• Algunas compañías productoras enfocaron sus esfuerzos en los servicios de streaming para mitigar sus pérdidas

Retrasos significativos en la fecha de estreno de películas y pérdidas de miles de millones de dólares. Esas fueron tan solo algunas de las consecuencias que la pandemia causada por el coronavirus dejó a su paso por todo el planeta durante 2020. 

Uno de los factores que llevó a esta crítica situación dentro de la industria cinematográfica fue la imposibilidad de millones de personas de abandonar sus hogares para realizar actividades no esenciales, como visitar las salas de cine. Esto, en conjunto, con las restricciones de congregarse en espacios cerrados llevó a una caída estrepitosa de los ingresos, tanto de los cines como de las propias compañías productoras.

Esta realidad queda en evidencia al observar el mercado chino, uno de los más grandes e importantes para la industria, donde unas 70.000 salas de cine fueron cerradas en enero ante el temor ocasionado por la pandemia. 

Durante los primeros 20 días de 2020 la recaudación en las taquillas chinas fue de cerca de 4.000.000 millones de dólares, cifra que contrasta con los casi 1,52 millardos de dólares obtenidos durante el mismo lapso en 2019.

Dicha realidad se repite en países como India o el propio Estados Unidos; que hasta hace poco representaban un porcentaje importante de la recaudación mundial y donde la mayor parte de las salas han permanecido cerradas durante meses.

Dinero. Según expertos, las pérdidas de la industria cinematográfica durante 2020 podrían superar los 31 millardos de dólares.

Asimismo, la imposibilidad de proyectar las películas ha generado que las productoras no vean un retorno del dinero invertido en ellas, situación que si bien en condiciones normales puede ocurrir no suele darse en una escala generalizada como pasó esta vez.

Una muestra de esto fue el live action de Disney, Mulán, que estaba previsto que se convirtiera en una de las películas más taquilleras del año. Se esperaba que la misma fuese estrenada a finales de marzo en China, donde según todas las proyecciones se convertiría en un éxito rotundo.

Sin embargo, pese a contar con un presupuesto cercano a los 200.000.000 de dólares, la pandemia ocasionó que solamente pudiese generar 66.800.000 de dólares en la taquilla mundial; es decir, poco más de una cuarta parte de lo invertido en ella.

Esta brecha llevó a Disney a tener que publicar la película en su servicio de streaming, Disney+,  en un intento por recuperar su dinero. Gracias a esto el estudio fue capaz de percibir entre 62.000.000 y 93.000.000 millones de dólares, permitiéndole reducir sus pérdidas.

Fin de las salas de cine

Esto ha llevado a que voces importantes dentro de la industria como Patty Jenkins, directora de cintas como Wonder Woman y Monster, alertara que el cine se encuentra en “peligro de extinción”.

El comentario de Jenkins no se produjo al azar pues en su caso su más reciente película, Wonder Woman 1984, fue pospuesta en al menos tres ocasiones producto de la pandemia.

En este sentido comentó que la experiencia de acudir a una sala de cine podría ser algo que se pierda pues en el caso de Estados Unidos se estima que 69% de las pequeñas y medianas empresas de cine podrían verse obligadas a cerrar sus puertas.

La directora señaló que existe el riesgo de que las grandes productoras cinematográficas decidan apostar por la transmisión de contenido vía streaming y dejen de invertir en cintas destinadas a ser transmitidas en el cine.

El temor de Jenkins no es infundado, pues Warner Pictures, la compañía productora de su más reciente película decidió apostar por este tipo de estrategia comercial para el estreno de la secuela de Wonder Woman

Esta no será la única película en estrenarse conjuntamente en cines y en streaming, pues Warner anunció que 17 de sus películas, que verán luz durante 2021, seguirán este esquema de distribución.

Películas de Warner a estrenarse en 2021

-The Little Things

-Judas and the Black Messiah

-Tom & Jerry

-Godzilla vs. Kong

-Mortal Kombat

-Those Who Wish Me Dead

-The Conjuring: The Devil Made Me Do It

-In the Heights

-Space Jam: A New Legacy

-The Suicide Squad

-Reminiscence

-Malignant

-Dune

-The Many Saints of Newark

-King Richard

-Cry Macho

-Matrix 4

Vacuna

El 9 de noviembre se produjo un anunció que supuso un antes y un después desde la llegada de la pandemia. Pfizer, una de las farmacéuticas más importantes del mundo, afirmó que habían desarrollado una vacuna con una efectividad cercana al 90%.

Esto en palabras del CEO de IMAX, Richard Gelfond, representa un “cambio en las reglas de juego” para toda la industria cinematográfica pues da a entender que el regreso a la normalidad está a la vuelta de la esquina y por ende el regreso de las personas a las salas de cine.

“La vacuna cambia las reglas del juego en términos de la industria del cine. Nadie tenía un marco de tiempo antes. El anuncio pone ciertos parámetros”, comentó Gelfond en una entrevista concedida a The Hollywood Reporter.

Luego de conocerse la noticia sobre la vacuna, que actualmente está siendo distribuida en todo el mundo, las acciones de las principales compañías propietarias de salas de cine —incluyendo IMAX— registraron un incremento significativo en el precio de sus acciones.

Esta noticia representa un alivio para la industria cinematográfica. Sii bien muchas de las superproducciones que estaban previstas para 2020 fueron retrasadas a 2021, no había certeza de que las nuevas fechas de estreno pudiesen permanecer en el tiempo en caso de que se prolongase la pandemia.

Noticias relacionadas