• Un científico rastrea los peligros de los retardantes de llama y por qué los fabricantes no parecen dejar de usarlos. Foto: Yukai Du

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota The Harmful Chemical Lurking in Your Children’s Toysoriginal de The New York Times.

Heather Stapleton recordó vívidamente el momento en que se dio cuenta de que los químicos peligrosos que estudiaba en su laboratorio habían entrado en su casa.

La Dra. Stapleton, química de la Universidad de Duke, acababa de acostar a su hijo de un año y estaba charlando con un colega en su sala de estar sobre su última investigación. Los científicos estaban hablando de los productos químicos tóxicos que habían encontrado en los artículos para bebés, agregados para evitar que se incendiaran. De repente, notaron una etiqueta en el túnel de poliéster de su hijo. «Estamos como, espera», dijo el Dr. Stapleton. «¿Es ese un estándar de inflamabilidad en el túnel?

«Efectivamente, la etiqueta del túnel decía que cumplía con un estándar de inflamabilidad para tiendas de campaña, lo que significa que el material contenía retardadores de llama químicos que evitarían que se incendiara y se mantuviera en llamas.

Así que la Dra. Stapleton hizo lo que haría cualquier madre primeriza con acceso a un laboratorio de química de última generación y un analizador de muestras de 120.000 dólares. Cortó un fragmento de la tienda y lo llevó a su laboratorio para su análisis. Se sorprendió por lo que encontró en la tela: un retardante de llama, llamado tris clorado, que los fabricantes habían quitado voluntariamente de los pijamas de los bebés décadas antes, después de que los investigadores demostraran que podía alterar el ADN y probablemente causar cáncer.

«Eso realmente me horrorizó», dijo, recordando cómo a su hijo, Joshua, le encantaba jugar al escondite a través de las ventanas de malla del túnel. «Puso su boca en toda esa malla».

Los retardantes de llama son productos químicos que los fabricantes comenzaron a agregar a los productos comerciales y de consumo en la década de 1970 para cumplir con los estándares de inflamabilidad. Si bien no todos los cientos de retardantes de llama que hay en el mercado presentan riesgos para la salud, los científicos han expresado su preocupación por las formulaciones que contienen cloro, bromo o fósforo.

Los retardadores de llama generalmente se agregan a productos con potencial de ignición, como muebles tapizados, productos para bebés, productos electrónicos, materiales de construcción y de construcción, ropa, asientos de automóvil e interiores de vehículos. Los productos químicos pueden escapar de los productos tratados y penetrar la piel o acumularse en el polvo, que los niños pueden meterse en las manos y llevarse a la boca.

Una extensa investigación en animales de laboratorio ha relacionado diferentes retardadores de llama con varios problemas de salud. Los retardantes de llama bromados, que han recibido el mayor escrutinio, pueden acumularse en los tejidos, causar cáncer , alterar las hormonas , dañar el sistema reproductivo y causar problemas de desarrollo neurológico , al menos en animales y quizás también en humanos.

Los estudios en personas son limitados, en gran parte porque requieren mucho más tiempo y recursos, pero han encontrado efectos similares, incluido un mayor riesgo de cáncer y un menor coeficiente intelectual, y posiblemente problemas de comportamiento en los niños pequeños, incluida la hiperactividad, la agresión y el acoso.

A principios de este año, los investigadores informaron que los retardantes de llama bromados superaron al plomo como el mayor contribuyente a la pérdida del coeficiente intelectual y la discapacidad intelectual en los niños. Entonces, ¿cómo terminaron en el juguete de Joshua? Los retardantes de llama, al igual que muchos productos químicos tóxicos, están regulados de manera flexible. Los fabricantes no están obligados a demostrar que son seguros o incluso que evitan que los productos se incendien. Aunque los investigadores han relacionado numerosos retardadores de llama con efectos graves para la salud, los reguladores federales nunca prohibieron su uso en todos los productos. Entonces, cuando los fabricantes aceptan dejar de usar retardantes de llama en un producto, como pijamas de bebé, simplemente les encuentran otros usos, o cambian a productos químicos similares que los científicos aún no han evaluado.

«Yo lo llamo la cinta transportadora de productos químicos», dijo el Dr. Stapleton. «Siguen viniendo».Tampoco hay ninguna razón por la que estos productos químicos deban estar en muchos productos en primer lugar. No existe una regla que exija que los retardantes de llama estén en las carpas de juguete para niños, dijo Patty Davis, portavoz de la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de EE UU, que regula los productos de consumo.


Pero el Dr. Stapleton no estaba dispuesto a esperar una acción reguladora. Así que dedicó su carrera a descubrir qué otros productos podrían exponer a los niños a estos químicos peligrosos. Afortunadamente, tenía muchos colaboradores en todo el país para ayudarla a examinar la vertiginosa sopa de letras de retardadores de llama industriales, incluido el químico que primero dio la alarma sobre sus riesgos.

La cinta transportadora de productos químicos

En 1977, Arlene Blum, entonces química de la Universidad de California, Berkeley, fue la primera en demostrar que el tris bromado, un retardante de llama de los pijamas de los niños, penetra en el cuerpo de los niños y podría causar cáncer. Los reguladores rápidamente prohibieron el químico en los pijamas. Pero los fabricantes simplemente cambiaron a su primo químico, tris clorado, el retardante de llama que el Dr. Stapleton encontró en el túnel de Joshua. Al año siguiente, el Dr. Blum demostró que el reemplazo tenía «prácticamente la misma» estructura química y el potencial de causar cáncer.

En estos días, el Dr. Stapleton y el Dr. Blum, que ahora dirige el Green Science Policy Institute sin fines de lucro, a menudo colaboran como detectives químicos. Es una tarea abrumadora. No pueden simplemente preguntar a las empresas que fabrican asientos para automóviles, túneles de juegos u otros productos para niños qué retardantes de llama están incluidos, porque la mayoría no tiene ni idea. Es casi imposible rastrear una sustancia química desde el momento en que se fabrica hasta que se agrega a los componentes que luego se incorporan a los productos de consumo. Por lo tanto, deben determinar cuáles de las puntuaciones de productos para niños tienen estándares de inflamabilidad y cuál de los cientos de productos químicos en el mercado de retardantes de llama en constante cambio de $ 7 mil millones podría usarse.

En 2009, cuando la Dra. Stapleton analizó la espuma de la almohada de lactancia de su hijo y otros productos para bebés, señaló que dos retardadores de llama no habían sido identificados públicamente antes.Después de eso, pidió a sus colegas que donaran espuma de asientos de automóvil, cochecitos, almohadas de lactancia y otros productos para bebés. Su estudio, publicado en 2011 , encontró retardadores de llama en el 80 por ciento de más de 100 productos probados, incluidos todos los asientos de seguridad. Al año siguiente, encontró retardadores de llama en el 85 por ciento de más de 100 sofás probados, revelando que el sofá familiar es una fuente importante de exposición.

El retardante de llama más comúnmente detectado tanto en productos para bebés como en sofás fue el tris clorado. Los fabricantes acordaron quitarlo de los pijamas de los niños hace más de 40 años, pero sigue regresando, como se reinicia Batman.Los artículos del Dr. Stapleton llegaron a los titulares nacionales y llamaron la atención de los reguladores de California. Recientemente habían eliminado algunos productos para bebés (almohadas de lactancia, portabebés y cochecitos) de su regulación de inflamabilidad. El trabajo del Dr. Stapleton persuadió a los reguladores a eximir a más de una docena de productos para bebés de las reglas de seguridad contra incendios.“Fue la única vez que sentí que nuestra investigación estaba directamente relacionada con el cambio de políticas”, dijo. Pero siempre hay otro producto químico en la cinta transportadora y otro producto para colocarlo. Por ejemplo, los asientos de automóvil están cargados con retardadores de llama para cumplir con los mismos estándares federales de inflamabilidad de motores que los automóviles en los que están sujetos. Pero dado que la mayoría de los incendios de automóviles comienzan en el motor, dijo Blum, los retardantes de llama no ayudarán una vez que el fuego llegue al compartimiento de pasajeros.

A Blum le preocupa que los niños que comen en sus asientos de seguridad puedan recibir una ración de retardantes de llama con sus Cheerios. Jennifer Garfinkel, portavoz del Consejo Estadounidense de Química, un grupo comercial de la industria química, defendió el uso de retardantes de llama en asientos de automóvil. “Mantener la seguridad contra incendios en los vehículos es esencial”, escribió en un correo electrónico, “y los retardantes de llama son un método apropiado para mejorar la seguridad contra incendios en tales aplicaciones, de conformidad con los requisitos de inflamabilidad del gobierno federal”.

Los fabricantes de asientos para el automóvil con materiales naturalmente resistentes al fuego, como la lana, pueden costar el doble que los asientos tratados químicamente. Incluso sin un asiento para el automóvil, la espuma del asiento del pasajero generalmente contiene altos niveles de productos químicos como tris clorados, dijo el Dr. Stapleton.

Menos cosas, menores exposiciones

En 2017, el Dr. Stapleton informó que la orina de los niños pequeños tenía concentraciones de retardante de llama 15 veces más altas que la de sus madres, tal vez por gatear por el piso antes de chuparse las manos. En octubre, su equipo publicó un estudio que encontró que las concentraciones en la orina de un tipo de retardante de llama aumentaban junto con la cantidad de productos para bebés en el hogar. “Sugiere que si compras un montón de cosas, hay más exposición para los niños”, dijo el Dr. Stapleton.

El estudio midió solo las exposiciones, no los efectos sobre la salud. Pero encontrar niveles altos de estos químicos tóxicos en bebés de tan solo 6 semanas de edad, cuando los sistemas inmunológico y neurológico aún se están desarrollando, es preocupante, anotaron los autores. Dado que los niños están expuestos principalmente a través del polvo de la casa, los expertos recomiendan usar una aspiradora con filtro HEPA y lavarles las manos con frecuencia.La evidencia que los reguladores requieren para prohibir una sustancia parece crecer cada año, dijo el Dr. Stapleton. Y aún evalúan el riesgo de una sustancia química a la vez, a pesar de que las personas están expuestas a varias sustancias químicas simultáneamente. “Es muy difícil caracterizar esas exposiciones”, dijo. “Pero tenemos que empezar a movernos en esa dirección”.

El Dr. Blum ha instado a los reguladores a pensar en los productos químicos nocivos como miembros de una clase. “La solución no es otro químico, sino una forma diferente de diseñar un producto o una regulación diferente”, dijo.Por ejemplo, los reguladores de California han cambiado su estándar para centrarse en las telas exteriores de los muebles, en lugar de la espuma voluminosa, lo que ha llevado a una reducción sustancial de los retardantes de llama tóxicos.

La Dra. Stapleton ha centrado su atención en los parques de trampolines y las pistas de obstáculos que tienen fosos con cubos de espuma, que también se tratan con retardadores de llama. Los niños salen de esos pozos sudorosos y cubiertos de polvo y escombros de la espuma, por lo que los padres deben asegurarse de que los niños se bañen cuando lleguen a casa. También ofrece pruebas gratuitas de muestras de espuma para tranquilizar a los padres.Pero en última instancia, dijo el Dr. Stapleton, los padres que buscan tranquilidad no deberían tener que depender de científicos que gastan millones de dólares de los contribuyentes en una batalla perdida con la cinta transportadora.“Podría ser una mejor política de salud pública”, dijo el Dr. Stapleton a un comité del Senado en 2012, “examinar rigurosamente la seguridad de estos compuestos antes de que se coloquen en los productos que se encuentran en los hogares de millones de estadounidenses”.

Traducido por Oswaldo González

Noticias relacionadas