• El evento contó con la asistencia de parte del cuerpo diplomático acreditado en el país

El Consejo Nacional Electoral (CNE), afín al régimen de Nicolás Maduro, presentó la máquina y el software que se utilizarán en las elecciones parlamentarias convocadas para el 6 de diciembre.

Máquina. El nombre técnico de la nueva máquina electoral es EC21 y contará con un sistema de código abierto.

Carlos Quintero, rector del organismo y miembro de la Junta Nacional Electoral, señaló que la nueva máquina representa un avance significativo con respecto a los equipos utilizados durante los últimos procesos electorales en el país.

“He aquí una máquina que supera de manera importante al modelo anterior. Lo cual le va a dar a los electores un equipo con el que puedan interactuar de forma segura y confiable”, afirmó.

Durante la presentación estuvieron presentes miembros del cuerpo diplomático acreditado en Venezuela y representantes de las organizaciones políticas que participarán en la elección. Así como miembros del alto mando militar.

Foto: EFE

Detalló que el nuevo equipo cuenta con una pantalla táctil y tiene una autonomía de 10 horas de funcionamiento. Esto es posible gracias a que tiene integrada  una batería de litio que le permite funcionar sin necesidad de estar conectada a la corriente eléctrica.

Así mismo posee a su vez un sistema de sonido integrado diseñado para asistir a electores que sufran algún tipo de discapacidad auditiva o visual.

Quintero recordó que el motivo por el que el organismo electoral se vio obligado a realizar la modernización de su parque tecnológico fue la pérdida de la totalidad de las máquinas electorales durante un incendio registrado en los galpones del CNE a mediados de marzo.

Pérdida. En el incendio se perdió aproximadamente 98% del parque de máquinas con las que contaba el CNE.

Apuntó que el EC21 fue diseñado en el país por técnicos venezolanos. La razón de ello según argumentó es no tener que depender de proveedores internacionales. Tal y como ocurría anteriormente con los equipos comprados a la empresa multinacional Smartmatic.

Señaló que gracias a estas nuevas máquinas el proceso de votación debería ocurrir en un lapso de tan solo 20 segundos. Lo que agiliza el ejercicio del sufragio.

El software es parte del conocimiento acumulado durante estos años y en tiempos de pandemia le estamos dando una solución a los electores para que tarden el mínimo tiempo de votación” Carlos Quintero
Foto: EFE

Aseveró que los equipos se encuentran totalmente “blindados”. Para la transmisión de los datos hacen uso de una red de conexión aislada al margen del internet convencional.

¿Máquina china?

Pese a que según Quintero la máquina electoral EC21 fue diseñada en el país, Eugenio Martínez señala que la misma puede adquirirse a través de Internet, específicamente en la página Alibaba.com.

En dicha página de compras online puede apreciarse el equipo, el cual tiene un precio que oscila entre 286 y 362 dólares por unidad y cuya fabricación está a cargo de la compañía china TouchWo.

En la publicación se detalla que durante los últimos 10 meses tan solo han vendido dos equipos a un solo comprador ubicado en Francia.

Durante meses el nombre del fabricante de las máquinas de votación, así como el precio de las mismas han sido una incógnita para la población pues desde el CNE no se ha publicado la información correspondiente.

Aspectos desconocidos de la máquina

Un informe al que tuvo acceso El Diario, revela que las nuevas máquinas de votación cuentan con seis puertos USB 3.0, capacidad para conexión Fast Ethernet (1GB), además de un puerto HDMI y dos conectores para cornetas.

La EC21 también dispone de un disco duro Sata de 64GB y una memoria RAM de 8GB. Aunado a esto posee una pantalla táctil de 21 pulgadas con una relación de aspecto de 16:9, además de una impresora térmica.

Foto: EFE

De acuerdo con el documento, la fabricación del prototipo inicial de la máquina estuvo a cargo de la empresa argentina EX-CLE. Como parte de los acuerdos establecidos entre el CNE y la compañía. Esta última se compromete a brindar soporte técnico tanto al hardware como al software.

El contrato también le garantiza al organismo electoral el tener acceso al código fuente de los software. También a las actualizaciones de la solución de votación y totalización sin ninguna limitación.

“EX-CLE garantizará al CNE 3 años de garantía de fallas de funcionamiento. Adicionalmente, mientras exista relación comercial con la empresa, el CNE tendrán derecho a las actualizaciones de software gratuitas (de producirse) sobre las versiones que posee instaladas”, detalla el informe.

El acuerdo suscrito con la empresa argentina también prevé la garantía de los equipos. Los cuales oscilan entre uno y tres años dependiendo de los componentes.

Auditorías

El rector informó que las auditorías de este nuevo sistema electoral tendrán una duración de 15 días debido a que se realizará un análisis exhaustivo del mismo para garantizar su confiabilidad. 

Precisó que se realizarán un total de 16 auditorías, las cuales iniciarán a partir del próximo 12 de octubre.

Eugenio Martínez, periodista especializado en procesos electorales, sostiene que los plazos planteados por Quintero difieren ampliamente con respecto a los casi seis meses que según los expertos se necesitan para realizar la auditoría.

Quintero sostuvo de forma tajante que con este sistema electoral se garantiza la premisa de “un elector, un voto”, así como el secreto con respecto a la elección y la seguridad e integridad del proceso.

Si bien durante gran parte de la presentación se hizo referencia a la máquina y el software, no se pudo observar el funcionamiento de ambos pues no se realizó ninguna demostración del proceso de votación.

Inicio del proceso

Luego del inicio del proceso de auditorias pudo conocerse que las mismas contarán con la participación, vía web, de miembros del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela), así como especialistas de Argentina, Turquía, Rusia y Sudáfrica.

Desde el Observatorio Electoral Venezolano (OEV) señalan que este tipo de veeduría internacional debe realizarse bajo una serie de condiciones que permitan garantizar que se aproximen a unas llevadas a cabo in situ.

“Las veedurías remotas deben contar con una serie de garantías, en el entendido de que se aproximen aunque difícilmente puedan suplantar en igualdad de condiciones la presencialidad que ha caracterizado estas observaciones”, señala la OEV en su más reciente informe.

El proceso de auditorías reveló algunas inconsistencias con respecto a la información divulgada previamente por el CNE. Una de ellas es que durante la presentación de las máquinas electorales se indicó que estas emplearían un sistemas operativo de código abierto. Sin embargo, durante el proceso de revisión se pudo constatar que los equipos hacen uso de Windows 8.

“Primera contradicción entre lo que se anunció en la presentación de las máquinas de votación y lo que se observa en las auditorías. Aunque en la presentación se sugirió que se usa Open-source software (OSS), en la auditoría queda claro que es Windows 8”, publicó en Twitter el periodista especializado en procesos electorales, Eugenio Martínez.

¿Para que se valida el software de las máquinas?

El OEV explica que el objetivo de esta fase de las auditorías es realizar un escrutinio pormenorizado del código fuente de las máquinas de votación, así como la revisión del hardware, el funcionamiento del software.

La importancia de este análisis está vinculada al hecho de que el software de las máquinas de votación es el encargado de realizar el proceso de validación, de autenticación del elector, registrar los votos, llevar a cabo el proceso de escrutinio y finalmente transmitir los resultados.

Gran parte de las preguntas que se ciernen sobre los nuevos equipos tales como cuál fue el proceso de licitación que llevó a la compra de las máquinas y cuánto costó su compra permanezcan sin responder.

Noticias relacionadas