• Carlos Loaiza es un fotógrafo profesional que, tras padecer un cáncer de ojo, no se detuvo y continuó para cumplir sus sueños 

Carlos Loaiza es un joven venezolano de 28 años de edad oriundo de la ciudad de Maracay, estado Aragua, donde sigue haciendo vida. Se caracteriza por ser una persona con múltiples destrezas, es ingeniero en sistemas, diseñador gráfico y fotógrafo. 

Tras varios años desempeñándose en distintas áreas, encontró un trabajo que realmente lo apasiona y lo hace feliz: dedicarse a la fotografía. 

Sin embargo, con tan solo 24 años de edad y dos meses después de haber comenzado a trabajar profesionalmente en el área, su vida dio un giro de 180 grados. Un tumor maligno se estaba desarrollando en su ojo izquierdo. Le diagnosticaron cáncer de ojo, un tipo de afección poco común. 

No obstante, las dificultades que se presentaron en su vida desde ese momento, no lo detuvieron. Hizo caso omiso a los malos comentarios y se dedicó a seguir aprendiendo día a día para mejorar su arte. 

Arte a través de un ojo: el fotógrafo venezolano que siguió su carrera luego de un cáncer ocular
Carlos Loaiza

Sus comienzos en la fotografía 

El acercamiento de Carlos hacia la fotografía comenzó cuando se desempeñaba como diseñador gráfico en Maracay, donde en algunas ocasiones le asignaban proyectos fotograficos.

“Durante ese tiempo me colocaban eventualmente en pautas como fotógrafo y me di cuenta de que más que un hobby, se estaba volviendo en mi pasión”, dice Loaiza en entrevista para El Diario.

Luego de renunciar a su cargo en la empresa que laboraba, se dedicó al marketing digital, hasta que un día decidió enfocarse en lo que en realidad le encantaba hacer. Empezó a buscar trabajos como fotógrafo con personas que lo conocían y confiaban en su trabajo. 

Siempre me preguntaba cómo iba a combinar lo que era ingeniería en sistemas, el diseño gráfico y la fotografía; pero con el tiempo, esas preguntas que tenía fueron respondidas. En ingeniería en sistemas se aplica mucho lo que son las páginas web y una página web consta de diseño gráfico, que va de la mano con la fotografía. Así que esa fue la manera de englobar todo lo que me gustaba”, cuenta el venezolano.
Arte a través de un ojo: el fotógrafo venezolano que siguió su carrera luego de un cáncer ocular
Fotografía por: Carlos Loaiza

Un diagnóstico cambia su historia 

“Yo nunca esperé que cuando empezara a buscar algo que me apasionaba iba a llegar un suceso como este.’Te diagnosticamos un tumor en el ojo izquierdo y en la mayoría de las ocasiones hay que sacar el ojo’. Así fue como me lo dijo el doctor, mi mamá es médico y por ese motivo fue muy directo al momento de decir el diagnóstico”, relata Carlos. 

El fotógrafo confiesa que a pesar de esa noticia y del proceso tan difícil que estaba viviendo no consideró abandonar la fotografía.

“Dos semanas después de mi diagnóstico, tuve una pauta con un influencer y en plena sesión de fotos me dijo: tú no sirves como fotógrafo. Luego de eso le envié las fotografías y le encantaron, así que nunca entendí el trasfondo de esas palabras. Eso fue algo que me impulsó más, ya eran dos golpes bien directos en menos de un mes;  la fotografía me impulsó a seguir y fue lo que me llenó, por eso no podía abandonarla. Porque a pesar de que había días buenos y días malos, estaba haciendo lo que me gusta”, aseguró. 

Transcurrieron siete meses y el tumor de su ojo izquierdo había crecido tanto que los médicos tomaron la decisión de extraerlo. Si no lo hacían, se produciría metástasis.

En ese momento había muchas protestas antigubernamentales en el país y su fecha de operación tuvo que ser aplazada debido a esos sucesos. Finalmente lo operaron con éxito en Caracas el 26 abril del año 2017.

Las personas a veces dicen: ¿por qué a mí?, pero realmente lo único que yo decía en ese momento era que gracias a Dios pude saber que tenía un tumor antes de que se convirtiera en algo peor. No te voy a negar que el tumor es lo peor que me ha pasado, pero también es lo mejor que me ha sucedido en la vida. Hubo muchas veces que lloré, pero de esas tantas veces que pude haber llorado, fueron muchísimas más las que estuve alegre”, asegura.
Arte a través de un ojo: el fotógrafo venezolano que siguió su carrera luego de un cáncer ocular
Carlos Loaiza

Carlos se convierte en el “chico de un ojo” 

Loaiza se dio a conocer en Maracay, con la fotografía en blanco y negro. Sin embargo, luego de la operación comenzó a hacerlas a color.  

“Si te enseñara las fotos que hacía con dos ojos y te muestro las fotos que hago con un ojo dirás que son dos personas distintas las que fotografiaron. Dios me dio el reto de hacer con un ojo lo que no podía hacer con dos y no lo veo como una carga, lo veo como una bendición todos los días”, dice. 

Cuando Carlos empezó a trabajar con marcas le pedían fotos a color y ese no era su fuerte. Él simplemente intentaba guiarse por algunas referencias que le gustaban. 

“En uno de esos trabajos con marcas, encontré a dos amigas que son modelos y me retaron a realizar fotografías con tonalidades que ellas me iban recomendando. A partir de esos retos yo me enamoré de la fotografía a color. Estoy agradecido con ellas”, sostiene.

Desde entonces, Carlos siempre ha estado en la búsqueda de lo diferente, la naturalidad. Intenta no perder su esencia en las fotos. Aunque admite que no se ha olvidado de sus raíces en blanco y negro. 

“Hoy en día me doy cuenta de que algunas cosas pasan porque tienen que pasar. Si eso no hubiese pasado no sería el chico de un ojo, y si eso tampoco hubiera ocurrido no podría tener esta entrevista en estos momentos”, agrega.   

Arte a través de un ojo: el fotógrafo venezolano que siguió su carrera luego de un cáncer ocular
Fotografía por: Carlos Loaiza

Su Instagram, una ventana para motivar a otros con su historia 

Además de mostrar su trabajo fotográfico a través de las redes sociales, Carlos Loaiza también ha dedicado publicaciones para relatar su historia y ayudar a los que necesitan una palabra de aliento. 

“Durante el proceso de mi tumor me di cuenta de que se hablaba mucho sobre otros tipos de cáncer, pero el cáncer de ojo no lo comentaban tanto. Veía cómo muchos niños morían por este tipo de cáncer, que por ser niños, la enfermedad ataca más rápido. Lo que a mí me ocurrió en varios meses a un niño le puede ocurrir en una semana”, recuerda con tristeza.

Cuando Loaiza decide empezar a contar sus vivencias referentes a su cáncer de ojo, él no tenía muy claro cómo lo iba a hacer. Inició hablando sobre las heridas que puede tener el corazón cuando te dan una noticia de gran magnitud y lo fue alternando con todo el proceso que iba viviendo. 

“Mientras iba publicando mi historia yo me preguntaba si iba a ayudar a alguien o si se iban a sentir identificados. Cuando me extrajeron el ojo decidí contar con más fuerza lo que había vivido. Luego me empezaron a llegar mensajes de personas que habían leído mis testimonios como una chica que tenía cáncer de útero y me dijo que haber leído mis publicaciones le dieron más fuerza”, expresó. 

Carlos señala que a todos los pacientes que llegaban a la consulta de la doctora que lo trataba, ella los mandaba al Instagram de él para que leyeran su historia. Eso les daba mucha fuerza, pues sus anécdotas son una valiosa muestra de que todo es posible. 

“Por eso seguí contando mi historia. No por dar lástima, sino para ayudar a las personas que están pasando por una mala situación en su vida o por algo similar”, asevera.

https://www.instagram.com/p/CB9dW4uHmVE/?igshid=d1wjxbyaqhkx

Nuevos proyectos y su consejo para los que desean ser fotógrafos 

—¿Cuáles son tus planes para este 2021?

—Me encuentro explorando otros campos, este año me quiero enfocar más en la moda y en la fotografía beauty. Quiero hacerlo de una forma diferente y estoy incursionando más en la parte audiovisual, realizando videos para marcas y cortometrajes. 

—¿Cuál es tu consejo para las personas que desean incursionar en este medio?

—Mi consejo no es solo para fotógrafos, sino para maquilladoras y marcas. Que nunca se rindan. Las cosas no llegan de la noche a la mañana.

Si no tienes las herramientas, la mejor cámara, el maquillaje completo, no se deben detener por ese tipo de cosas porque puedes comenzar con tu teléfono o una cámara semiprofesional. 

Fotografía por: Carlos Loaiza

No importa si tu trabajo comienza siendo el peor, con el tiempo va ir evolucionando, eso aplica no solo en la fotografía sino en todos los ámbitos del arte y de la vida. Yo empecé y no tenía la mejor cámara, aun así no dejé de hacer fotos. Lo material no es un impedimento, el impedimento a veces eres tú mismo que no te atreves a hacerlo. 

Noticias relacionadas