• Los brasileños han denunciado en redes sociales que en el país se realizan falsos procesos de vacunación, una situación que está siendo investigada por las autoridades sanitarias

Durante la jornada de vacunación contra el covid-19 en Brasil, que empezó el 17 de enero de 2021, en redes sociales los ciudadanos han denunciando que el proceso se ha estado realizando con “vacunas de aire”, “jeringas vacías”, “falsas aplicaciones”. De acuerdo con los videos que circulan en Internet, los adultos mayores son los que han pasado por esta situación. 

En uno de los videos una enfermera aplica una inyección en el brazo de un anciano de 90 años de edad dentro de un vehículo. La familia del señor grabó el video, ya que estaba emocionada de que su pariente estaba recibiendo la vacuna. Pero luego, al llegar a su hogar y ver de nuevo la grabación, se dieron cuenta de que la jeringa estaba vacía.

La enfermera, de nombre Rosemary Gomes Pita, fue trasladada a una comisaría a las afueras de Río de Janeiro y allí declaró que no sabía explicar por qué lo hizo, ya que en 10 años de profesión “nunca había cometido un error así”. De acuerdo con Luiz Henrique Marques Pereira (el policía que la interrogó), Gomes alegó que “estaba estresada y extremadamente cansada”. 

La técnica de Enfermería fue despedida de la Secretaría Municipal de Salud, donde trabajaba, y ahora enfrenta cuatro años de cárcel. De acuerdo con la Fiscalía, su libertad es un riesgo para el orden público. Sin embargo, este no fue el único caso. 

¿De qué se trata el escándalo de las vacunas vacías en Brasil?
Foto cortesía

En Petrópolis, localidad cercana a Río de Janeiro, una mujer de 94 años de edad pasó por la misma situación. Sus hijos grabaron un video del momento de la vacunación y se observa cuando la enfermera estaba intentando quitar la protección de la aguja. Los familiares, al darse cuenta de la dificultad, le piden que cambie la jeringa. Cuando la enfermera lo hace, va y aplica la inyección vacía.

Son hechos aislados que encendieron las alarmas de las autoridades y avivaron la indignación de los brasileños en las redes sociales. Existen al menos otros tres casos que están siendo investigados en Maceió, Sao Paulo, y Goiana, por los colegios de enfermería y los funcionarios del sector sanitario. Han indicado que los acompañantes de los adultos mayores “pueden y deben” grabar el procedimiento y hacer fotografías.

Más problemas: bajo porcentaje de vacunación

Desde el 17 de enero, hasta el 24 de febrero, Brasil solo ha vacunado con la primera dosis al 3,3% de la población. De acuerdo con la data de Our World in Data, las vacunas llegan a cuentagotas y ciudades como Río de Janeiro y Salvador de Bahía tuvieron que dejar de vacunar debido a la falta de las inyecciones. 

El Ministerio de Salud de Brasil indicó que después de más de un mes de campaña, solo se han aplicado 5,8 millones de vacunas y poco más de un millón de brasileños han podido ser inmunizados con la primera y segunda dosis. El país está inmunizando en gran parte con la vacuna del laboratorio chino Sinovac y en menos medida con AstraZeneca.

Cepa brasileña

En diciembre una nueva variante del coronavirus fue detectada en la ciudad de Manaos, la capital del estado Amazonas.

Científicos de instituciones como Imperial College de Londres, la Universidad de Oxford y el Instituto de Medicina Tropical de la Universidad de Sao Paulo, publicaron un artículo en que describieron la nueva cepa como P.1.

Lo que llama la atención en el caso de esta variante en Brasil es que los cambios se produjeron en los genes que codifican la espícula viral, la estructura que se encuentra en la superficie del virus y que le permite invadir las células del organismo humano. Pero que también lo hace más contagioso.

La investigación fue publicada en el sitio web Virological.Org, un foro de discusión que reúne la información más reciente sobre la evolución viral y la epidemiología.

Los científicos analizaron el material genético de 31 muestras de pacientes con covid-19 en la ciudad de Manaos. Ese material fue recabado entre el 15 y el 23 de diciembre. De ellos, 13 individuos (el 42% del total) presentaban justamente ese nuevo linaje del virus.

Hasta este 25 de febrero, Brasil acumulaba 10.390.461 casos confirmados de covid-19 y registró más 251.498 muertes. El gigante de Latinoamérica se está enfrentando a una segunda ola del virus y además una cepa originada en su territorio. Todo esto en medio de la paralización de la vacunación en algunas ciudades debido a la poca existencia de dosis en el país. 

Noticias relacionadas