• Solveig Hoogesteijn habló de su experiencia en esta nueva etapa que surgió en plena cuarentena y detalló los pormenores de este proyecto que engloba el cine, la música, el teatro, la pintura, la literatura y la gastronomía

En el pasado, decir que se iba a disfrutar de una pieza teatral en pijamas y en casa era una cosa tan absurda como las obras de Ionesco; sin embargo, hoy más que nunca lo absurdo cobra sentido por la necesidad inherente del ser humano de conocer y  expresarse a través de la cultura y no poder lograrlo por los medios habituales. Es por eso que el Trasnocho Cultural, además de cumplir un compromiso que tiene más de 18 años, lleva su esencia intelectual y material a una minuciosa  propuesta digital: TrasnochoCultural.com. 

Cine, música, teatro, pintura, literatura y gastronomía en una sola plataforma digital que nació oficialmente este 15 de mayo. “Somos un equipo humano decidido a adaptarnos al cambio. Lo único seguro en la vida es la impermanencia, todo cambia continuamente. Nosotros fluimos con esos cambios, pues nos guía la certeza del valor de la cultura”, expresó para El Diario Solveig Hoogesteijn, directora General del Trasnocho Cultural.

Solveig Hoogesteijn | Foto: Yuri Lizcano

Hoogesteijn vive su propia película de ciencia ficción. Confiesa que no imaginó la imposibilidad de abrazar a sus seres queridos. Admite que ha debido transformarse para evitar caer en depresión y rechaza estar inmóvil ante la eventualidad, reivindicando la herencia intangible de sus antepasados. 

Mis padres vivieron la Segunda Guerra Mundial, su terrible hambruna, la pérdida de sus propiedades y una situación de total incertidumbre respecto al futuro. Esa experiencia se tradujo también en la educación que nos dieron a nosotros, sus hijos, de no confiar en un presente inamovible, todo es posible, todo está sujeto a cambios, a pesar de vivir en circunstancias tan distintas en este trópico tan bendecido”.

Todo el capital humano del Trasnocho Cultural participa en esta etapa que experimentó cambios trascendentes: películas vía streaming, videoconferencias y compras virtuales. La restructuración de la página web ha sido clave para hacer realidad este proyecto, pero solo es la parte visible de todo un trabajo en equipo que irónicamente se materializa en algo virtual. “Aristóteles decía que la esperanza es el sueño de una persona despierta. En el arte se condensa la creatividad, el juego, la luz, sin dejar de mostrar las sombras y cómo afrontarlas, cómo conocerlas en ti mismo, para superarlas, para fortalecerte”. 

Entre las variedades que ofrecerán están las grabaciones profesionales de las obras de teatro que se han presentado en el Trasnocho, mientras que otras piezas se han tenido que grabar sobre la marcha a pesar de las dificultades; la  Señora Imber, con Julie Restifo, es una de ellas.

“¿Que hace tan fascinante el teatro? Ser testigo de la performance de un actor en la escena, en una experiencia que nunca se va a repetir exactamente igual. Ese calor, que también influye sobre el actor en el escenario, lo perdemos. Pero ganamos otro aspecto: podemos ver un close up, una imagen muy cercana del actor a través de la cámara de grabación, esa imagen reproducida de su actuación también nos acerca a él. Estando confinados a nuestras cuatro paredes podemos tener esa experiencia, a la hora que nosotros escojamos, solos o en compañía de nuestra familia, cada quien en su circunstancia particular”.

“Indagamos, aprendemos, negociamos, conquistamos terrenos nuevos”: el proceso para adquirir los derechos de las películas también ha sido distinto, porque la plataforma de streaming resulta muy costosa para un mercado tan exclusivo como el venezolano, sin embargo, seguirán ofreciendo una cartelera variopinta y diferenciadora. Actualmente está disponible de forma gratuita Maroa, película dirigida por Solveig Hoogesteijn en el año 2006.

Programación inicial

Página Web
www.trasnochocultural.com

Teatro

-Sangre en el Diván: protagonizada por Héctor Manrique, producida por el grupo Actoral 80.

-Los Hombros de América: de Fausto Verdial, con dirección de Héctor Manrique y actuación del mismo Héctor Manrique, Juan Carlos Ogando, Martha Estrada, Marcia Girón, Pedro Borgo, y producción del Grupo Actoral 80.

-Señora Imber: con Julie Restifo, con la dirección de Javier Vidal y producción de Samuel Hurtado.

Cineforos

-Cineforo Arquetipal: MELANCOLÍA (Lars Von Trier). Programado para el sábado 16 de mayo con el doctor Luis Galdona. Este foro será a través de la aplicación Zoom.

Música

-Aquiles Báez, de Noches de Guataca, envió piezas musicales que se podrán disfrutar gratuitamente.

Cineforos, libros, artesanía, arte, chocolates; y próximamente delivery de comida, licores y vinos. Todo esto podrá ser cancelado a través de un Botón de Pago, que permite pagar con tarjetas de crédito nacionales e internacionales, tarjetas de débito, Zelle y tres cuentas bancarias para las transferencias.

Tal vez esta versión web se adelantó a un proyecto que tarde o temprano llegaría, presagio del confinamiento voluntario que ya se contemplaba en una ciudad como lo es Caracas, pero que definitivamente permitirá la proyección internacional del Trasnocho Cultural.

“Antes de la reclusión por la pandemia, Caracas ya se había convertido en una ciudad fantasmal a partir de las 7:00 de la noche. Ahora la presencia de los uniformes por doquier me perturba aún más. La falta de gasolina, el miedo, la hiperinflación, el desamparo de los barrios, el enfrentamiento de pranes, la represión en escalada… Solo nosotros, los que vivimos nuestro día a día podemos hablar de esta experiencia dantesca de ver destruida nuestra hermosa ciudad”. 

Foto cortesía

En la soledad de los hogares, en la intimidad de nuestro entorno se tendrá una ventana para abstraerse y repensar esa particularidad externa y destructiva a la que se refiere Hoogesteijn. El Trasnocho Cultural será un medio creativo que conectará realidades, las abordará y dará pie para una inminente reedificación.

Noticias relacionadas