• A parte del hecho de que es hija de un donante de esperma, ¿qué significa eso realmente? ¿Su nombre, su edad, el estado donde reside? ¿Cómo alguien que sabe esas cosas representa una amenaza para ella?

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota I Used a Sperm Donor. Should I Introduce My Daughter to Her Half Siblings?, original de The New York Times.

Soy madre soltera por elección. Mi bebé, que ahora tiene 10 meses, fue concebido usando un donante de “identificación abierta” de un banco de esperma, lo que significa que cuando mi hija cumpla 18 años, puede contactar al donante a través del banco de esperma.

Sin embargo, ahora mismo podemos estar en contacto con otras familias que concibieron con el mismo donante, a través de la plataforma privada de conexión en línea del banco de esperma, otros registros de hermanos de donantes o ambos. Me pregunto si es justo para mi hijo presentarla allí. No publico sobre ella en las redes sociales y creo en proteger su privacidad. Pero creo firmemente que necesita conocer su historia de origen y comprender, desde temprana edad, que tiene entre 15 y 20 medios hermanos donantes. Aún así, una parte de mí siente que ella, no yo, debería decidir qué interacción debería tener con sus medio hermanos donantes y sus familias.

Se siente como una invasión de la privacidad compartir su información con las familias de los medios hermanos donantes (u otros), incluso si estos sitios son privados y parecen un objetivo de piratería poco probable. Pero es difícil saber a qué edad debería considerarla «competente» para decidir por sí misma sobre el contacto. Además, imagino que sería mucho más fácil normalizar la situación inusual de tener tantos medios hermanos biológicos con los que no tiene otra conexión familiar si crece conociendo al menos a algunos de ellos como personas reales, aunque solo sea a través de fotos, correos electrónicos y videollamadas. Si bien probablemente me beneficiaría de conectarme con las otras familias donantes, muchas de las cuales también son madres solteras por elección, mi principal preocupación es qué es lo mejor para mi hija. ¿Cuáles son las consideraciones éticas de compartir su identidad y cierta información personal con «extraños» que también son las familias de sus «parientes» genéticos antes de que ella pueda opinar? 

Como padre, usted es responsable de tomar todo tipo de decisiones para un niño que no tiene la edad suficiente para hacerlo por sí mismo. La está criando o no como miembro de una tradición religiosa particular; como vegano, vegetariano u omnívoro; como pianista, bailarina o futbolista. No puede estar seguro de cuál será su opinión de todas estas opciones cuando luego mire hacia atrás. De hecho, ser padre en estos días es esperar, quizás con cierta inquietud, un tribunal que no se convocará en muchos años. Mientras tanto, simplemente debe usar su mejor juicio. Solo si toma estas decisiones de manera irresponsable, su hija tendrá una base justa para quejarse más adelante.

Es cierto que las decisiones que involucran la privacidad, en particular, son muy difíciles de revertir. Una vez que esos otros medios hermanos biológicos y sus padres sepan que ella está allí, su hija no puede desaparecer fácilmente de su conciencia. Pero la opción opuesta también tendrá consecuencias que son difíciles de revertir: debido a que crecer en contacto con alguien a menudo establece un tipo de relación muy especial, no crecer en contacto con alguien te priva permanentemente de esa experiencia. Sí, estos lazos son opcionales, de una manera que obviamente no es el caso de los parientes no donantes, aunque tal vez estén cargados de las expectativas que pueden surgir de la ascendencia compartida. Pero, al igual que con sus otros parientes, no hay forma de saber de antemano si estos vínculos resultarán gratificantes y bienvenidos. Y la máxima «es mejor prevenir que curar» proporciona poca orientación.

A veces estamos demasiado preocupados hoy en día con la cuestión de la privacidad epistémica, con evitar que otros tengan acceso a datos sobre nosotros. Mucha gente inevitablemente acabará sabiendo mucho sobre su hija a medida que crezca; su maestra de jardín de infancia, sus compañeros de escuela y sus padres seguramente sabrán el tipo de hechos que usted podría estar contemplando compartir con sus medio hermanos biológicos. Preguntas sobre la ética de compartir «su identidad y cierta información personal». Pero, aparte del hecho de que es hija de un donante de esperma, ¿qué significa eso realmente? ¿Su nombre, su edad, el estado donde reside? ¿Cómo alguien que sabe esas cosas representa una amenaza para ella de la que razonablemente podría quejarse más tarde?

Y recuerde, mientras su hijo siga siendo pequeño, usted determinará no solo estos contactos, sino todos sus contactos. Ella tendrá citas para jugar con otros niños solo si usted lo permite. Entonces, una prueba para transmitir información es: ¿Le diría esto al padre de un niño con el que mi hijo iba a tener citas regulares de juego?

Mencionas otra consideración de pasada: estos contactos pueden ayudarte en tu vida como madre soltera. Este interés, parece sugerir, podría estar en conflicto con lo que está en los intereses de su hija. Pero tener una madre floreciente también será de su interés. Tiene razón en considerar seriamente estos temas. Sin embargo, como regla general, el bienestar de los padres está alineado con el bienestar de sus hijos.

Mi hijo fue despedido temporalmente de su trabajo en abril, a las pocas semanas de comenzar. Su empleador lo ayudó a él y a sus compañeros de trabajo a registrarse para recibir beneficios por desempleo, y comenzó a recibir esos cheques en unas pocas semanas. Vive solo en un apartamento de alquiler, así que, como la mayoría de nosotros, tiene facturas que pagar, pero siempre ha sido muy cuidadoso con sus finanzas y tiene dinero ahorrado para un día lluvioso. Para un joven de 25 años, está bien económicamente.

Aproximadamente dos meses después de recibir sus beneficios, recibió una carta del Departamento de Trabajo que decía que tenía motivos para creer que estaba recibiendo beneficios mientras aún le pagaban en su trabajo, por lo que el departamento dejó de pagar sus beneficios mientras investigaba. No tengo ninguna duda de que esto es un error, dado que mi hijo completó su papeleo con mi ayuda y la de su empleador.

Poco después de que se le cortaran los beneficios, su empleador se puso en contacto con él y le dijo que regresara y ahora trabaja a tiempo completo. ¿Es ético que mi hijo continúe con la investigación con el Departamento de Trabajo para obtener los beneficios que debería haber recibido? Por un lado, va a estar bien financieramente ahora que está trabajando de nuevo, y si toma los beneficios, podría estar tomando dinero de personas que todavía están sin trabajo. Por otro lado, es dinero que es legalmente suyo, y en total son un par de miles de dólares. No hemos escuchado nada del Departamento de Trabajo y creo que si no lo hacemos, el departamento tampoco lo hará. 

No veo ninguna buena razón para que su hijo no continúe buscando el dinero que debería haber recibido. Las prestaciones por desempleo son básicamente una forma de seguro social. Suavizan el golpe financiero cuando, por así decirlo, se ve afectado por la pérdida de su trabajo. No aceptar los pagos sería como rechazar un pago del seguro al que tiene derecho porque puede pagar usted mismo el costo de una pérdida cubierta.

Ahora bien, estos pagos podrían haberse diseñado para tener en cuenta todos los activos disponibles para el trabajador desempleado, como los ahorros de su hijo, pero eso tendría al menos dos desventajas importantes. Una es que desalentaría exactamente el tipo de manejo cuidadoso de los recursos en el que se ha dedicado su hijo. Otra es que requeriría más complejidad en la presentación: tendría que hacer algún tipo de declaración de activos. Los sistemas gubernamentales de apoyo para quienes se encuentran en momentos de necesidad deben redactarse con reglas que sean lo suficientemente claras y simples para permitir que la gente común las entienda y las cumpla. No deben requerir documentación excesiva ni cálculos elaborados. Hay buenas razones, entonces, por las que la feliz situación de su hijo no lo hizo inelegible para recibir beneficios.

Te preocupa que si toma este dinero, el sistema se agotará hasta el punto en que las personas que realmente lo necesiten no puedan obtener apoyo. Dudo que eso sea cierto; el monto del pago en cuestión, como una fracción del costo total del sistema, es minúsculo. Sin embargo, si fuera cierto, sería una falla en el diseño del sistema o una falla de las autoridades responsables de administrarlo. Tu hijo ha seguido las reglas; el Departamento de Trabajo también debería hacerlo.

Traducido por Oswaldo González 

Noticias relacionadas