• La fisioterapeuta relató en exclusiva para El Diario cómo se convirtió en la primera trainer del beisbol profesional venezolano tras su llegada a los Leones del Caracas

Abril León descubrió la pasión y el trabajo de su vida con solo cinco años de edad, cuando estaba sentada en las gradas del estadio Universitario de Caracas, hogar de los Leones del Caracas. En un partido correspondiente entre el equipo capitalino y las Águilas del Zulia, un jugador fue atendido por un trainer en el campo y Abril quedó fascinada por el trabajo de estas personas que velan por el bienestar físico del deportista dentro del terreno. Fue así como inició su camino para convertirse en la primer mujer trainer del beisbol profesional de Venezuela.

Abril es licenciada en Fisioterapia, graduada en la Universidad Central de Venezuela (UCV), y especializada en biomecánica deportiva. Confesó entre risas para El Diario que desde que comenzó su carrera tuvo claro que se quería especializar en el área deportiva, y más aún cuando tomó la decisión de rechazar el cupo para estudiar Medicina y optó por cursar Fisioterapia. Tras graduarse en 2014, decidió hacer un diplomado en Docencia Universitaria, y luego obtuvo una certificación en entrenamiento funcional.

La trainer de 28 años de edad comenta que el beisbol está en su ADN y siempre lo ha amado, puesto que es algo que viene desde las entrañas de su familia. La pelota venezolana es uno de los deportes predilectos y consentidos en su casa.

“Desde muy pequeña he ido al estadio, mis padres me llevaban y tengo la ventaja de que tengo dos padres conocedores del deporte. Mi madre es una gran conocedora de las reglas del beisbol y ella, al igual que mi papá ,me las enseñaron, y también a respetar al fanático y al pelotero”, expresa Abril.

Luego de convertirse en una profesional, Abril pasó de ser una fanática acérrima del conjunto capitalino a ser miembro del equipo con más títulos en la historia del beisbol en Venezuela. Pasó a formar parte de los trainers y fisioterapeutas que se encargan de velar por el bienestar de los peloteros.

Cortesía

León expresa que es un sueño hecho realidad ser caraquista y trabajar junto a los Leones del Caracas. Es un logro formar parte de la organización a la que vio tantas veces desde la tribuna de la UCV y con quienes ahora comparte en el terreno con su función como trainer.

“Me siento una de las personas más afortunadas en el planeta Tierra, porque mi sueño de toda la vida, pertenecer a los Leones del Caracas, se cumplió. Pertenecer a la Liga Venezolana de Beisbol Profesional es un sueño hecho realidad. Estar en mi equipo y en mi primer año llegar a una final con ellos para mí ha significado muchísimo, jamás los voy a olvidar. Esos recuerdos van a estar siempre en mi mente y mi corazón”, asegura la caraqueña.

Cortesía

Primer día como miembro de los Leones del Caracas

Abril comentó que desde que supo que formaría parte del equipo de trainers sintió ansiedad y casi no pudo dormir sabiendo que sería la primera vez que entraría al estadio, no como una fanática, sino como parte del equipo. El primer día que tuvo que reportarse junto a los Leones del Caracas fue en la temporada 2018-2019. Fue una de las primeras en llegar, y desde que bajó las escaleras al terreno de juego expresó que a pesar de tener un poco de miedo y sentirse tímida, se sintió feliz porque estaba en el lugar que había soñado.

Para Abril no era tan importante ser la primera mujer trainer en el beisbol venezolano. El hecho de tener la experiencia y estar en el equipo de toda su vida era un sueño para ella y por lo que siempre le va estar agradecida a Dios y a las personas que la ayudaron y le brindaron la oportunidad de llegar allí.

“No importa que sea hombre o mujer, si se está capacitado se puede cumplir perfectamente el trabajo. Pero el hecho de que sea la primera mujer en el beisbol pienso que puedo abrirle las puertas a todas esas chicas, que al igual que yo merecen una oportunidad. Me gustaría pensar que dándome la oportunidad va a abrirse el camino no de 10, o 15, sino de miles de mujeres apasionadas por su trabajo y por lo que hacen”, comentó León.

No importa que sea hombre o mujer, si se está capacitado se puede cumplir perfectamente el trabajo. Pero el hecho de que sea la primera mujer en el beisbol pienso que puedo abrirle las puertas a todas esas chicas, que al igual que yo merecen una oportunidad. Me gustaría pensar que dándome la oportunidad va a abrirse el camino no de 10, o 15, sino de miles de mujeres apasionadas por su trabajo y por lo que hacen”, comentó León.

Abril recomendó a todas las mujeres que sueñan con trabajar en el área deportiva, pero que piensen que por su género tendrán alguna limitante, que se quiten esa etiqueta. Asegura que con la preparación profesional, manteniendo su personalidad y siendo apasionada por lo que hace, cualquier equipo la contrataría.

Cortesía

“El deporte es pasión, es emoción ,es entrega y las mujeres somos todo eso. Somos aptas para cumplir cualquier meta que el destino nos coloque. Quitense esa etiqueta y estén preparadas para ocupar cargos donde antes la sociedad no pensaba que íbamos a estar. Ahora todo ha cambiado y hay que darle apoyo a todas esas damas que tienen esos roles”, comentó.

En las Grandes Ligas y en otros deportes ya se han abierto las puertas para las mujeres en diferentes áreas, por lo que cada vez es más frecuente ver a mujeres profesionales que forman parte del cuerpo médico de un conjunto o incluso que sean mánager de algún equipo.

La fisioterapeuta enfatiza que los tabúes o barreras tienen que ser derribados con hechos y calidad de trabajo. y que trabajar en el área deportiva no es un limitante, sino que debe motivar a seguir creciendo.

“Con los Leones del Caracas mi bienvenida fue magnífica, desde el primer momento siempre me dieron la oportunidad. Nunca hubo un no para mí, tampoco me negaron trabajo por ser mujer, al contrario. En ese entonces, el gerente José Manuel Fernández me dijo ‘te voy a ayudar y te voy a dar la mano para que te conviertas en la primera mujer’ y yo pienso que ese tipo de seres humanos debe de haber en todos los lados, seguir dando oportunidades a las personas para que cumplan sus sueños”, aseguró León.

El reto de ser trainer en la pelota venezolana

El trabajo de un trainer no solo se basa en atender al jugador que siente una molestia física o lesión. También se encarga de prevenir las mismas y asegurarse de que los jugadores estén en óptimas condiciones para cada juego.

Cortesía

León comenta que lo más complicado para un trainer en cualquier deporte es que en sus manos se encuentra la salud del atleta, y donde el margen de error es limitado para los trainers. Para ella el cuidado que le brinda a  cada pelotero depende también del médico deportivo, del traumatólogo y del preparador físico. Juntos deben trabajar como un equipo multidisciplinario en el que la presión es grande porque la atención tiene que ir desde que el jugador siente una gripe, hasta una lesión en la rodilla. Y aunque eso puede generar estrés, todo el equipo lo ve como un ejercicio catalizador para que la energía fluya.

Sobre trabajar en otra liga de beisbol en el Caribe o en las Grandes Ligas, la fisioterapeuta confiesa que sería un paso importante y una oportunidad increíble  que tomaría con los ojos cerrados, porque para ella siempre hay que evolucionar personal y profesionalmente.

Prepararme, seguir evolucionando no solo como profesional, sino como persona, con calidad de ser humano es sumamente importante. Al final cuando mueres es lindo que digan que fuiste un maravilloso profesional, pero también me gustaría que digan que fui una gran persona con un gran corazón. Para mí significaría mucho. Todo eso se lo dejo a Dios, que es mi mánager y se encargará de colocarme en el momento preciso y si debe tocarme”, expresó.

Abril León se convirtió el primera figura femenina en formar parte del cuerpo de trainers de un equipo de pelota venezolana, que representa que el talento y la profesionalidad de las mujeres en el ámbito deportivo crece cada día. Cada vez más deportes y equipos tanto en Venezuela como en el mundo están tomando en cuenta la calidad y el talento para ser mejores organizaciones, sin limitar por ser mujer u hombre, sino que sea el esfuerzo y la pasión los que marquen el éxito de una franquicia.

Noticias relacionadas