• El candidato demócrata obtuvo más de 74.000.000 de votos, lo que lo convierte en el más votado de la historia de su partido

Joe Biden se convirtió este sábado en el presidente N° 46 en la historia de los Estados Unidos luego de imponerse sobre Donald Trump en unas elecciones marcadas por la pandemia originada por el coronavirus.

Las proyecciones de las principales agencias de noticias estadounidenses adjudican a Biden la victoria luego de obtener 284 votos electorales, de los 270 requeridos para ser electo presidente. Esto ocurre luego de que las proyecciones lo dieran como ganador del estado de Pensilvania.

Luego de contabilizadas las boletas electorales se pudo conocer que el candidato demócrata no solo le arrebató la presidencia a Trump, sino que a su vez se convirtió en el aspirante a la oficina oval con el mayor respaldo ciudadano de la historia con más de 74.000.000 de votos.

El anuncio de la victoria de Biden fue realizado, por los medios estadounidenses, luego de cinco días de espera tras la jornada electoral. La demora en la notificación de los resultados se produjo luego de que una cifra récord de más de 100.000.000 de electores sufragara a través de la modalidad de voto por correo. Esto ocasionó que un número significativo de condados, situados en estados claves, viesen demorado el conteo de los mismos al no contar con la suficiente experiencia para procesarlos rápidamente.

«América, me honra que me hayan elegido para dirigir nuestro gran país. El trabajo que tenemos por delante será duro, pero les prometo lo siguiente: seré un presidente para todos los estadounidenses, ya sea que hayan votado por mí o no. Mantendré la fe que has depositado en mí», publicó Biden en Twitter acompañado de un video.

Tras conocerse las proyecciones que dan a Biden como ganador cientos de partidarios, del ahora presidente electo, salieron a las calles en ciudades como Filadelfia (Pensilvania) a celebrar la victoria.

Horas antes el líder demócrata había asegurado que se sentía confiado en que una vez fuesen contabilizados la totalidad de los votos emitidos en los estados de Georgia, Nevada, Arizona y Pensilvania, sería evidente su victoria.

El triunfo de Biden ocurre luego de que lograse recuperar el control del denominado “Muro Azul”. Este está integrado por los estados de Michigan, Wisconsin y Pensilvania todos con una tendencia histórica de apoyar al partido demócrata y que sin embargo habían sido conquistados por Trump en las elecciones de 2016. Esto se tradujo en la obtención de 46 votos electorales más que los conseguidos en las pasadas elecciones por la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton.

La conquista demócrata de la presidencia fue posible también gracias a estados como Arizona y Nevada los cuales le otorgaron otros 17 votos electorales.

La elección de Joe Biden y Kamala Harris como presidente y vicepresidenta marca un hito en la política estadounidense. Biden se convierte a sus 77 años en el candidato de mayor edad en ser elegido para dirigir el destino de EE UU, mientras que por su parte la senadora Harris ostentará el título de ser la primera mujer en la historia del país en ocupar el cargo de vicepresidenta.

Reacción de Trump

Luego de conocerse las proyecciones que dan como ganador a Joe Biden, el equipo de campaña de Donald Trump publicó una carta firmada por el mandatario en la que asegura que se produjo fraude electoral.

En el texto el mandatario estadounidense recuerda que Biden no ha sido certificado oficialmente como ganador en ninguno de los 50 estados que componen Estados Unidos.

Además aseguró que a partir del próximo lunes su equipo jurídico iniciará procesos legales para garantizar que el legítimo ganador sea anunciado.

Concluye prometiendo que no descansará hasta que se produzca un reconteo de los votos de forma honesta tal y como el pueblo estadounidense merece.

Previo a la publicación de la carta el presidente estadounidense afirmó desde su cuenta personal de Twitter que él había sido el ganador de los comicios con una diferencia significativa.

«¡GANÉ ESTA ELECCIÓN, POR MUCHO!», aseguró pese a que en ese momento no existía ninguna proyección que lo diese como vencedor en las elecciones.

Noticias relacionadas