• El líder de Voluntad Popular llegó a territorio colombiano. Por varias horas, funcionarios del Sebin patrullaron las inmediaciones del recinto diplomático Foto: Reuters

Este sábado 24 de octubre, el político venezolano Leopoldo López  abandonó la residencia del embajador español en Caracas, en donde estaba refugiado desde el 30 de abril de 2019, luego del fracaso de la “Operación Libertad”.

Fuentes confirmaron a El Diario que el líder de Voluntad Popular pasó por territorio colombiano para luego dirigirse a España, país a donde llegó este domingo 25 de octubre.

El régimen de Nicolás Maduro concedió el pasado 31 de agosto un indulto a gran parte de los políticos de oposición exiliados o presos en Venezuela. La lista contiene a 110 opositores, entre los cuales se encuentran 23 diputados y cuatro suplentes. Sin embargo, dentro de ellos no está López.

El dirigente sale del país semanas después de que el gobierno de Pedro Sánchez anunciara el relevo de Jesús Silva Fernández de la Embajada española en Caracas, por Juan Fernández Trigo, que era embajador en Cuba desde octubre del 2018. 

En junio de 2019 su esposa, Lilian Tintori, y sus hijos, huyeron a España. Su padre, Leopoldo López Gil, también reside en el país europeo, donde funge como eurodiputado por el Partido Popular.

Más de seis años de persecuciones 

Desde el año 2014 con la detención de Leopoldo López aumentó la persecución contra los dirigentes opositores y de su partido. La lista de políticos exiliados o en la clandestinidad se fue incrementando tras el hostigamiento y la persecución.

López fue acusado por la Fiscalía General de la República por delitos de instigación pública y asociación para delinquir. Desde esa fecha y hasta 2017, en espera de su sentencia, estuvo recluido en la cárcel militar de Ramo Verde. 

Leopoldo López en la cárcel de Ramo Verde

Posteriormente, la sentencia dictaminó casa por cárcel para el político venezolano, hasta que en la madrugada del 30 de abril de 2019 fue liberado durante la “Operación Libertad”. Al día siguiente se vio obligado a refugiarse en la vivienda oficial del embajador español, donde quedó en situación de “huésped”.   

Una vida dedicada a la política

Los inicios de Leopoldo López  en la política nacional se remontan al año 2000, cuando resultó electo como alcalde del Municipio Chacao, en la capital caraqueña. Este fue un cargo que ejerció por dos períodos consecutivos (2000-2008).

En 2008 su popularidad lo impulsó a postularse como candidato para alcalde de Caracas, pero la Contraloría General de la República, afín entonces al gobierno de Hugo Chávez, lo inhabilitó para ejercer cargos públicos luego de haberlo acusado de supuestas irregularidades durante su gestión en Chacao.

Ese proceso de inhabilitación política llegó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que emitió un fallo a favor de López, pero fue ignorado por la justicia venezolana.

En 2009 López fundó el partido político Voluntad Popular, conocido como la “tolda naranja”, donde han salido varios líderes opositores como el mismo presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó.

Elecciones presidenciales y protestas del 2014 

En 2011 la CIDH se volvió a pronunciar a favor de López, al considerar que se le habían violado sus derechos, por lo que obligó al entonces gobierno de Hugo Chávez a habilitarlo nuevamente para ejercer cargos públicos. Esto le permitía postularse para las presidenciales de 2012.

Durante las presidenciales, López declinó su candidatura para apoyar en ese entonces a Capriles Radonski, quien encabezaba las encuestas de intención de voto.

La crisis económica, política y social que vivía Venezuela tocó su punto más álgido a inicios de 2014. El descontento social por los altos índices de delincuencia, inflación, escasez, la injerencia cubana y vulneración de los derechos humanos trajo consigo una serie de protestas.

Por ello, López, junto con otros líderes opositores, convocó una manifestación el 12 de febrero de 2014 en todo el país. Autoridades del municipio Libertador de Caracas no concedieron el permiso para esa protesta.

Las protestas de 2014 derivaron en 43 muertos, muchos de los cuales fueron por arma de fuego de grupos paramilitares, conocidos como colectivos, que se identifican con los ideales de Nicolás Maduro. Varios de esos ataques quedaron registrados en videos. 

Noticias relacionadas