• Un posible fósil de la subfamilia Desmodontinae, con aproximadamente 2.500.000 años de antigüedad, se encontró en El Breal de Orocual, un depósito fosilífero del estado Monagas. Ascanio Rincón, paleontólogo corresponsable del descubrimiento, dijo en exclusiva para El Diario que se encuentran trabajando para encontrar más partes del animal

El reciente hallazgo en el oriente venezolano de un fósil, que puede corresponder a la especie de vampiro más antigua del mundo, ha sorprendido a la comunidad científica.

Los corresponsables del descubrimiento son Ascanio Rincón, jefe del Laboratorio de Paleontología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC); y Nicholas Czaplewski, director del Museo de Historia Natural de Oklahoma, Estados Unidos.

En entrevista para El Diario, Rincón explicó que el hallazgo tuvo lugar en El Breal de Orocual, al noroeste de la ciudad de Maturín, estado Monagas, y forma parte de una investigación que inició en 2006, luego de que se encontraran un sinnúmero de fósiles en el sitio.

blank
Fragmento del húmero posiblemente perteneciente al murciélago vampiro hallado en El Breal de Orocual, Monagas, Venezuela. Foto: Historical Biology

El paleontólogo dijo que en el yacimiento hallaron un hueso pequeño, de no más de 2 cm de largo, que representaba un fragmento de un húmero, cuyas características correspondían a las de un animal volador.

Otro elemento diagnóstico –dice Rincón– es la proyección ósea (llamada epicóndilo lateral del húmero) muy proyectada, ganchuda y robusta, que corresponde como característica principal de los murciélagos vampiros.

blank
Los huesos de los animales roedores son macizos y este era un hueso hueco como el de las aves, pero no era un ave, era otro tipo de animal. En ese momento entendimos que se trataba de un murciélago, nos dimos cuenta de que era un murciélago muy grande”, detalló.

El IVIC precisó en su cuenta de Twitter que se trataba de un fósil de Phyllostomidae que podría representar un nuevo género de la subfamilia Desmodontinae (murciélagos vampiros), de aproximadamente 2.500.000 años de antigüedad. El más viejo conocido hasta ahora.

blank
Ascanio Rincón trabajando en El Breal de Orocual. Foto: Ascanio Rincón

La revista científica de paleobiología Historical Biology publicó el descubrimiento el pasado 18 de agosto.

Húmero. Hueso largo que forma la parte superior del miembro delantero.

“De acuerdo con la morfología de la extremidad más distal (distante) de ese fragmento de hueso, nos pudimos dar cuenta de que correspondía probablemente al género Desmodus y es casi muy probable que represente un nuevo género para la ciencia”, puntualizó Rincón

Agregó que, para un murciélago, que 30% de su húmero represente 2 cm de largo refleja que se trata de un animal bastante grande para su tipo de especie.

blank
Fósil del murciélago vampiro hallado en El Breal de Orocual

Rincón mencionó que había indicios de que El Breal de Orocual podía tener fósiles de murciélagos debido a que, en un yacimiento fosilífero similar, llamado Mene de Inciarte en la Sierra de Perijá, estado Zulia (al occidente del país), se habían conseguido huesos de estos animales, pero insectívoros y frugívoros, no del subtipo Desmodontinae.

Un tesoro arqueológico

El Breal de Orocual es un depósito natural de asfalto y fósiles. Tiene una extensión aproximada de 2 km de largo por 1 km de ancho y una profundidad de 37.000 metros.

El lugar estaba originalmente destinado para la instalación de un oleoducto por parte de Pdvsa en las afueras de Maturín, pero cuando los trabajadores de la estatal petrolera se percataron de la cantidad de osamentas que había, detuvieron la construcción

En el sitio se han encontrado más de 5.000 fósiles de animales como el tigre dientes de sable, cachicamos gigantes, perezosos, caballos, camellos, aves, caimanes, cocodrilos y roedores.

blank
El Breal de Orocual en Monagas, Venezuela. Foto: IVIC

Determinando la edad del murciélago

El experto en paleontología detalló que El Breal de Orocual es un depósito de asfalto con una gradación cronológica que posiblemente abarca desde el Plioceno temprano-tardío hasta el Pleistoceno tardío, un rango de edades que va desde los 2.500.000 años hasta aproximadamente 14.000 años a.C.

Para determinar la edad del fósil del murciélago vampiro hallado en el yacimiento existen tres elementos claves, según detalla Rincón:

  • El hallazgo de una especie de tigre dientes de sable llamada Smilodon gracilis, que vivió entre 2.800.000 – 2.000.000 de años y luego se extinguió.
  • El encuentro de una especie armadillo gigante llamado Pachyarmatherium leiseyi, que vivió en el mismo rango de edad aproximadamente.
  • Un tipo de chigüire gigante que vivió hace 2.800.000 – 2.500.000 años.

“Por esas tres señales muy significativas podemos decir, con mucha certeza, con mucha seguridad, que el sitio probablemente tiene 2.500.000 años”, dijo.

blank
Mapa de Venezuela donde se marca con una estrella la ubicación de El Breal de Orocual

Rincón especificó que el equipo de paleontólogos se encuentra trabajando en el yacimiento para encontrar otros restos fósiles, en mejor estado de conservación, que permitan ofrecer mayor información sobre las características morfológicas del murciélago vampiro gigante.

blank
Los depósitos de brea trabajan como si fuesen un papel matamoscas gigante. Los animales quedan atrapados, como víctimas de lo viscoso del asfalto, de lo pegajoso, y se mueren y sus restos una vez que se descompone la carne y los ligamentos, se hunden en el asfalto quedando de esta manera preservados como fósiles para la posteridad”, puntualizó.

Contraste con otros murciélagos vampiro

Previo al hallazgo realizado en El Breal de Orocual, el fósil más antiguo de murciélago vampiro se encontró en Uruguay (hace aproximadamente 2.000.000 de años) y en Florida, Estados Unidos (de entre 2.000.000 y 1.800.000 años).

El primer registro de un vampiro gigante en Venezuela, explica Rincón, ocurrió en la Cueva del Guácharo, también en el estado Monagas, llamado Desmodus draculae, perteneciente al Pleistoceno superior.

“Es un animal que tenía unos 70 cm de envergadura alar, es decir, de una punta del ala a la otra, y pesaba aproximadamente unos 60 gramos, lo cual es muy grande. Los murciélagos vampiro modernos, es decir, Desmodus rotundus, tiene unos 45 cm de envergadura alar y pesa aproximadamente entre 30 y 40 gramos”, añadió.

Sin embargo, este animal tiene cerca de entre 14.000 y 15.000 años de antigüedad.

El tigre venezolano

En El Breal de Orocual se halló una nueva especie de tigre dientes de cimitarra bautizado como «Homotherium venezuelensis», cuyo nombre fue aceptado el 13 de diciembre de 2010 por la Sociedad de Paleontología de Vertebrados de Estados Unidos.

blank
Imagen del félido Homotherium venezuelensis

Sin recursos, pero con ayuda

Ascanio Rincón mencionó que el proyecto paleontológico de El Breal de Orocual sigue en funcionamiento desde hace 14 años, pero que apenas se ha logrado explorar el 1% del sitio, es decir, solo se ha rasgado la superficie.

Único en su clase El Laboratorio de Paleontología del IVIC funciona desde hace 27 años y no existe otra institución en el país que se dedique a esta ciencia.

“Hemos hecho algunas exploraciones, pero no hemos hecho unas excavaciones más grandes por falta de recursos, por falta de personal”, acotó.

Comentó que los cinco estudiantes que tenía haciendo investigaciones en el Laboratorio de Paleontología del IVIC, se graduaron y emigraron del país. Sin embargo, en la actualidad tiene dos estudiantes trabajando a nivel de posgrado y con alianzas de otras instituciones cuenta con expertos que aportan técnicas paleontológicas.

“La próxima etapa (en El Breal de Orocual) es hacer una excavación extensiva del lugar para poder tener más fósiles, y en mejor estado de conservación, que los que tenemos en este momento”, dijo.

Rincón dijo que también contaba con importantes alianzas en otros países de instituciones como el Museo Americano de Historia Natural, el Museo de Historia Natural de París, el Museo de La Plata, en Argentina, así como museos en Colombia, Costa Rica y México.

blank
El equipo de Ascanio Rincón trabajando en El Breal de Orocual. Foto: Ascanio Rincón

Para el experto, la paleontología en Venezuela ha sido una ciencia “esporádica”. “Ha habido algunos intentos de hacer paleontología de alto grado en Venezuela, pero han quedado como callejones sin salida, porque bueno, realmente no ha habido una academia de paleontología”.

Sobre Ascanio Rincón

Es un paleontólogo venezolano de la parroquia La Vega, Caracas, que nació el 14 de abril de 1974.

Actualmente es investigador asociado titular I del Centro de Ecología en el IVIC, organismo donde también funge como jefe del Laboratorio de Paleontología.

Entre sus intereses académicos principales destacan los vertebrados de la era Cenozoica durante el Gran Intercambio Biótico Americano y el trabajo en localidades con depósitos fosilíferos de asfalto.

blank
Ascanio Rincón. Foto: LinkedIn

Se licenció como biólogo en 1999 en la Universidad del Zulia (LUZ) con la tesis Los pequeños mamíferos subfósiles presentes en cuevas de Sierra de Perijá.

En 2005 obtuvo un doctorado en Ciencias, mención Ecología, por el IVIC con la tesis Los roedores fósiles del Mene de Inciarte, Sierra de Perijá, Zulia, Venezuela. Bioestratigrafía e implicaciones paleoambientales.

Tiene un postdoctorado por la Jackson School of Geological Sciences, de la Universidad de Texas, Estados Unidos por Pleistocene mammal fauna from the Mene Inciarte Tar Seep, estado Zulia.

Además, un postdoctorado por el IVIC por el trabajo Vertebrados fósiles del Cenozoico Tardío en depósitos de asfalto de Venezuela.

Cuenta, además, con una licencia sabática en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), realizada entre 2015-2016, para el proyecto Roedores del Plioceno de México y su relación con el Gran Intercambio Biótico.

Proyectos presentes y a futuro

Actualmente el Laboratorio de Paleontología del IVIC lleva a cabo un proyecto ambicioso que se llama “PaleoMapas de Venezuela” que básicamente contempla “estudiar todos los sitios con vertebrados e invertebrados fósiles, incluso plantas, en el país”, según informó Rincón.

Pionero. La primera expedición paleontológica en el país la realizó Alejandro Humboldt a finales del siglo XVIII.

Se trata de una especie de gira por todo el territorio nacional que comprende 141 localidades con fósiles.

El paleontólogo detalla que las más emblemáticas son Castilletes, en Zulia; Urumaco, en Falcón; la Sierra de Baragua, en Lara; los llanos de Cojedes; cerca de Zaraza, en Guárico; El Breal de Orocual, en Monagas; en Araya, en Sucre; localidades cerca de Ciudad Bolívar, en Bolívar; e incluso cerca de Caracas.

“En Urumaco tenemos varias sorpresas para este año que develaremos en su momento, pero el laboratorio sigue activo a pesar de la falta de personal y de recursos, seguimos para enaltecer el patrimonio histórico del país, que realmente es un deber de nosotros como científicos”, adelantó.

Rincón considera que el descubrimiento del murciélago vampiro más antiguo del mundo coloca la paleontología venezolana en altos estándares internacionales, no solamente en las publicaciones científicas, sino en la técnica de preparación de los fósiles en el laboratorio.

Noticias relacionadas