• Los haitianos exigen la renuncia del presidente Jovenel Moïse debido a acusaciones sobre malversación de fondos. Las manifestaciones, que se volvieron violentas, acumulan un saldo de al menos siete muertos y cientos de heridos. Foto Efe

Las protestas en Haití se han tornado más violentas desde el 7 de febrero, fecha en la que el presidente de ese país, Jovenel Moïse, debía entregar el poder; pero lejos de ceder, anunció que su mandato se extenderá hasta el año 2022. Desde ese momento, la población salió a las calles para exigir su renuncia y las manifestaciones se volvieron aún más agresivas dejando como consecuencia saqueos y la quema de comercios. 

La oposición lleva dos años pidiendo la dimisión de Moïse debido a un informe publicado por el Tribunal de Cuentas. En él se reveló que el mandatario y su partido político están implicados en casos de malversación de fondos, así como también en violaciones constitucionales. Moïse, ahora que se niega a dejar la presidencia. Decidió que va a celebrar el 25 de abril de 2021 un referéndum para una nueva Constitución.

Foto: AFP

Luego de que el presidente haitiano sentenciara que la oposición realizó un intento de golpe de Estado (refiriéndose a las protestas), el 13 de febrero aseguró que el país estaba en calma. Y escribió en su cuenta oficial de Twitter: “Los agentes de policía utilizaron gases lacrimógenos contra los alborotadores”.

De acuerdo con datos de la prensa haitiana, hasta el 20 de febrero se contabilizaron siete personas fallecidas en las protestas y cientos de heridos. Aunque la oposición aseguró que la cifra de asesinados es de 50. Además, se produjeron más de 20 arrestos entre los que se cuenta a Hiviquel Dabresil, juez de la Corte Suprema de Haití, a quien liberaron recientemente, según explicó la ONU. 

Datos sobre la crisis económica en Haití

Desde 2018, el país vive en una crisis económica debido a la inflación y a una constante devaluación de la moneda.

60% de los 6,5 millones de personas sobreviven con un salario de 2,4 dólares al día. Según el Banco Mundial, otros 2,5 millones de haitianos subsisten con un dólar y medio diario.

De acuerdo con la ONU, cada año unos 500 mil haitianos están en riesgo de ser afectados por uno o varios desastres naturales.

Además sufren una crisis severa de sanidad. Los hospitales han denunciado la falta de medicamentos, agua, oxígeno, carburante y recursos humanos.

Las bandas delictivas reinan en el país

“Se sospecha que el presidente Moïse está en convivencia con ciertas bandas delictivas”. Así lo indicó Jacques Léon-Emile, presidente de la asociación Memoria y Cultura de Haití para el diario Vatican News

Los haitianos también han salido a protestar cansados de los constantes secuestros que ocurren en el país y que son perpetrados por estas bandas. Desde comienzos de 2020, los grupos armados iniciaron una serie de raptos alentados por la impunidad y las relaciones que algunos tienen con las autoridades haitianas.

Foto: EFE

Las pandillas (que han sido nombradas “gangs”), hicieron de los secuestros un lucrativo negocio que no discrimina edad, sexo o condición social. Las autoridades no ofrecen cifras de los secuestros y en muchos casos las familias de las víctimas no denuncian los casos por temor a represalias. 

Sin embargo, la Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití (Binuh) presentó en 2020 un informe ante el Consejo de Seguridad. Allí se evidenció que los casos de secuestro se incrementaron en 200% entre enero y mayo de ese año; con respecto a ese mismo periodo pero de 2019. En cinco meses se reportaron a la policía al menos 92 secuestros.

Las manifestaciones en los últimos 5 años

En enero de 2015, los ciudadanos se enfrentaron con la policía en una protesta en la que exigían la renuncia del entonces presidente Michel Martelly debido al largo retraso de las elecciones presidenciales.

Para octubre de ese año, se celebraron los comicios, pero al año siguiente el Consejo Electoral Provisional (CEP) anuló las elecciones. Este hecho generó una nueva ola de protestas en Haití en contra del organismo y en exigencia de la renuncia del presidente interino Jocelerme Privert.

Finalmente, el evento electoral fue celebrado y dio como ganador al actual presidente Jovenel Moïse, que tomó posesión del cargo en 2017. Al año siguiente, iniciaron nuevamente las manifestaciones, que derivaron en violencia, debido a hechos de corrupción en el Programa Petrocaribe. A las razones se suma la crisis económica que se incrementó en ese momento.

Las protestas para exigir la renuncia de Jovenel Moïse iniciaron en 2019 y se han extendido hasta la actualidad.

El dato lo completó la ONG de derechos humanos haitiana Défenseurs Plus, que afirmó que en todo 2020 se registraron 1.000 secuestros. “Una cifra desproporcionada para un país de ese tamaño”, destacó la organización. 

Pese a la fuerte represión por parte de las fuerzas policiales del Estado, los haitianos continúan saliendo a la calle. Lo hacen para alzar su voz y exigir una vida segura y la renuncia de Moïse.

Esta nota fue corregida por Génesis Herrera, Irelis Durand, Javier Cedeño y José Gregorio Silva.

Noticias relacionadas