de un mes alertó de la necesidad de monitorear los contenidos que se iban a brindar. 

Ahora, tras los errores en los que ha incurrido el espacio televisivo, la educadora reitera su preocupación y aboga porque organismos como la Unesco puedan hacer un seguimiento para corroborar la baja calidad educativa y tomar cartas en el asunto. 

Para Figueroa, “Cada familia un escuela” incurre en varios errores. El principal es la improvisación en la que se desarrolló su estructura y posterior estreno. Asegura que parte de los contenidos que se han ido mostrando en televisión nacional ya fueron vistos por los alumnos en lapsos anteriores. 

Pareciera que el programa estuviese dado para cumplir un proceso administrativo de finalización del año escolar, donde el Estado transfiere la responsabilidad de la gerencia educativa a la familia. Sin evaluar y sin ver dentro de la propia didáctica cómo desarrollar micro clases utilizando la televisión y otros medios de comunicación. Por eso es que hablamos de la alta improvisación, solo se están centrando en que se finalice el año escolar sin tomar en cuenta los aspectos básicos”, detalla en entrevista para El Diario.

Otro de los errores del programa –de acuerdo con la docente– es la baja calidad pedagógica de los contenidos que se imparten, los cuales reflejan que la intención del Estado es ofrecer una educación “conductual”.

Cronograma inicial

Geografía e Historia (lunes); Ciencias Naturales y Salud (martes); Matemática para la vida (miércoles); Pedagogía Productiva (jueves); y Comunicación y Lenguaje (viernes).

El programa intenta cubrir en 45 minutos una especie de clase generalista con el contenido de distintos niveles del sistema educativo en varias cátedras.

La coordinadora de USDE sostiene que este tipo de soluciones poco organizadas violentan el artículo 103 de la Constitución Nacional, un apartado que estipula que la educación es un derecho humano y que la misma debe ser de calidad para que sea efectiva. 

Artículo de la Constitución

103. Toda persona tiene derecho a una educación integral de calidad, permanente, en igualdad de condiciones y oportunidades, sin más limitaciones que las derivadas de sus aptitudes, vocación y aspiraciones. La educación es obligatoria en todos sus niveles, desde el maternal hasta el nivel medio diversificado. La impartida en las instituciones del Estado es gratuita hasta el pre grado. 

Figueroa cree que los constantes errores en los que incurre el espacio fueron la causa por la que Nicolás Maduro anunció recientemente que sería Vive TV y no VTV, el canal encargado de transmitir contenido educativo para los estudiantes.

Año escolar en casa. El régimen venezolano confirmó que el resto del período escolar finalizará en casa, pese a las críticas del sector por la falta de servicios como la luz y el Internet.

“Colocar el canal Vive TV para la finalización del año escolar no es más que el ocultamiento de todas las críticas que ha venido teniendo el programa de VTV todos los días. Quieren ocultar esa situación trasladando la misma cosa pero a otro canal , es decir, quitarle la responsabilidad a Aristóbulo para trasladar esa responsabilidad al ministro de comunicación”, asegura la docente.

Cada familia una escuela ¿con maestros express?

No hay conocimiento sobre los procesos de selección que se realizaron para dar con los docentes encargados de conducir los espacios educativos para los niños en TV. Solo se conoce que fue el Ministerio de Educación el ente que los designó. 

Raquel Figueroa asegura que es muy probable que los docentes que estén impartiendo clases en el programa sean los llamados “maestros express”, personas que no son tituladas y no están capacitadas para esta función.

“Estos educadores son los que hemos llamado maestros express o son esos que están en aldeas universitarias o instancias paralelas a las universidades. Por supuesto que la selección fue del Ministerio de Educación, qué instancia no lo sé, lo que sí es que queda al descubierto que no hay preparación pedagógica”, afirma. 

Ante esta situación, la coordinadora de UDSE hace un llamado a las autoridades competentes para revisar el contenido que se dicta en el espacio televisivo y reestructurar de inmediato el cronograma. 

Precario, limitado e improvisado

Ante la lluvia de críticas que ha generado el espacio muchos entes e instituciones se han pronunciado al respecto. Recientemente la escuela de Educación de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) emitió un comunicado en el que calificó al programa “cada familia una escuela” como un mecanismo precario, limitado e improvisado.

“Este programa revela la ausencia de su articulación con los diseños curriculares oficiales de cada nivel y modalidad, carencia de la planificación y programación de secuencias didácticas funcionales al nivel de desarrollo y potencial de adquisición de conocimiento de niños y adolescentes, se lee en parte del texto.

La posición de la escuela de Educación de la UCAB coincide además con la del resto del sector que afirma que todo es producto de la improvisación.

“La ausencia de planificación traducida en improvisación es inaceptable, los errores
trasmitidos a lo largo y ancho del país demuestran la precaria formación académica de los responsables”, agrega.

En este sentido piden corregir el error y garantizar educación de calidad a toda la población estudiantil.

Tras un mes en VTV, el espacio de “Cada familia una escuela” fue movido a la parrilla de programación de Vive TV, canal que será encargado de transmitir las 24 horas del día programación educativa para todos los niveles, desde preescolar hasta el universitario. 

El cambio de canal parece no responder a la solicitud que hace el sector: una revisión exhaustiva del contenido para ofrecer a los niños y niñas educación de calidad aún estando a distancia. 

Para los educadores, mientras estos pasos no se sigan, la cátedra que seguirá impartiendo el Ministerio de Educación en televisión nacional será la de la improvisación.

Noticias relacionadas