• El representante del gobierno interino de Juan Guaidó en Perú aseguró en exclusiva para El Diario que el gabinete del nuevo gobierno peruano es sensible a la violación de derechos humanos por parte del régimen de Nicolás Maduro

Carlos Scull tiene un arduo trabajo por delante. Ha sido así desde que en febrero de 2019 asumió la representación del gobierno interino de Juan Guaidó en Perú. Sin embargo, su trabajo ahora es diferente. Se trata, pues, de confirmar lo hecho hasta ahora: el reconocimiento al interinato venezolano y la condena al régimen de Nicolás Maduro. El contexto no es el más favorable. Después de una ajetreada semana de vacancia, manifestaciones, muertes y renuncia, Fransico Sagasti es el nuevo presidente peruano. Las expectativas, dice, son positivas. 

«Nosotros esperamos que el apoyo a la democracia en Venezuela continúe con el gobierno interino, y que podamos trabajar de la mano no solo para fortalecer el apoyo del Perú y su liderazgo en el Grupo de Lima, sino también en el apoyo a la población venezolana», comenta en exclusiva para El Diario. 

Aunque hasta ahora el nuevo Ejecutivo no ha fijado posición, Scull va desempolvando pistas sobre la política de la era Sagasti: Elizabeth Astete, la nueva canciller, ha seguido de cerca el trabajo del Grupo de Lima. Con ella espera reunirse una vez que el protocolo lo permita.

El embajador repite en cada respuesta los lineamientos a seguir: primero, el rechazo al fraude —así le dice— del 6 de diciembre; segundo, el apoyo a la consulta popular, y por último pero no menos —o lo más— importante, el respaldo a la migración venezolana en ese país. ¿La continuidad Administrativa de la Asamblea Nacional? Se decidirá en los próximos meses, dice, pero ya era cuestión hablada con el gobierno de Martín Vizcarra. 

Habla también Scull de la xenofobia. La rechaza, la denuncia y, como repite a lo largo de la entrevista, también la trabaja. La meta es sancionar y educar. En eso tampoco están solos. La mayoría de los peruanos, como los venezolanos, la repudian.

Coordinar el apoyo

—Tres presidentes en ocho días, manifestaciones en las calles e incluso dos jóvenes muertos durante las protestas. Han sido días históricos para Perú. ¿Cómo lo ha vivido usted desde allá? 

—Sin dudas, han sido días bien complicados por todo lo que conlleva cuando se dan estos cambios drásticos. El país entra en un período de inestabilidad y eso claro que afecta un poco nuestro trabajo por los avances que tenemos. Eso trae mucha incertidumbre no solo dentro de la embajada, sino además dentro de la comunidad venezolana. Tenemos que recordar que Perú es el segundo país, detrás de Colombia, con más migración venezolana. Hay casi 1.000.000 de venezolanos acá y al ser una población tan grande, eso evidentemente trae eso de ver qué va a suceder con ellos. Mucha gente, como se veía en redes sociales, conectaba un poco las manifestaciones con algunas situaciones similares que vivieron en Venezuela. Fue un período largo, pero finalmente el Congreso peruano eligió a Francisco Sagasti como presidente interino y eso por lo menos trajo algo de tranquilidad y calma a la población. 

El día miércoles se juramentó el nuevo gabinete y por lo que se puede ver, es muy técnico, gente con bastante experiencia, paritario, con muchas mujeres, y eso yo creo que siempre es positivo. Hay que ver qué viene de ahora en adelante pero, sin dudas, hay mucha más tranquilidad. 

—¿Qué significa para el gobierno interino de Juan Guaidó la salida del poder de Martín Vizcarra, teniendo en cuenta también que recientemente hubo un cambio de gobierno en Bolivia? Él fue de mucho apoyo para la causa que ustedes defienden. 

—Primero, nosotros no nos podemos entrometer en asuntos internos de otros países, eso es un principio básico de las relaciones entre los Estados. Nosotros tenemos que respetar la decisión del Perú. Y lo que tenemos que hacer ahora es trabajar con el nuevo gobierno. Como es un gobierno de transición —ya que habrán elecciones en abril del próximo año, y se espera que este gobierno dure hasta el 28 de julio de 2021—, no se esperan cambios drásticos. Sin embargo, quien marca la política exterior del Perú es la Cancillería peruana, que es muy profesional, con diplomáticos de carrera. 

Nosotros esperamos que el apoyo a la democracia en Venezuela continúe con el gobierno interino, y que podamos trabajar de la mano no solo para fortalecer el apoyo del Perú y su liderazgo en el Grupo de Lima, sino también en el apoyo a la población venezolana en su lucha por unas elecciones libres y transparentes, y a favor de los casi 1.000.000 de migrantes venezolanos que viven en este país.

Nosotros esperamos que el apoyo a la democracia en Venezuela continúe con el gobierno interino» Carlos Scull

—Pero, más allá de eso, supongo que le estarán agradecidos al presidente Vizcarra por el reconocimiento a Juan Guaidó como presidente y a usted como el representante de Venezuela en su país. 

—Sí, claro. Estamos agradecidos con su gobierno, con él y sus distintos miembros de su gabinete que apoyaron distintas iniciativas. Pero bueno, la idea ahora es seguir trabajando hacia adelante. La idea es que ese apoyo continúe. Ha sido un trabajo muy arduo en estos casi dos años desde que asumimos esta tarea y ahora debemos fortalecer ese apoyo en momentos que son muy complicados. 

Se viene un fraude electoral ahorita el 6 de diciembre, nosotros también tenemos una consulta muy importante, la migración está en aumento otra vez, vemos que hay personas saliendo de nuevo de nuestro país no solo hacia Perú, sino hacia países vecinos, que hace que esta situación pueda ser muy complicada. Parte de nuestro trabajo debe ser fortalecer esa coordinación para ver cómo podemos asumir ese reto. Pero claro, nosotros siempre lo hemos dicho, la crisis migratoria no se va a acabar hasta que Nicolás Maduro salga del poder. 

—Hay dos pasos claves para el gobierno interino de Juan Guaidó de cara al futuro. La primera es la consulta popular y la segunda es la eventual continuidad administrativa de la Asamblea Nacional a partir de enero de 2021. ¿Ustedes ya habían hablado con el gobierno de Vizcarra para que apoyara esta ruta? ¿Tenían ya una respuesta al respecto? 

—Eso es algo que nosotros veníamos trabajando. El Perú, como sabes, coordina el Grupo de Lima y tuvimos una reunión recientemente, hace ya casi un mes, donde hubo una condena rotunda hacia el fraude electoral del 6 de diciembre. Eso ha sido un punto de consenso entre los países de la región, y también en Europa, donde hemos visto manifestaciones de Josep Borrell diciendo que lo del 6 de diciembre será un fraude electoral. 

Yo creo que el otro punto importante, que también ha liderado el Perú, ha sido visibilizar la violación de derechos humanos en Venezuela, que llegó a un punto alto cuando se dieron a conocer todos estos crímenes en el último informe de la Misión de hechos de la Organización de las Naciones Unidas. El Perú es uno de los países que respalda la denuncia contra Nicolás Maduro ante la Corte Penal Internacional. E incluso, Perú, por tener representación en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, es el país que da a conocer allí la posición del Grupo de Lima. La última declaración ante el Consejo fue a favor de condenar estos crímenes de lesa humanidad en nuestro país y también de un respaldo a las víctimas, que eso es importante. Perú reconoce que hay una crisis humanitaria, porque además lo padece. Para nadie es un secreto la razón por la cual hay tantos venezolanos acá. 

Bajo esos lineamientos vamos a continuar trabajando. Asumió una nueva canciller, que se llama Elizabeth Astete, que ha tenido mucha experiencia en el continente, fue embajadora en México y también estaba encargada del Departamento de Las Américas, entonces estaba muy al tanto de lo que sucedía en el Grupo de Lima. No es alguien nuevo en esta lucha, es alguien que venía trabajando el tema de Venezuela y eso nos abre las puertas a que eso continúe. 

—¿Y sobre la continuidad administrativa? ¿Habían conversado esta posibilidad con el gobierno de Vizcarra? 

—Eso es algo que está sobre la mesa, que se está discutiendo todavía en el seno de la Asamblea Nacional. Pero lo que sí se sabe es que nadie va a reconocer el fraude electoral del 6 de diciembre. Ahora los esfuerzos están enfocados en qué va a pasar después de ese día, nosotros también tenemos una consulta muy importante, y eso va a marcar la pauta sobre el tema de la continuidad. Pareciera que van a ser momentos importantes, y luego sabremos cómo se irán dando los hechos. 

—El nuevo gobierno se instaló hace poco tiempo, pero ¿ya ha tenido un acercamiento con alguien del gabinete o espera reunirse en los próximos días con representantes del gobierno de Francisco Sagasti? 

—Francisco Sagasti viene del Partido Morado, que es un partido que ha tenido manifestaciones de apoyo a la causa de Venezuela. Yo creo que este tema de Venezuela para el presidente Francisco Sagasti, como para las personas que lo acompañon en su bancada, no es algo nuevo y eso es importante. 

Sí tenemos que entender que, al ser un gobierno de transición, que ha entrado en un contexto tan delicado, va a estar seguramente muy enfocado en la misión que el mismo presidente Sagasti ha dicho, que es llevar al Perú a unas elecciones transparentes. En este país la lucha contra el covid-19 sigue siendo un problema, hay que seguir en esa política de tratar de contener los contagios ante el miedo de un segundo rebrote. Yo creo que el otro punto importante es cómo recuperar la economía después del impacto que tuvo la pandemia. 

Pero sí, nosotros con Elizabeth Astete nos hemos reunido antes, la conocemos, hemos trabajado estos temas. Tenemos que esperar los protocolos. Imagino que en las próximas horas se juramentará la canciller en la Cancillería, que también tiene hace su propia transmisión de mando. Una vez que eso suceda, nosotros esperamos poder empezar a hacer el trabajo formal, cumpliendo y respetando los protocolos pertinentes para continuar con nuestra agenda que veníamos trabajando con el gobierno anterior.

Yo creo que este tema de Venezuela para el presidente Francisco Sagasti, como para las personas que lo acompañon en su bancada, no es algo nuevo y eso es importante» Carlos Scull

—Esto que acaba de decir responde un poco la siguiente pregunta que tenía, pero se la haré  por si quiere usted agregar algo más. El nuevo gobierno tiene que hacer frente a todas estas situaciones que usted mencionó, entonces hay quienes puedan pensar que ante este contexto tan difícil como el de Perú, pueda haber un apoyo no tan determinante como el que sí se produjo con el presidente Vizcarra y antes con el presidente Kuczynski. 

—Claro. Primero, como te lo dije antes, nosotros vamos a continuar haciendo nuestro trabajo para que ese apoyo se mantenga. Yo creo que ese apoyo no solo ha venido de los gobiernos, de los presidentes, sino también de la Cancillería, y de la población en general. Los peruanos están muy sensibilizados con lo que ocurre en nuestro país, saben que el régimen de Maduro es una dictadura. Pará nosotros es importante que eso continúe, y desde la embajada es lo que vamos a hacer. 

Hemos logrado que se reconozcan nuestros trámites. Trámites que hacía o que hace el consulado chavista, pero que nosotros estamos haciendo. Parte de eso es ayudar a los venezolanos a conseguir su regularización migratoria, que eso es algo que también le interesa al gobierno peruano. Hasta el día de hoy hemos hecho casi 5.000 trámites. Es decir, hemos logrado un impacto importante para apoyar a los venezolanos no solo en Lima sino en otras provincias del país. Ahí hay un punto de cooperación importante que lo queremos fortalecer. 

El Perú ha sido muy receptivo con todo lo que es la violación de derechos humanos en Venezuela. Yo creo que ese apoyo se va a mantener en ese sentido, porque sé que hay personas muy sensibles en este gabinete, en la administración pública y en la población en general, al tema de los crímenes de lesa humanidad. 

Xenofobia y covid-19 

—Esta semana se hizo público un caso de xenofobia en contra de un venezolano que repartía comida en Lima. Dijo usted en sus redes sociales que conversó con él. Denos detalles de esa conversación y de qué está haciendo la embajada del gobierno interino de Venezuela en estos casos. 

—Apenas vi el video, pude conseguir su número, lo llamé y hablé con él, nos contó un poco lo sucedido. Le manifesté nuestro respaldo. Eso generó rechazo en toda la población, en los venezolanos y en los peruanos. Causó bastante conmoción e indignación. Lo apoyamos, le dimos toda la asistencia para que pusiera la denuncia. Ya quedará de parte de las autoridades ver cómo se procesa. 

De alguna forma se logró unir ese rechazo a actos xenofóbicos. Él recibió muchas muestras de apoyo de periodistas, congresistas y la población en general. Eso ayudó a visibilizar estos focos de xenofobia que lamentablemente a veces se da contra ciudadanos venezolanos. Él publicó una disculpa a través de otro video, la Alcaldía de Miraflores, donde se suscitaron los hechos, multó al responsable con 4.500 soles, que son aproximadamente 1.200 dólares. Pero dentro de todo lo repugnante que fue eso, Junior, que fue la persona afectada, logró que se entendiera que esto lamentablemente sigue sucediendo y que tiene que haber, primero, un rechazo, pero también sanciones. 

—Este caso estuvo documentado, pero en los otros en los que no hay un video que la gente vea y pueda reaccionar, ¿cuál es la respuesta de las autoridades peruanas? 

—Sí, esto no es la primera vez que sucede. Ya ha pasado numerosas veces. El año pasado se dieron varios videos de situaciones similares, y abrimos un correo, que es ddhh@embajadadevenezuela.pe, para atender estos casos. Cuando la víctima está dispuesta a dar un paso hacia adelante y pone la denuncia, normalmente hay éxito en que se pueda lograr una sanción. Hay casos que cuando se documentan es mucho más fácil para poder hacer la denuncia. La migración venezolana es relativamente nueva y cuando este tipo de videos como el de Junior salen, logra sensibilizar a la población, a las instituciones y a las autoridades para atender estos casos. 

Nosotros como embajada legítima nos hemos reunido, desde el año pasado, no solo con el gobierno peruano sino también con la Defensoría del Pueblo. Nosotros tenemos una mesa de trabajo con ellos y reuniones bastante frecuentes, ellos han atendido casos de xenofobia. Es algo que lamentablemente no se acaba de la noche a la mañana, no es que pasas un clic y se acabó. Eso se logra con una sanción y con educación sobre estos temas.

Cuando la víctima está dispuesta a dar un paso hacia adelante y pone la denuncia, normalmente hay éxito en que se pueda lograr una sanción» Carlos Scull

—Dijo usted al principio que hay venezolanos ingresando a Perú nuevamente. ¿Tienen alguna cifra de cuántos son los que han salido y cuántos han entrado desde la pandemia? 

—Como las fronteras están cerradas, es difícil tener una cifra. Pero yo estuve hace dos semanas en la frontera norte con Ecuador, y la información es que ya son más las personas que están entrando, que las que están saliendo. Hemos visto casos de personas que se fueron a Venezuela, vieron lo que estaba pasando allá, y decidieron regresar a Perú. Son casos muy puntuales pero ya se está viendo ese fenómeno de la migración irregular y de que el flujo está entrando. No sería responsable dar una cifra. 

Tenemos que recordar que Perú es el país con más solicitantes de refugio por parte de venezolanos. Son alrededor de 400.000 solicitudes. Una de las cosas que estamos trabajando es pedir la regularización de esos venezolanos. Eso ayudará muchísimo a nuestros hermanos. Tenemos una actitud bastante positiva de que se puedan lograr esta y otras cosas en los próximos meses. 

Noticias relacionadas