• ¿Qué tan habitable era el antiguo Marte? ¿Por qué se volvió menos habitable? ¿Y podría haber vida allí ahora?

Marte es el planeta más explorado del sistema solar aparte de la Tierra. Con todos nuestros visitantes robóticos allá, hemos descubierto que es un mundo demasiado seco, frío y resplandeciente como para que aquellos intrigantes humanoides o invasores con tentáculos que alguna vez nuestra ciencia ficción imaginó puedan sobrevivir.

Sin embargo nuestros viajes a Marte han abierto una ventana al profundo pasado del planeta rojo, a esa época cuando las condiciones para la vida eran mucho más propicias.

Próximamente, la NASA lanzará su último rover ̶ vehículo de exploración espacial o astromóvil-, Perseverance, en un viaje de siete meses a Marte. Como su predecesor, Curiosity, Perseverance aterrizará en los restos del antiguo lecho de un lago marciano. Lo que encuentre allí – junto con las misiones lanzadas por China y los Emiratos Árabes Unidos – podría ayudarnos a los terrícolas a entender cómo era Marte cuando era un joven planeta hace unos 4.000 millones de años, y si la vida alguna vez floreció en su superficie.

Tres misterios marcianos:

¿Qué tan habitable era el antiguo Marte?

Es una imagen serena: Un río que fluye hacia un extenso lago que llena una cuenca de cráter. Las olas que golpean la costa; los sedimentos se amontonan en un delta. El lecho de un lago cubierto de arcilla.

Este es el tipo de ambiente acuático que podría sustentar la vida, y una vez fue un paisaje familiar en Marte.

«La evidencia de los lagos y ríos es indiscutible», dijo Ken Farley, científico del proyecto Perseverance y geoquímico del Instituto Tecnológico de California.

Aunque Marte fue una vez un planeta húmedo, hay un debate sustancial sobre los orígenes, la extensión y la duración de la vida en sus cuerpos de agua desaparecidos hace mucho tiempo.

Por ejemplo, el antiguo Marte pudo haberse calentado por los eructos gaseosos de los volcanes activos, que hicieron su atmósfera más densa y causaron que el permafrost marciano se derritiera. Los catastróficos impactos de asteroides también podrían haber desencadenado mega-tsunamis de 900 pies que inundaron el terreno del planeta. Incluso hay se ha disputado sobre la evidencia de que alguna vez un océano cubrió sus tierras bajas del norte.

«¿Fue un evento anormal, breve y pasajero, o hubo un océano?» El Dr. Farley dijo. «Yo diría que no hay consenso. Hay muchas ideas sobre el tema, y realmente necesitamos muchos más datos para resolverlo».

Una de las principales preguntas se refiere a la longevidad del agua líquida de Marte. Nadie sabe cuánto tiempo se requiere para que la vida emerja en un planeta, incluyendo la Tierra. Pero las probabilidades de que se forme vida mejoran cuanto más tiempo persistan los cuerpos de agua estables.

Durante el viaje de ocho años del Curiosity a través del Cráter Gale, un antiguo lecho de lago, el explorador descubrió sedimentos que sugieren que el agua estuvo presente durante al menos unos pocos millones de años. El Curiosity también detectó compuestos orgánicos, ingredientes clave para la vida tal y como la conocemos.

«Lo que hemos aprendido del Curiosity sugiere que Marte era habitable», dijo Dawn Sumner, un geólogo planetario de la Universidad de California, Davis, y un miembro del equipo científico del Curiosity.

Miguel Porlan

Por supuesto, «habitable» no significa necesariamente «habitado». La superficie de Marte está expuesta a la dañina radiación solar y cósmica, que podría haber reducido las posibilidades de que se formara vida compleja y multicelular.

Si la vida existiera en Marte, habría una fuerte fuerza evolutiva hacia la resistencia a la radiación», dijo el Dr. Sumner.

Hay microbianos extremófilos en la Tierra que pueden soportar una intensa radiación, a menudo curando su propio ADN sobre la marcha. Así que no es descabellado imaginar que podría haber microbios marcianos que podrían tolerar un ataque de radiación. Además, puede que sean capaces de internarse bajo tierra si las condiciones se volviesen particularmente hostiles en la superficie.

«La gran lección sobre la vida, de la revolución de poder usar el ADN, es que la vida es capaz de ir a todas partes», dijo el Dr. Farley. «Es asombroso. La vida se meterá en todos los nichos en los que pueda, y lo hará en un período de tiempo relativamente corto».

¿Por qué Marte se volvió menos habitable?

Los antiguos oasis de Marte son ahora espejismos de un pasado lejano, y el Marte moderno es una cáscara seca. La Tierra, en cambio, ha sido habitable para los microbios durante la mayor parte de su vida y ciertamente ha dado rienda suelta a la biodiversidad durante épocas. ¿Por qué estos mundos hermanos experimentaron resultados tan diferentes?

Como planetas bebés, Marte y la Tierra estaban cada uno envueltos en dos mantas protectoras: una atmósfera relativamente gruesa y un fuerte campo magnético. La Tierra se ha aferrado a ambas ventajas. Marte no tiene ninguna de las dos.

Marte perdió misteriosamente su poder magnético hace miles de millones de años. Con el paso del tiempo y sin una cubierta magnética que lo protegiera del viento solar, el mismo fue despojado de su atmósfera marciana, aunque todavía mantiene una delgada capa de sus cielos pasados.

Estos cambios han dejado a Marte relativamente inerte durante miles de millones de años, mientras que la Tierra se reinventa a sí misma a través de la actividad tectónica, los cambios atmosféricos y el ingenio de la vida.

Esta es una gran noticia para los terrícolas, ya que necesitamos esos procesos para sobrevivir. Sin embargo, la mera muerte de Marte en los últimos miles de millones de años podría facilitar la reconstrucción de su historia temprana.

«La vida ha tenido tanto éxito en la Tierra que es difícil rastrear su origen», dijo el Dr. Sumner. «En la Tierra, todo está cubierto de materia orgánica de la vida moderna.»

«Una de las cosas realmente geniales y emocionantes de Marte es que, debido a que no tiene placas tectónicas, grandes partes de su superficie tienen estas rocas súper viejas», añadió: «Es un buen lugar para tratar de entender cómo sería un planeta primitivo».

¿Podría Marte albergar vida ahora?

Los robots exploradores en Marte han recopilado una vasta información sobre el planeta rojo, pero nunca han encontrado signos claros de criaturas que residan allí actualmente. La vida, al menos tal y como la conocemos en la Tierra, simplemente no parece probable en la superficie marciana.

«Si hay vida en Marte ahora, necesita al menos algo de agua líquida», dijo el Dr. Sumner. «La superficie de Marte ahora es muy seca. Increíblemente seca. Si hay vida en Marte ahora, sería en el subsuelo profundo».

Hay algunas pruebas de que el agua líquida está encerrada en depósitos subterráneos, así que tal vez hay ecosistemas no expuestos a la luz del sol aguardando allí. Si estos hábitats existen, están más allá del alcance directo de nuestros vehículos de exploración y aterrizaje.

Los recientes descubrimientos de metano y otros gases en lo que queda de la atmósfera de Marte son «una señal potencial tentadora», dijo el Dr. Farley, que refuerza la idea de los marcianos subterráneos. Muchos microbios en la Tierra producen metano, por lo que es posible que los olores del gas en Marte puedan ser rastreados hasta llegar a las formas de vida alienígenas en las profundidades del subsuelo.

El Curiosity, que está equipado con un espectrómetro sensible al metano, ha consolidado el misterio al registrar extraños picos de gas en la superficie marciana que permanecen sin explicación alguna.

Desafortunadamente, los satélites que orbitan el planeta rojo no han sido capaces de proporcionar una respaldo de estas lecturas, y los nuevos exploradores de la NASA y de China en el planeta rojo pueden no ser capaces de armar el rompecabezas.

El metano también puede ser creado por una amplia gama de procesos naturales que no tienen nada que ver con la vida. Algunos expertos, como el Dr. Sumner, dicen que la presencia del gas en Marte «no es una sorpresa» porque tiene todos los procesos geológicos que necesita para producir el gas sin vida.

El descubrimiento de la vida en Marte, ya sea en forma de antiguos fósiles o depósitos subterráneos, sería uno de los avances más trascendentales en la historia de la humanidad. Por fin tendríamos otro ejemplo de un planeta vivo, aunque sólo haya florecido en el pasado, lo que implicaría que, como mínimo, la vida podría haberse dado dos veces en el universo.

Pero incluso si nunca encontramos marcianos, «Marte es un lugar al que podemos ir para responder algunas de las preguntas sobre la vida en la Tierra», dijo el Dr. Sumner. El planeta rojo sigue siendo una espeluznante cápsula del tiempo de la época en que la vida surgió por primera vez en nuestro propio mundo, y de la dirección que el mismo hubiera tomado si todos los factores que lo hicieron posible no hubieran resultado de la manera correcta.

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Great Mysteries About Life on Mars original de The New York Times.

Noticias relacionadas