• El funcionario dejó de cumplir con varios compromisos salariales con los trabajadores del consulado, de acuerdo con la prensa brasileña

Este 5 de agosto murió en Venezuela Faustino Torella, el cónsul general del régimen de Nicolás Maduro, quien desempeñaba sus funciones en el estado de Boa Vista, Brasil. Su fallecimiento se produjo debido a una infección por covid-19, la cual le fue diagnosticada en junio de este año.

La noticia fue confirmada por el canciller del régimen, Jorge Arreaza, quien expresó sus condolencias a la familia de Torella a través de su cuenta de Twitter.

El pasado 16 de junio Torella salió del territorio brasileño al saber que tenía covid-19. “Tuvimos que traerlo de emergencia porque en Brasil no tenían cómo atenderlo”, indicó Maduro en una cadena nacional a propósito de lo ocurrido. 

La periodista del canal Telesur, Madelein García, había difundido un video de Torella mientras era tratado por el personal médico en un centro de salud en el estado Bolívar. “No huyó, salió de emergencia para salvar su vida en el país. No fue atendido en Brasil”, aseveró García.

De acuerdo con reportes de la prensa, Torella fue escoltado por los organismos de seguridad de Brasil, con credenciales diplomáticas, a Santa Elena de Uairén. Para ese momento, el funcionario argumentó que la enfermedad había afectado 50% de su capacidad pulmonar. Al llegar a Venezuela, fue trasladado en avión ambulancia hasta Ciudad Bolívar, de acuerdo con la periodista Fania Rodrigues.

Torella fue designado como cónsul g0eneral en Boa Vista por el régimen de Nicolás Maduro en Gaceta Oficial N° 41.521, publicada el 9 de noviembre de 2018. 

El gobierno de Brasil, presidido por Jair Bolsonaro, expulsó a los funcionarios diplomáticos del régimen el pasado 5 de marzopp. Entre la lista del personal que debía abandonar el territorio brasileño estaba Torella, quien, junto a otros encargados de asuntos foráneos del oficialismo, interpusieron un recurso habeas corpus ante el Poder Judicial de Brasil para solicitar que fuese revocada la decisión.

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araujo, anunció, paralelamente a la expulsión de los diplomáticos venezolanos, el retiro de todo su personal del territorio venezolano.

El pasado 13 de noviembre del año 2019, un grupo de manifestantes asaltaron la misión diplomática en Brasilia, en ese momento bajo el control de funcionarios del régimen. De acuerdo con la cancillería de Maduro, esto ocurrió bajo la anuencia de las autoridades policiales brasileñas.

Irregularidades en el consulado

El periodista brasileño Luiz Valério indicó en enero de este año que funcionarios del consulado tenían diez meses sin recibir sus salarios y que tenían malas condiciones de trabajo.

Entre las irregularidades en el consulado señaladas por Valério se encuentran el impago de los servicios de telefonía de las instalaciones y la mora del alquiler del edificio diplomático, asegurando que la representación venezolana podría ser desalojada.

“Los empleados del consulado, que trabajan de 8 a 14 horas, se ven obligados a buscar otros métodos de trabajo”, indicó el periodista Valério.

Otros funcionarios del régimen con covid-19

En los últimos meses, varios miembros del régimen de Nicolás Maduro han confirmado que han sido contagiados por covid-19.

Entre ellos se encuentran:

-Darío Vivas, miembro de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) establecida por el régimen.
-Diosdado Cabello, presidente de la ANC quien surgió nuevamente a la escena pública a través de un controvertido enlace telefónico que causó suspicacias en redes sociales debido a lo distinto de su tono de voz y léxico.
-Gerardo Márquez, constituyente de la ANC.
-Fidel Madroñero, ancla del programa televisivo Zurda Konducta.
-Tareck El Aissami, ministro de Energía y Petróleo, quien recientemente confirmó en redes sociales que había logrado superar la enfermedad.
-Omar Prieto, gobernador del estado Zulia, quien también señaló que logró sobreponerse al covid-19.

Un grupo de venezolanos en Boa Vista denunció que el personal diplomático “mantenía una red de corrupción y estafa con el trámite de documentos migratorios”, de acuerdo con información recabada por el gobierno interino de Juan Guaidó.

Entre los presuntos ilícitos se encontraban el cobro de 50 dólares por certificar licencias de conducir. Sin embargo, los documentos emitidos desde las sedes gestionadas por el régimen no tienen validez ante las autoridades brasileñas, debido a que el gobierno de Brasil reconoce a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, y a su emisaria, María Teresa Belandria, embajadora venezolana en Brasil.

Los señalamientos en contra de Torella fueron rechazados por el canciller Arreaza.

Noticias relacionadas