• Carlos Salazar, hermano de Zoranyi, explicó para El Diario que el mayor deseo de sus padres es tener a su hija en casa nuevamente para 2021. Fotos: Cortesía

La reciente celebración de la Navidad y el Año Nuevo fueron fechas amargas para la familia de Zoranyi Salazar. La médica no pudo compartir con sus padres ni con su hijo de 16 años de edad en esta opotunidad, debido a que el 23 de diciembre de 2020 fue detenida por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) señalada por terrorismo. 

Carlos Salazar aseguró que se enteró de la detención de su hermana por una llamada de su madre, quien le explicó que su casa en Los Teques, estado Miranda, había sido allanada por la Dgcim. 

Tras varias averiguaciones de la familia, descubrieron que hubo tres allanamientos en simultáneo: el primero en el apartamento de Zoranyi en San Antonio de los Altos; el segundo en el ambulatorio militar de esa misma zona, donde estaba destacada la médica, y el tercero en la casa de sus padres.

Foto: Familia Salazar
Para mi familia, ella es una José Gregorio Hernández femenina y todo el mundo la quiere porque ella lo que ha hecho es entregarse a su trabajo. Ella siempre ha sido creyente del proyecto bolivariano así que somos una de las miles de familias que tiene chavistas y opositores. Vivimos con nuestras diferencias pero igual nos queremos”, expresó Carlos Salazar en exclusiva para El Diario.

El 24 de diciembre, en víspera de Navidad, la madre de Zoranyi se acercó al lugar donde se encontraban detenidos su hija y su yerno, Ronald Jorge Rodríguez, y quienes la atendieron le dijeron que solo entrevistarían a Zoranyi y para el fin de semana (26 o 27 de diciembre) ya estaría en casa. 

A pesar de eso, la presentaron ante un tribunal el 26 de diciembre de 2020 y podría enfrentar una pena de hasta 30 años por supuestos cargos de terrorismo. Se le vinculó presuntamente con la “operación boicot AN”. 

¿Quién es Zoranyi Salazar?

Zoranyi tiene 52 años de edad y es la mayor de tres hijos de una familia mirandina. Su padre trabajó como chofer y su madre fue maestra de escuela, ambos están retirados y aún residen en Los Teques. 

Estudió Medicina en la Universidad Central de Venezuela, donde obtuvo su título de médica. Años después se asimiló a la Fuerza Armada Nacional como parte de la Armada, pero continuó ejerciendo su carrera. 

Foto: Familia Salazar

Durante la pandemia por covid-19, Zoranyi ocupó el cargo de jefa de Operaciones Autoridad Única Militar Municipio Los Salias, estado Miranda, en el Ambulatorio Militar La Rosaleda y coordinó el traslado de pacientes con coronavirus a hoteles de los altos mirandinos. 

En el mes de julio de 2020, ascendieron a la médica como capitana de navío, el rango más alto para un miembro en condición de asimilado de la Armada venezolana. 

En los últimos años, Zoranyi también se ha encargado de la salud de su padre Carlos Inocencio Salazar, debido a que es paciente renal y debe recibir diálisis.

Detalles del caso

Carmen Meléndez, ministra de Interior, Justicia y Paz del régimen de Nicolás Maduro, aseguró el pasado 29 de diciembre que organismos de inteligencia nacional capturaron a Ronald Enrique Flores Riviero, alias Fido Dido, por estar presuntamente implicado en la “operación boicot a la Asamblea Nacional”

La funcionaria del régimen mostró un video de la supuesta confesión de Flores Rivero, en el que habla de una reunión a inicio de diciembre de 2020 en Riohacha, Colombia, con funcionarios militares y miembros de Voluntad Popular.

El detenido señaló que las indicaciones de la reunión fueron enviadas por Leopoldo López, comisionado para el Centro del Gobierno Interino; Alvaro Uribe, expresidente de Colombia; e Iván Duque, presidente de Colombia. Además que recibirían financiamiento de Iván Simonovis.

Presuntamente, las acciones que debían realizar fueron un ataque al Guri, otra a la refinería de Amuay, el asesinato de un gobernador, el asesinato de Tarek William Saab y la toma de la Asamblea Nacional.

Finalmente menciona una reunión que se realizaría el 26 o 27 de diciembre en San Antonio de los Altos o en La Guaira (Vargas) con Zoranyi Salazar y Ronald Rodríguez.

Revivir un drama

La familia Salazar sabe de primera mano lo que implica tener un miembro en una cárcel venezolana. En el año 2014, acusaron y condenaron a Laided Salazar, hermana menor de Zoranyi, por su presunta participación en el “golpe azul”. 

Laided es odontóloga egresada de la UCV y estaba asimilada a la Fuerza Aérea venezolana. 

Laided Salazar | Foto: Familia Salazar

Cuando Laided fue a juicio, su hermano Carlos la defendió como su abogado, motivo por el que tiempo después tuvo que dejar el país, luego de que la condenaran a ocho años de cárcel. 

Carlos explicó que su hermana fue víctima de distintas violaciones a sus derechos humanos y fue trasladada varias veces a centros de reclusión diferentes.

“Estuvo en Ramo Verde, en el Sebin, después en el Inof y finalmente en el Fénix, pero la estaban dejando morir. Cuando Tarek William Saab se dio cuenta de eso pidió una medida humanitaria para ella y le dieron casa por cárcel”, dijo. 

Laided cumplió su arresto domiciliario en la casa de sus padres en Los Teques hasta que decidió escaparse. Primero fue hacia Colombia y actualmente reside en Europa. 

Desde la fuga ellas no volvieron a hablarse, porque Zoranyi pensó que le estaban dañando su carrera militar. A ella la detuvieron e interrogaron varias veces después de eso, pero la justicia militar y el Dgcim determinaron que ella no tuvo nada que ver en la fuga de mi otra hermana”, detalló el abogado.

Carlos aseguró que ningún miembro de su familia tenía conocimiento de los planes de escape de Laided, aunque insiste en que ella asumió su derecho a fugarse por ser condenada injustamente. 

Para la familia Salazar, esta nueva condena implica revivir el drama que atravesaron con la encarcelación de Laided, con la diferencia que Zoranyi se enfrenta a una pena máxima de 30 años. 

El deseo de la familia Salazar 

Carlos Salazar destacó que la acusación contra Zoranyi llega en un momento desgarrador, pues coincidió con el final de un año marcado por la pandemia por covid-19 y la separación familiar. 

Actualmente, sus padres no pueden compartir con ninguno de ellos. Tanto Carlos como Laided deben mantenerse en el exilio y Zoranyi permanece tras las rejas e incomunicada. 

El abogado catalogó los señalamientos contra su hermana y su cuñado como una venganza personal de Carmen Melendez, ministra de Interior, Justicia y Paz del régimen de Nicolás Maduro, contra Laided. 

“En 2014, Melendez era ministra de Defensa y ella fue personalmente a la celda de Laided con un álbum de fotos para pedirle que inculpara a quienes salían en ellas. Ahí estaban Leopoldo López, Padrino López y otros políticos conocidos, pero ella nunca había hablado con ellos y se negó”, relató. 

Carlos insistió en que Melendez detuvo a Zoranyi para acorralar a Laided. “Es por eso que ahora sale con esto de que ella contribuyó en la fuga de mi otra hermana, cuando ya en las investigaciones quedó claro que no fue así”, añadió. 

El hermano de Zoranyi recalcó que la condena deja completamente solos a sus padres y a su sobrino de 16 años. Admitió que el mayor deseo de su familia es que se desestimen los cargos contra la médica y su esposo para que puedan estar juntos durante este 2021.

Noticias relacionadas