• En El Diario conversamos con una experta en coaching empresarial, quien abordó temas como la necesidad del manejo de las emociones y del liderazgo

La cotidianidad de millones de personas en todo el planeta ha sufrido un cambio drástico como consecuencia de la pandemia por covid-19. Verse obligados a trabajar a distancia, desconocer cuándo podrán regresar a sus rutinas, entre otros aspectos, son factores que pueden desencadenar un aumento en los niveles de estrés.

Un mecanismo para abordar el impacto negativo de dicha problemática, tanto en la salud personal como en el desempeño dentro del ámbito laboral, es hacer uso de la Inteligencia Emocional (IE).

Danelli Jiménez Alvis, coach empresarial y directora de la firma Kairos Coach Consultores, explica en exclusiva para El Diario que conocer las herramientas que brinda la IE permite que las personas sean capaces de identificar cuáles son los disparadores emocionales que inciden en su vida diaria.

La inteligencia emocional está fuertemente ligada a un proceso de madurez emocional y de autoconocimiento personal. Una persona que tenga inteligencia emocional puede gestionar de forma correcta sus emociones y por ende tomar mejor decisiones”, señala Alvis.

Comenta que ser consciente de dichos disparadores facilita que las personas no actúen de forma impulsiva. Lo que se traduce en la posibilidad de actuar de forma más efectiva y constructiva.

Sostiene que el uso de la IE suele estar asociado a momentos de “quiebre”, tal y como el que atraviesa el mundo actualmente debido a la pandemia. Comenta que la aparición del coronavirus ha supuesto un cambio en los tiempos y rutinas a los que estaban habituados millones de personas.

“Es en estos momentos, cuando no sabemos en cuánto tiempo va a terminar esta crisis o cuál va a ser su impacto en nuestra rutina, se dispara la ansiedad y el estrés”, dice.

Afirma que no poder proyectar el futuro, debido a la actual crisis, genera altos niveles de incertidumbre. Asegura que es en ese momento cuando el aplicar la IE puede brindar excelentes resultados.

Alvis argumenta que a través de esta habilidad las personas logran ser conscientes de que si bien es posible que los efectos de la pandemia continúen durante los próximos meses, eventualmente estos cesarán, pues solo son transitorios.

Liderazgo efectivo

Respecto a la aplicación de la IE dentro de las organizaciones, la coach empresarial es enfática en ponderar sus beneficios. Comenta que en el caso de las personas que debido a sus cargos deben actuar como líderes, el uso de ella cobra un valor incluso mayor.

“Una persona inteligente emocionalmente hablando es capaz de liderar a otros de forma inspiradora y de facilitar el cambio estimulando en otros sus capacidades para adaptarse a nuevas situaciones”, afirma.

Este tipo de líderes son capaces de gestionar de una mejor forma los diversos  conflictos o retos que se le presenten, facilitando así el trabajo dentro de las organizaciones.

Foto cortesía

Agrega que el uso de esta habilidad en el ámbito organizacional redunda en una mejoría en los procesos laborales. Algo que a su vez se traduce en un beneficio económico para las empresas.

La directora de Kairos Coach Consultores dice que otra característica que define a los líderes exitosos es la empatía con respecto a las personas que integran sus equipos. Explica que ello permite que estos puedan conectar con quienes los rodean y entenderlos con mayor profundidad.

Todo esto, de acuerdo con Danelli Jiménez Alvis, se traduce en un mejor ambiente laboral, así como el logro de las metas previstas en un menor tiempo.

La coach indica que la pandemia ha demostrado la importancia que tiene para las organizaciones contar con líderes que sean emocionalmente inteligentes y, adicionalmente, empáticos. El motivo de ello, según explica, es que pese a tener que hacer frente a situaciones que implican altos niveles de estrés, son capaces de aplicar un pensamiento estratégico en la toma de decisiones. Todo en conjunto con sus equipos.

“Esta clase de líderes tienen una visión distinta sobre cómo se pueden asumir los retos”, sostiene.

Construyendo el liderazgo

Foto cortesía

Luego de más de 10 años de experiencia ayudando a organizaciones en diversos países del continente, la directora de Kairos Coach Consultores asegura que existen cinco fundamentos para crear un liderazgo que tenga trascendencia. 

Estos factores los plasmó en su libro Sentido al liderazgo: 5 fundamentos para diseñar tu liderazgo y su trascendencia. Allí ofrece recomendaciones que permiten encabezar equipos altamente efectivos a partir de tres conceptos básicos, el Ser, el Nosotros y el Todo.

“El rol de líder implica un poder que debe ser bien orientado. El libro surge con el objetivo de ser una guía acerca de cómo debe ser un buen líder”, afirma. Con este objetivo en mente identificó los aspectos esenciales.

Cinco principios que deben encauzar el accionar de todo buen líder

1- Autogestión: Una persona que desea liderar y gestionar un equipo de trabajo de forma exitosa debe previamente estar en capacidad de autogestionarse a sí mismo. En caso contrario, no tendrá la congruencia necesaria para inspirar a su equipo de trabajo y lograr los objetivos planteados.

2- Manejo efectivo de las relaciones interpersonales: Aceptar la divergencia de ideas propicia una mejor toma de decisiones, pues permite apreciar un tema desde distintas perspectivas. Un líder precisa ser capaz de incentivar a su equipo para que expresen sus ideas.

3- Conversaciones poderosas: La asertividad al momento de comunicarse es fundamental para cualquier líder. 

4- Liderazgo compartido:  Un líder debe saber gestionar y propiciar una cultura colaborativa en su entorno de trabajo. No solamente debe ser capaz de hablar acerca de trabajar en equipo, también debe llevarlo a la práctica.

5- Facilitador de cambio: Un persona que desee ser un líder exitoso debe tener la capacidad de adaptación ante los nuevos entornos y retos que pueden llegar a surgir. A su vez, debe incentivar en su equipo de trabajo la noción de adaptabilidad ante circunstancias imprevistas.

Danelli Jiménez Alvis explica que aquellos líderes que actúan acorde con estos principios son capaces de aplicar un pensamiento estratégico en conjunto con sus equipos de trabajo. 

“Los buenos líderes asumen que deben trabajar en equipo para sobrevivir. No solamente en términos de salud, sino también desde el punto de vista de mantener sus puestos de trabajo”, señala.

Trabajo a distancia

Respecto a la comunicación asertiva, la coach comenta que esta se ha convertido en una necesidad fundamental. Sobre todo tomando en cuenta la masificación del trabajo a distancia. Afirma que en el caso de las organizaciones en las que previo a la pandemia no existía una buena comunicación, esto se ha traducido en mayores problemas al momento de trabajar.

“Si yo lidero un equipo y no me comunico sino que lo único que hago es dar órdenes, lo mismo tiene que estar sucediendo ahora cuando el trabajo se realiza a distancia en un ambiente digital”, asevera.

Foto cortesía

Sostiene que esto dificulta ampliamente la coordinación de estrategias de trabajo a distancia, pues no existe una comunicación efectiva entre las partes. Señala que en el caso contrario, resulta mucho más sencillo poder trabajar de forma eficiente desde el hogar.

No es lo mismo enfrentar la pandemia con un líder coercitivo y tóxico, a tener que hacerlo con uno inspirador y centrado en la gestión de sus emociones”, afirma.

Alvis apunta que esta falta de comunicación asertiva es un problema relativamente común en un gran número de organizaciones. Precisa que ello ocurre en mayor medida en aquellas empresas de larga data. Pues en estas usualmente impera una filosofía de dar órdenes sin que medie ningún tipo de conversación.

Concluye que durante las actuales circunstancias es imprescindible aplicar la inteligencia emocional, tanto en el ámbito laboral como en el personal. Esto permitirá que el tiempo que reste de la pandemia sea más productivo y con más espacio para el crecimiento personal.

Si desea adquirir el libro Sentido al liderazgo: 5 fundamentos para diseñar tu liderazgo y su trascendencia puedes hacerlo a través del siguiente enlace.

Este artículo de El Diario fue editado por: Génesis Herrera.

Noticias relacionadas