• La periodista venezolana tiene más de 20 años de trayectoria en los medios de comunicación. Desde 2004 trabaja para la cadena televisiva ESPN. Contó en exclusiva para El Diario lo que sintió cuando relató su primer partido de la Serie del Caribe y el significado que tiene el periodismo deportivo en su vida | Foto: ESPN PR

Convertirse en la primera mujer en narrar un juego de la Serie del Caribe en español, para la televisión de Estados Unidos, fue un acontecimiento que Carolina Guillén siempre visualizó. Confiesa que lo tuvo en mente durante mucho tiempo, aunque ella misma se ponía excusas en caso de que no le dieran la oportunidad.

La periodista de ESPN es consciente de que hizo historia, pues se estrenó como narradora de la Serie del Caribe el pasado 31 de enero; sin embargo, apenas asimila la magnitud de su logro. Esto fue en el encuentro que protagonizaron Caribes de Anzoátegui y Federales de Chiriquí, en el inicio del torneo que se lleva a cabo en Mazatlán, México.

Narrar por primera vez un torneo que llevo toda la vida cubriendo, pero sabiendo que me están escuchando de costa a costa en Estados Unidos; pitcheo a pitcheo, out por out, me alborota las mariposas. Es una mezcla de nervios, ansiedad y excitación total. Es una oportunidad inmensa para extender mi carrera periodística, y que surge justo en la era de la inclusión y la diversidad”, dice la presentadora venezolana en exclusiva para El Diario.

El surgimiento de Guillén como narradora se dio durante la temporada 2020 de las Grandes Ligas. En ese momento llevó las incidencias de diez compromisos para la aplicación móvil de ESPN. Sin embargo, debido al nacimiento de su bebé, tuvo que hacer una pausa. 

Ella pronosticó que este año volvería a relatar beisbol, mediante la misma plataforma. Para su sorpresa, afirma, se lo propusieron para la televisión en la Serie del Caribe 2021. “No sé si era porque me tocaba a mí o porque no tenían de otra, ¡Ja!”, añade con entusiasmo.

El periodismo para Carolina Guillén

Foto: carolinaguillen.com

La comunicadora de cabello rubio compara el periodismo con la vida: se recorre a través de caminos cimentados o no; entre atajos, subidas, senderos y trenes que van y vienen. 

“Me cuesta reconocer la trascendencia de lo que me está sucediendo. Irremediablemente tengo que subirme a este tren, con toda la novatez que me corresponde, pero con la certeza de que la Carolina que narrará beisbol en cinco años sonará muy distinta a la que cantó el play by play el domingo pasado en la Serie del Caribe Mazatlan 2021”, expresa.

Cualquiera puede llegar a la cúspide, comenta, pero lo más difícil es mantenerse y no perderse en el camino. Por ello, en esta etapa de su vida se empeña en demostrar que en la adultez de una periodista sigue habiendo belleza, frescura y lo más importante: preparación con experiencia.

“Así pienso mantenerme; no por mi cara bonita, sino por el instinto periodístico que me mueve desde el primer día; por quien soy y por lo que hago, por inspirar a las que me siguen. Yo también fui inspirada por otras y gracias a ellas pude llegar; reinventarme dentro de una cabina de transmisión para llevar el mensaje a Latinoamérica, de que si yo puedo otras también lo harán”, enfatiza.

Foto: @caroguillenTV

Su fuente de inspiración, detalla, son las mujeres que están incursionando en el arbitraje, en la gerencia de los equipos y en la cobertura de deportes americanos. “Cada vez somos más; y quizás, algún día, deje de ser noticia la incursión de la mujer en estos campos, o el género de la voz que narra la historia de un partido”, considera.

De hecho, quienes la postularon, eligieron y aprobaron para narrar en la Serie del Caribe 2021 fueron tres mujeres tras bastidores de ESPN: la directora de talentos, la coordinadora de producción y la vicepresidenta de producción. “Ellas se unieron como el Triángulo de las Bermudas para desaparecer cualquier intento de evitar que sucediera lo irremediable”, apunta.

Pero la caraqueña también menciona a los hombres con los que ha compartido transmisión en todos estos años y son figuras públicas, como: Luis Alfredo Álvarez, Ernesto Jerez, Enrique Rojas, Fernando Palomo y Andrés Agulla. Se siente agradecida con ellos.

“Me quedo corta nombrándolos, porque forman parte de mi familia. Estoy rodeada de hombres que me han impulsado a ser mejor, porque ellos son demasiado top. De no haber sido influenciada por estos comunicadores mi carrera no sería igual”, admite con sobriedad.

¿Cómo fueron sus inicios?

Carolina Guillén estudió Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Su primera experiencia en el periodismo deportivo se dio en la temporada 1999-2000 de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP), cuando trabajaba para Meridiano TV.

Parece difícil pensar que en un principio ella no tenía muchos conocimientos sobre beisbol. Al provenir de una familia española siempre había seguido el fútbol, así que se dedicó a la fuente beisbolera. Inició con notas de color en los estadios y luego como corresponsal en el campo de juego. Solo fue cuestión de tiempo para convertirse en el rostro de la pelota venezolana.

En agosto de 2004 hizo maletas y se mudó a Buenos Aires, Argentina, donde se convirtió en la primera venezolana en incorporarse al equipo de ESPN Latinoamérica. En 2008 se estableció en Estados Unidos y formó parte de ESPN Deportes. Allí ha trabajado como comentarista, analista, conductora y reportera en todos estos años.

Carolina Guillén fuera del aire

En este momento, Carolina es breve y concisa al momento de responder. Se nota que está ocupada, pues debe atender sus responsabilidades laborales y personales. No solo es esposa de Luis Eduardo, sino también madre de Mía, Antonella y Luca. “Soy una mandona muy organizada, solo así puedo delegar el día a día”, revela.

Foto: Cortesía

Ser esposa y madre, afirma, es la medalla más valiosa de su vida. Su memoria se remonta a septiembre de 2020, cuando nació Luca, a quien llama su varoncito, su novio eterno; a quien siempre anheló y nunca descartó de sus pensamientos. 

Mientras cubría el Super Bowl LIV —el primero en su carrera— se enteró de su embarazo. Fue un momento increíble, manifiesta, pues a sus 40 años de edad había perdido las esperanzas de tener otro bebé. “Pero me llegó por sorpresa. Hasta que no lo tuve en mis brazos no me cayó el 20 (caer en cuenta)”, expresa con emoción.

En eso cambia de tema. Recuerda cuando los productores de Walt Disney Company —que en ese entonces todavía no eran propietarios de ESPN— la contactaron en 2006 para doblar en español la voz de Colette Tatou, un personaje de la película Ratatouille.

Ratatouille es la historia de un ratón que sueña con convertirse en chef. Colette, de carácter fuerte, es la única mujer en la cocina del restaurante.

“Un día me llamaron por teléfono, a través de mi jefe de ESPN en Argentina —quien dicho sea, de paso, sin él yo no estuviera acá, pero esa es otra historia—. Me invitaron a una audición en Buenos Aires, fui y me quedé con el papel de Colette. Es un personaje muy parecido a mí”, comenta sin dar mayores detalles.

Ídolos y nostalgia por Venezuela

En otras oportunidades, Carolina Guillén ha mostrado su afición hacia el Real Madrid y los Tigres de Aragua. Después de tantos años trabajando en la industria deportiva ya no tiene equipos. “Le voy a las historias deportivas”, dice. 

A lo largo de su vida ha tenido muchos ídolos: Jesucristo, Nelson Mandela, Walt Disney, Luis Aparicio, David Concepción. Ahora es Kim Ng, la primera mujer en ocupar la gerencia general en un equipo de las Grandes Ligas.

Foto: Nick Caito

“Su historia es increíble: más de 30 años trabajando en su área hasta que llega la oportunidad que la consagra (gerenciar a los Marlins de Miami). Al final fue inspirada por mujeres tan duras, mientras crecía, que terminó pagándoles el favor llegando muy lejos. Un gran ejemplo para cualquiera”, opina.

La periodista de ESPN demuestra que siente nostalgia por estar tan lejos de Venezuela. Desde noviembre de 2017, cuando fue el matrimonio de su hermana menor, no visita el país. “Entre otras cosas, extraño tener un pasaporte venezolano no caducado para poder regresar a mi tierra”, apunta.

Ver a una dama cubriendo un evento deportivo ya no es una práctica inusual. No obstante, pareciera que todavía el género es noticia cuando se trata de una transmisión importante, de talla internacional. En este sentido, Guillén considera que el periodismo deportivo no es un reto para la mujer, sino una opción.

Quiero pensar que falta menos para que el género deje de ser noticia, aunque suene a fantasía. Quizás hacen falta más oportunidades. ¿Más hombres impulsores de mujeres y menos mujeres machistas? Ojo, el machismo no tiene género. Estamos trabajando para eso. Play ball, que esto apenas comienza”, concluye con optimismo.

Carolina Guillén dignifica a la mujer venezolana. Se ha convertido en una referente para el género femenino y el periodismo deportivo. Su impecable trayectoria la ha catapultado hacia los mejores escenarios del mundo. Con su talento, carisma y profesionalismo se ganó el cariño de los televidentes y el respeto de sus colegas.

Noticias relacionadas