• Un grupo de cinco médicos venezolanos realizaron un informe, a manera de actualización, en el que exponen la relación entre estas dos patologías y advierten que las personas podrían tener el riesgo de desarrollar diabetes una vez que superen el virus

A mediados de abril, Finn Gnadt, un estudiante de 18 años de edad de Kiel (Alemania) se enteró de que tenía covid-19 a pesar de no haber desarrollado síntomas. Los padres de Gnadt se enfermaron después de un viaje en crucero por Austria, por lo que a su familia la examinaron para detectar anticuerpos del virus, que se producen como respuesta a la infección.

Pocos días después Gnadt comenzó a sentir un cansancio inusual y una sed constante. Su médico, Tim Hollstein, del hospital universitario Schleswig-Holstein, determinó lo que parecía improbable para alguien joven y sano: tenía diabetes tipo 1. Dado que lo único anómalo en su historia reciente había sido el coronavirus, el médico consideró que la aparición repentina de la diabetes podía estar vinculada a la infección, de acuerdo con una publicación de la revista Nature a finales de junio. 

La mayoría de las personas desarrollan diabetes tipo 1 porque su sistema inmunológico ataca sus propias células beta en el páncreas, las responsables de producir insulina. En el caso de Gnadt, el covid-19 había sido responsable de destruirlas.

Análisis de una prueba PCR | Foto: AFP

Estos primeros hechos fueron datos de interés para un grupo de médicos venezolanos. El estudio de revisión, que fue aceptado para su publicación en la revista de la Sociedad Española de Arteriosclerosis, está enfocado en realizar una actualización sobre el conocimiento acerca de la relación entre la diabetes y el covid-19. 

En primera instancia, el médico endocrinólogo Marcos Lima Martínez, explicó para El Diario que los pacientes diabéticos que se contagian con covid-19 son personas con un mayor riesgo de mortalidad. Esto debido a que esta enfermedad produce un inmunocompromiso, es decir, una suerte de traición en el sistema inmunológico que destruye las células sanas dentro del páncreas. 

Otra de las aristas de la investigación es resaltar, con base en la evidencia científica, que en los pacientes no diabéticos y que contraen el covid-19, al finalizar de la enfermedad o en el transcurso de la misma, pueden presentar un incremento en los niveles de azúcar en la sangre en el rango de diabetes.

Lima Martínez dice que en el estudio se busca demostrar que el SARS-CoV-2 es capaz de ingresar en las células beta del páncreas, y al estar dentro, afecta la secreción de insulina.

“En este artículo una de las cosas por las cuales nos sentimos particularmente orgullosos, además del hecho de que los autores somos médicos venezolanos, es que también añadimos algunas sugerencias de prevención y manejo para los pacientes diabéticos con infección por covid-19 leve y severa. Por ello, creemos que este artículo será de gran ayuda para la comunidad médica y el personal de salud en general sobre las actualizaciones entre ambas patologías”, indicó el médico endocrinólogo.

Los firmas del estudio

Carlos Carrera, médico endocrinólogo en Caracas
Miguel Ángel Contreras, médico internista en Nueva Esparta
María Laura Madera, médico general en Mérida
Valeska Marín, residente de oftalmología en Distrito Capital
Marcos Lima Martínez, médico endocrinólogo en Bolívar

30% de los pacientes que fallecieron por covid-19 también padecían diabetes

La línea de investigación, dice Lima Martínez, se inició luego que en la segunda ola de incremento de casos por covid-19 en Italia, donde dos tercios de las personas que fallecían eran pacientes diabéticos. Añade que la incidencia de diabetes posterior a una infección del virus pudiera incrementar la prevalencia de esta patología en Venezuela. 

El especialista también señaló que el estudio hace mención a que el número de pacientes que podrían desarrollar trastornos con la regulación de la glucosa aumentará potencialmente en todo el mundo por dos aristas. La primera porque el SARS-CoV-2 es capaz de afectar las células beta del páncreas y por consiguiente influye al individuo a desarrollar diabetes. Otro aspecto, señala el endocrino, es el uso de esteroides en el tratamiento para una persona con covid-19. 

Los esteroides son medicamentos con efectos hiperglucemiantes, es decir, que inciden en el aumento del azúcar en la sangre y constituyen un factor de riesgo adicional para desarrollar diabetes, dice el médico. Explica que ensayos clínicos han demostrado que los esteroides pueden reducir un tercio de la mortalidad en pacientes con covid-19, pero, también afectan los niveles de glucemia.

¿Cómo sería el tratamiento para un paciente diabético y con covid-19?

El médico Marcos Lima Martínez aseguró que todos los medicamentos que se utilizan habitualmente para el manejo de la diabetes, como por ejemplo, metformina, sulfonilurea e insulina pueden funcionar en el tratamiento para contrarrestar los efectos de un contagio por el virus.

A pesar de esto, resalta que para pacientes que tengan infección severa y que requieren intubación y deben ser hospitalizados en una unidad de cuidados intensivos el tratamiento sugerido debería ser con insulina porque su aplicación ha demostrado mayores beneficios y fiabilidad en el control metabólico de los pacientes, además de tener una tasa de efectos adversos muy limitado.

El médico especifica que, hasta ahora, no existen indicaciones por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que pacientes sean evaluados por un endocrinólogo una vez que superen una infección por covid-19.

Prevalencia de la diabetes en Venezuela

7.7%

Entre 2005 y 2010

13.1%

Entre 2006 y 2017

8.000.000

de personas con diabetes en el país

En ese sentido, puntualiza que los médicos que integraron la investigación de este informe consideran que es pertinente una evaluación de glucemia debido a que se debe estudiar si la glucosa se vio afectada un mes después de haber superado la enfermedad. Sobre todo, añade Lima Martínez, en pacientes que presentaron complicaciones y que durante su tratamiento recibieron esteroides. 

En cuanto al estudio, que vendría siendo una actualización sobre la relación bidireccional entre las dos patologías, Martínez Lima espera que se publique en aproximadamente dos meses. 

Los manuscritos son enviados a la  Sociedad Española de Arteriosclerosis en donde son evaluados en un primer filtro por un comité editorial integrado por médicos españoles y especialistas en cardiología, endocrinología, medicina interna y angiología, quienes determinan si el artículo es de interés para la comunidad médica. 

Posteriormente, una vez que es aprobado, un comité de arbitraje realiza una evaluación a ciegas desconociendo los autores del texto. Finalmente, emiten un veredicto el cual fue notificado al grupo de médicos venezolanos el pasado 5 de octubre como aprobado para su publicación en la revista científica. 

Un registro para monitorear casos simultáneos de covid-19 y diabetes

Francesco Rubino, profesor de cirugía metabólica en el King’s College de Londres, afirmó para la revista científica Wired que todavía se desconoce el mecanismo exacto por el cual el virus influye en el metabolismo de la glucosa y tampoco se ha comprobado que la manifestación aguda de diabetes en estos pacientes representa el tipo clásico 1, tipo 2 o, incluso un nuevo tipo de diabetes.

Otra de las aristas de la investigación es resaltar, con base en la evidencia científica, que en los pacientes no diabéticos y que contraen el covid-19, al finalizar de la enfermedad o en el transcurso de la misma, pueden presentar un incremento en los niveles de azúcar en la sangre en el rango de diabetes.

Foto: AFP

Las observaciones recientes encabezadas por Rubino sugieren una relación bidireccional entre el covid-19 y la diabetes, y no unilateral como se había estado pensando. A través de esto se pudo identificar que los receptores ACE-2 a los que se une el SARS-CoV-2 para infectar las células humanas no solo se encuentran en los pulmones, sino también en otros órganos y tejidos como el páncreas, el intestino delgado, tejido graso, hígado y riñón, los cuales intervienen en el metabolismo de la glucosa.

Rubino apuntó que todavía no está claro cómo el coronavirus podría desencadenar a la diabetes. También señaló que las respuestas de estrés conocidas pueden empeorar a la diabetes preexistente o desenmascarar a una diabetes que ya existía. En vista de ello, un grupo internacional de 17 expertos en diabetes involucrados crearon el proyecto CoviDiab Registry, un registro global de nuevos casos de diabetes en pacientes con covid-19.

De esta forma, los investigadores esperan recolectar suficiente información para comprender el alcance y las características de las manifestaciones de diabetes en pacientes con covid-19, para así desarrollar estrategias de tratamiento y monitoreo durante y después de la pandemia. Por esa razón:

Si usted es paciente con diabetes:

Las personas con diabetes deben vigilar con más cuidado sus niveles de azúcar en la sangre. Si los niveles de azúcar en la sangre son más altos de lo que deberían, comuníquese con su médico de confianza. 

Además, es importante monitorear el nivel de azúcar en la sangre de manera regular. Esto puede contribuir con evitar complicaciones graves en caso de que la infección por covid-19 no se haya detectado a tiempo, o que la persona sea asintomática.

Si tiene covid-19, pero no tiene diabetes:

Los síntomas de inicio repentino de una diabetes incluyen tener mucha sed, orinar con una mayor frecuencia que la usual, sentirse muy cansado, tener la vista borrosa o sentirse confundido. 

En caso de tener sospechas de alguno de estos síntomas y conocimiento de algún antecedente familiar con diabetes, sobre todo tipo 1, se sugiere acudir al médico. El riesgo de tener la enfermedad es mucho más alto que en otro tipo de personas.

Noticias relacionadas